La ra­dio con­fe­sio­nal

ABC - Alfa y Omega - - Cultura - Jo­sé Ma­ría Le­gor­bu­ru De­cano de la Fa­cul­tad de Hu­ma­ni­da­des y Cien­cias de la Co­mu­ni­ca­ción de la Uni­ver­si­dad CEU San Pablo

San Pablo lo ad­ver­tía en su pri­me­ra car­ta a los Co­rin­tios: «¡Ay de mí si no evan­ge­li­za­ra!». Sin du­da, hoy en día el após­tol echa­ría mano de to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción a su al­can­ce, in­clui­da la ve­te­ra­na, pe­ro efi­caz, ra­dio. De he­cho, la Igle­sia es­tu­vo pres­ta a la ho­ra de em­plear­la, po­si­ble­men­te por­que al ba­sar­se en la pa­la­bra le re­sul­ta­ba cer­ca­na a su tra­di­ción. Así, Pío XI inau­gu­ró Ra­dio Vaticano en 1931, abrien­do pa­so a la ra­dio con­fe­sio­nal.

En Es­pa­ña, el ori­gen de la ra­dio ca­tó­li­ca es­tu­vo en los se­gla­res. Al igual que la red de pe­rió­di­cos de EDICA fue im­pul­sa­da por He­rre­ra Oria y los pro­pa­gan­dis­tas, la COPE na­ció en los años 50 a par­tir de las de­no­mi­na­das ra­dios po­pu­la­res, en esen­cia, emi­so­ras pa­rro­quia­les. Hoy es una ra­dio ge­ne­ra­lis­ta que es­cu­chan ca­da día cer­ca de tres mi­llo­nes de per­so­nas. Al­go pa­re­ci­do ocu­rrió con Ra­dio Ma­ría, que fue fun­da­da en 1983 co­mo emi­so­ra pa­rro­quial de Ar­ce­llas­co d’Er­ba (Ita­lia), pro­pa­gan­do su éxi­to por el mun­do has­ta al­can­zar a de­ce­nas de na­cio­nes en los cin­co con­ti­nen­tes. Lle­gó a Es­pa­ña en 1999 y, des­de en­ton­ces, gra­cias a los do­na­ti­vos y al tra­ba­jo de sus vo­lun­ta­rios, es una ra­dio te­má­ti­ca que emi­te con­te­ni­dos re­la­cio­na­dos di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te con la re­li­gión.

En las re­cien­tes Jor­na­das Pren­sa e Igle­sia en la Es­pa­ña Con­tem­po­rá­nea or­ga­ni­za­das por la Uni­ver­si­dad CEU San Pablo se po­nía de ma­ni­fies­to la la­bor que desem­pe­ñan am­bas ca­de­nas –con dis­tin­ta vo­ca­ción pe­ro com­ple­men­ta­rias y con idén­ti­ca mi­sión–, co­mo tam­bién otras emi­so­ras dio­ce­sa­nas; y se abor­da­ba el asun­to, siem­pre po­lé­mi­co en nues­tro país, de su con­fe­sio­na­li­dad. Si al­go que­dó pa­ten­te es que en un Es­ta­do de­mo­crá­ti­co y plu­ra­lis­ta no es un problema que ha­ya emi­so­ras con­fe­sio­na­les. El he­cho de que sea acon­fe­sio­nal no im­pli­ca que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ha­yan de ser­lo. No hay que ol­vi­dar que to­dos ellos, in­de­pen­dien­te­men­te de por quién sean pro­mo­vi­dos, ade­más de los fi­nes eco­nó­mi­cos, per­si­guen in­fluir en la opi­nión pú­bli­ca. Igual­men­te, tam­po­co se de­be per­der de vis­ta que sus lí­neas edi­to­ria­les se van re­de­fi­nien­do en fun­ción de in­tere­ses co­yun­tu­ra­les o de cam­bios en su pro­pie­dad. En cam­bio, las emi­so­ras con­fe­sio­na­les no la ocul­tan ni la tras­to­can, por­que es­tán obli­ga­das a ser fie­les a sus prin­ci­pios. Es el ca­so de la COPE, cu­yo idea­rio, ba­sa­do en el ma­gis­te­rio de la Igle­sia, es­tá dis­po­ni­ble en su web, in­va­ria­ble des­de su apro­ba­ción en 1991.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.