¿Víc­ti­ma de una so­cie­dad pa­triar­cal?

ABC - Alfa y Omega - - Cultura - Juan Ore­lla­na

La úl­ti­ma pe­lí­cu­la del aus­tra­liano Garth Da­vis ofre­ce una re­in­ter­pre­ta­ción fe­mi­nis­ta del Evan­ge­lio y de los orí­ge­nes de la Igle­sia, pre­sen­ta­dos des­de la pers­pec­ti­va de Ma­ría Mag­da­le­na. El guion es­tá es­cri­to por las bri­tá­ni­cas He­len Ed­mund­son y Phi­lip­pa Gos­lett. La pri­me­ra es una ve­te­ra­na escritora, muy pre­mia­da por sus adap­ta­cio­nes de clá­si­cos, y cur­ti­da en tra­ba­jos so­bre el em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer. Gos­lett es me­nos co­no­ci­da, coautora del guion de How to talk to girls at par­ties, una cin­ta trans­gre­so­ra ado­les­cen­te que in­da­ga en los ro­les mas­cu­lino y femenino de for­ma rompe­dora. En reali­dad, el guion se apo­ya en al­gu­nos tex­tos evangélicos apó­cri­fos gnós­ti­cos, co­mo el lla­ma­do Evan­ge­lio cop­to de To­más, o el de la Mag­da­le­na, pa­ra ofre­cer una lec­tu­ra sor­pren­den­te de la re­la­ción de la Mag­da­le­na con los após­to­les, y con­cre­ta­men­te con Pe­dro, que la de­ja fue­ra de la co­mu­ni­dad apos­tó­li­ca por con­si­de­rar­la no­ci­va. En la pe­lí­cu­la, Je­sús la tra­ta con cier­ta pre­fe­ren­cia, y ello mo­les­ta a Pe­dro, al que se le no­ta cla­ra­men­te ce­lo­so; pe­ro que ella fue­ra la pri­me­ra tes­ti­go de la Re­su­rrec­ción era más de lo que Pe­dro –y ca­si to­dos los após­to­les– eran ca­pa­ces de asu­mir.

Es­ta fantasía aje­na a la tra­di­ción y al ma­gis­te­rio, aun­que es la co­lum­na ver­te­bral de la pro­pues­ta del fil­me, no la ago­ta com­ple­ta­men­te. La pe­lí­cu­la –es­té­ti­ca­men­te bri­llan­te– cuen­ta mu­chos mo­men­tos de la vi­da pú­bli­ca de Je­sús, y aun­que ca­si nun­ca se res­pe­ta la li­te­ra­li­dad evan­gé­li­ca, sí nos ofre­ce imá­ge­nes muy her­mo­sas de la mi­se­ri­cor­dia del Se­ñor y de su pro­fun­da em­pa­tía hu­ma­na, sin que se pue­da ha­blar nun­ca de una in­ten­ción des­di­vi­ni­za­do­ra. Por otra par­te, aun­que Joa­quin Phoe­nix no pa­rez­ca a prio­ri el ac­tor más idó­neo pa­ra en­car­nar a Cris­to, lo cier­to es que es tal la fuer­za de su mi­ra­da, que con­si­gue dar una hon­du­ra creí­ble al per­so­na­je. La pe­lí­cu­la pa­sa de pun­ti­llas por la vi­da de Je­sús, así co­mo por su Pa­sión, por­que la ver­da­de­ra pro­ta­go­nis­ta es Ma­ría de Mag­da­la (Roo­ney Ma­ra), que no es una pros­ti­tu­ta sino una jo­ven que ha ro­to con su fa­mi­lia por ne­gar­se a con­traer un ma­tri­mo­nio con­cer­ta­do por los va­ro­nes de su ca­sa. En es­te sen­ti­do la pe­lí­cu­la la se­ña­la ca­si co­mo una pio­ne­ra del fe­mi­nis­mo que se re­be­la con­tra un mo­de­lo pa­triar­cal. De he­cho, la pe­lí­cu­la po­ne mu­cho én­fa­sis en mos­trar cuál era la si­tua­ción de la mu­jer en aquel mun­do, y nos pre­sen­ta a Je­sús co­mo el pri­mer gran lu­cha­dor por la igual­dad en­tre el hom­bre y la mu­jer.

La Mag­da­le­na en­cuen­tra en Je­sús una mi­ra­da dis­tin­ta, que le com­pren­de, apo­ya y que no ha­ce dis­tin­gos en fun­ción del se­xo. Es una mu­jer de gran ca­pa­ci­dad de amor, co­mo nos de­ja cla­ra la es­ce­na del par­to del co­mien­zo del fil­me. Ella se con­vier­te en con­fi­den­te de Je­sús, sin que exis­ta nin­gu­na am­bi­güe­dad sen­ti­men­tal en­tre am­bos, y tie­ne una sen­si­bi­li­dad que le per­mi­te en­ten­der a Je­sús mu­cho me­jor que otros dis­cí­pu­los, in­clu­so que Pe­dro (in­ter­pre­ta­do por el ac­tor afro­ame­ri­cano Chi­we­tel Ejio­for). Por ello se con­vier­te en una más de los após­to­les, va con ellos a to­das par­tes, e in­clu­so es­tá pre­sen­te en la Úl­ti­ma Ce­na, a la de­re­cha de Je­sús. Llega in­clu­so a re­ci­bir de Je­sús un man­da­to sor­pren­den­te de ca­ra a los após­to­les: «No de­jes que ellos lo pa­ren», re­fi­rién­do­se al Reino de Dios. En fin, una pe­lí­cu­la que, sin sus úl­ti­mos diez mi­nu­tos de mi­li­tan­cia ideo­ló­gi­ca, hu­bie­ra ga­na­do mu­cho. Esos diez mi­nu­tos son su ha­ra­ki­ri.

Uni­ver­sal Pic­tu­res In­ter­na­tio­nal Spain

Fo­to­gra­ma de la pe­lí­cu­la Ma­ría Mag­da­le­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.