«Los jó­ve­nes alu­ci­nan cuan­do des­cu­bren a Dios en sus vi­das»

Sil­via Mar­tí­nez, vi­ce­se­cre­ta­ria de la Co­fra­día del San­to Se­pul­cro de Pa­len­cia

ABC - Alfa y Omega - - Divina Juventud - @ En­tre­vis­ta com­ple­ta en al­fa­yo­me­ga.es Fran Ote­ro Fan­di­ño

«Se pue­de ser jo­ven y mo­derno y, a la vez, pro­fun­da­men­te cris­tiano». Es­ta fra­se de san Juan Pablo II en su úl­ti­mo via­je a Es­pa­ña bien po­dría apli­car­se hoy al mun­do co­fra­de. Sil­via Mar­tí­nez es un ejem­plo de ello, con una tra­yec­to­ria en su co­fra­día, la del San­to Se­pul­cro de Pa­len­cia, que se re­mon­ta prác­ti­ca­men­te a cuan­do dor­mía en la cu­na. Des­de en­ton­ces ha co­la­bo­ra­do en la reac­ti­va­ción de la ju­ven­tud co­fra­de en Pa­len­cia y fue se­cre­ta­ria del En­cuen­tro Na­cio­nal de Jó­ve­nes de Co­fra­días y Her­man­da­des (JOHC) 2016 ce­le­bra­do en su ciu­dad. Hoy es vi­ce­se­cre­ta­ria de su co­fra­día y vo­cal de Cul­tos

¿De dón­de te vie­ne la pa­sión? Es una he­ren­cia que he re­ci­bi­do por par­te de mi fa­mi­lia ma­ter­na y pa­ter­na, tan­to es así que mis pa­dres se co­no­cie­ron en la co­fra­día, así que de bis­nie­ta, nie­ta e hi­ja de co­fra­des, que yo fue­ra una co­fra­de muy im­pli­ca­da era sen­ci­llo.

¿Qué ha su­pues­to pa­ra ti a la ho­ra de vi­vir la fe?

Pa­ra mí ser co­fra­de es una vo­ca­ción, me sien­to ele­gi­da por el Se­ñor pa­ra lle­var es­ta la­bor den­tro de la Igle­sia. Los jó­ve­nes co­fra­des te­ne­mos a san Juan Evan­ge­lis­ta co­mo pa­trón, el após­tol ama­do, por lo que, co­mo siem­pre les di­go a mis chi­cos, los jó­ve­nes co­fra­des so­mos ama­dos y ele­gi­dos por Él.

¿Có­mo es el mun­do ju­ve­nil co­fra­de?

Sin du­da la ju­ven­tud co­fra­de es mu­cha y grande. El JOHC ha ayu­da­do mu­cho a dar­les voz y es­pa­cio. Cual­quie­ra que acu­da en es­tos días a una her­man­dad o co­fra­día ve­rá ya a sus jó­ve­nes pre­pa­ran­do y ayu­dan­do, mu­chos acó­li­tos, mo­na­gui­llos, cos­ta­le­ros y car­ga­do­res, dipu­tados y or­ga­ni­za­do­res de pro­ce­sio­nes, in­clu­so her­ma­nos ma­yo­res. Por­que eso es lo que ne­ce­si­tan nues­tros jó­ve­nes, res­pon­sa­bi­li­da­des. La ju­ven­tud co­fra­de es en­tu­sias­ta y di­ver­ti­da, pe­ro con un pro­fun­do sen­ti­mien­to re­li­gio­so, in­clu­so di­ría que mu­chas ve­ces son más so­lem­nes que los ma­yo­res.

¿Se les tie­ne en cuen­ta a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes?

Es una ta­rea en la que se­guir tra­ba­jan­do, creo que he­mos me­jo­ra­do mu­cho en es­te sen­ti­do, pe­ro aún hay Se­ma­nas San­tas don­de en sus her­man­da­des y co­fra­días no se cuen­ta con los jó­ve­nes en las jun­tas de go­bierno o en pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad. ¿Son las co­fra­días puer­ta de en­tra­da de jó­ve­nes ale­ja­dos a la Igle­sia?

En mu­chos ca­sos sí. Los jó­ve­nes tam­bién han cam­bia­do y mu­chos de ellos ne­ce­si­tan en­con­trar­se con el Se­ñor ca­ra a ca­ra, en un pa­so le ven re­fle­ja­do, le re­zan, le dan gra­cias y se sien­ten es­pe­cia­les cuan­do sa­ben que el Se­ñor o Nues­tra Ma­dre tam­bién les ne­ce­si­ta a ellos. Esa es mi la­bor den­tro de mi her­man­dad, acer­car­les al Se­ñor y crée­me que no me can­so de dar gra­cias por ello. Mu­chos jó­ve­nes es­tán ale­ja­dos por­que igual no se han sen­ti­do com­pren­di­dos o no han sa­bi­do es­cu­char al Se­ñor en ellos, so­lo ne­ce­si­tan una opor­tu­ni­dad, pa­cien­cia, ayu­dar­los a ver la mano de Dios en sus vi­das, y te ase­gu­ro que cuan­do lo des­cu­bren, alu­ci­nan.

A ve­ces, des­de al­gu­nos sec­to­res de la Igle­sia no se va­lo­ra a las co­fra­días y a la pie­dad po­pu­lar en ge­ne­ral...

Es la dis­cu­sión de siem­pre, es­ta­mos en tie­rra de na­die. Pe­ro pre­gun­ten en An­da­lu­cía so­bre las vo­ca­cio­nes sa­cer­do­ta­les y les sor­pren­de­rá la can­ti­dad de jó­ve­nes que han re­ci­bi­do la lla­ma­da de Dios en sus her­man­da­des, ro­dea­dos de imá­ge­nes, pa­sos e in­cien­so. Al­go es­ta­re­mos ha­cien­do bien. La re­li­gio­si­dad po­pu­lar, por su ca­rác­ter es­té­ti­co y dra­má­ti­co, a ve­ces se de­ja lle­var por el es­pec­tácu­lo, y ahí tam­bién de­be­mos con­fe­sar el mea cul­pa, de­be­mos dar más sen­ti­do a nues­tras pro­ce­sio­nes y ac­tos li­túr­gi­cos y pe­ni­ten­cia­les, pa­ra que to­men ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do en la ca­lle, sea real­men­te una ca­te­que­sis pa­ra los co­fra­des y los que nos acom­pa­ñan.

An­te el Sí­no­do, ¿qué pi­den los jó­ve­nes co­fra­des?

Que se nos es­cu­che, que aun­que vis­ta­mos de tú­ni­ca y ca­puz, o aun­que nos gus­ten el in­cien­so y las es­tam­pi­tas, so­mos ca­tó­li­cos y tra­ba­ja­mos por ser tes­ti­mo­nios vi­vos de Cris­to . Oja­lá el San­to Pa­dre alien­te a los obis­pos a com­pren­der y ayu­dar más a las co­fra­días y a sus jó­ve­nes, in­vi­tán­do­los a que acu­dan a sus ca­pi­llas e igle­sias, por­que mu­chas ve­ces nos sen­ti­mos des­am­pa­ra­dos, so­los, sin un guía es­pi­ri­tual, nos sen­ti­mos apar­ta­dos de nues­tras pro­pias dió­ce­sis. No­so­tros re­za­mos por to­dos ellos, pe­ro ne­ce­si­ta­mos su ayu­da y com­pa­ñía pa­ra des­cu­brir a Cris­to y re­ci­bir su per­dón.

Sil­via Mar­tí­nez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.