El Pa­pa pi­de «nue­vas for­mas de pre­sen­cia y cer­ca­nía» con los jó­ve­nes

ABC - Alfa y Omega - - Portada - Ri­car­do Ben­ju­mea

Francisco se reúne du­ran­te to­da esta se­ma­na con 300 jó­ve­nes en re­pre­sen­ta­ción de dis­tin­tas reali­da­des de Igle­sia pro­ce­den­tes de to­do el mun­do, en­tre los que hay tam­bién al­gu­nos no cre­yen­tes. El Pa­pa quie­re abor­dar las cues­tio­nes que real­men­te preo­cu­pan a la ju­ven­tud des­de un diá­lo­go fran­co, sin cen­su­ras, que lan­ce una se­ñal a la Igle­sia y a to­da la so­cie­dad.

Vi­vi­mos en «una so­cie­dad des­arrai­ga­da», que em­pu­ja a los jó­ve­nes a bus­car el sen­ti­do de la vi­da en su­ce­dá­neos como el al­cohol, las dro­gas o «la se­xua­li­dad con­su­mis­ta». Se hi­per­va­lo­ra la ju­ven­tud, pe­ro se mar­gi­na a los jó­ve­nes, ne­gán­do­les in­clu­so la ca­pa­ci­dad de ejer­cer la de­nun­cia, con­de­na­da a la es­te­ri­li­dad cuan­do la per­so­na ca­re­ce de «me­mo­ria». En un nue­vo li­broen­tre­vis­ta, Francisco pro­po­ne una alian­za en­tre «vie­jos so­ña­do­res y jó­ve­nes pro­fe­tas» pa­ra la «sal­va­ción de nues­tra so­cie­dad des­arrai­ga­da». Es lo que ha co­men­za­do a po­ner en prác­ti­ca él mis­mo en la asam­blea pre­si­no­dal que le reúne con 300 jó­ve­nes de to­do el mun­do has­ta el 24 de mar­zo

So­lo una con­sig­na: «De­jad la ver­güen­za en la puer­ta, ha­blad con va­len­tía», de­cía Francisco al co­mien­zo de esta reunión de seis días que pre­pa­ra­to­ria del Sí­no­do de los Obis­pos de oc­tu­bre. El Pa­pa quie­re es­cu­char sin fil­tros las vo­ces de jó­ve­nes de to­do el mun­do, re­pre­sen­tan­tes de dis­tin­tas reali­da­des de Igle­sia, a los que se aña­den cris­tia­nos de otras con­fe­sio­nes y no cre­yen­tes, jun­to a víc­ti­mas de si­tua­cio­nes como la pros­ti­tu­ción for­zo­sa o las dro­go­de­pen­den­cias. Un to­tal de 300 chi­cos y chi­cas que ocu­pa­rán la ma­yor par­te de su tiempo tra­ba­jan­do en gru­pos idio­má­ti­cos más pe­que­ños y ma­ne­ja­bles, análo­gos a los círcu­los me­no­res del Sí­no­do de los Obis­pos. La San­ta Se­de ha pe­di­do si­mul­tá­nea­men­te la má­xi­ma par­ti­ci­pa­ción des­de cual­quier rin­cón del pla­ne­ta a tra­vés de las re­des so­cia­les.

En sus pri­me­ras pa­la­bras el Pa­pa sub­ra­yó que, «con fre­cuen­cia, se ha­bla de los jó­ve­nes» pe­ro «sin pre­gun­tar­les a ellos», al­go que «en la Igle­sia no de­be ser así». La co­mu­ni­dad ca­tó­li­ca «tiene que apren­der nue­vas for­mas de pre­sen­cia y cer­ca­nía», pa­ra pa­liar la so­le­dad en la que a me­nu­do de­ja la so­cie­dad hoy a la ju­ven­tud.

De las res­pues­tas al cues­tio­na­rio pa­ra la pre­pa­ra­ción del Sí­no­do, a Francisco le lla­mó la aten­ción la fre­cuen­cia con la que los chi­cos y chi­cas «pi­den a los adul­tos que es­tén a su la­do pa­ra ayu­dar­los a to­mar de­ci­sio­nes im­por­tan­tes». Esa fal­ta de re­fe­ren­cias y asi­de­ros –aña­dió– es un fac­tor que agra­va los pe­li­gros de bus­car so­lu­cio­nes en «el al­cohol, la dro­ga y una se­xua­li­dad vi­vi­da de ma­ne­ra con­su­mis­ta», cuan­do no «alis­tán­do­se en el Es­ta­do Is­lá­mi­co». De ma­ne­ra par­ti­cu­lar, al Pa­pa se le que­dó gra­ba­da en la men­te la sú­pli­ca de una jo­ven que de­cía: «Ayu­dad­nos por­que nues­tro mun­do ju­ve­nil se cae a pe­da­zos».

Pa­ra una Igle­sia que quie­ra po­ten­ciar el pro­ta­go­nis­mo de los jó­ve­nes,

el Obis­po de Ro­ma ex­tra­jo como lección des­te­rrar «la ló­gi­ca del “siem­pre se ha he­cho así”, pa­ra es­tar de modo crea­ti­vo en la sen­da de la au­tén­ti­ca tra­di­ción cris­tia­na». «Si la crea­ti­vi­dad de aque­llos [pri­me­ros] cris­tia­nos la tra­du­jé­se­mos a com­por­ta­mien­tos de hoy, nos asus­ta­ría­mos», ase­gu­ró.

La pros­ti­tu­ción es «un cri­men»

No fal­ta­ron alu­sio­nes a los pro­ble­mas que afron­tan hoy los jó­ve­nes, como la ex­plo­ta­ción la­bo­ral o el des­em­pleo ju­ve­nil, so­bre lo cual el Pon­tí­fi­ce hi­zo una alu­sión cla­ra a Es­pa­ña, aunque sin nom­brar­la.

Mo­men­to es­pe­cial­men­te in­ten­so el lu­nes, pri­mer día de la asam­blea, fue­ron las pre­gun­tas que di­ri­gie­ron va­rios jó­ve­nes al Obis­po de Ro­ma. La pri­me­ra, la ni­ge­ria­na Bles­sin Oke­dion, fue obli­ga­da por una red de tra­ta a pros­ti­tuir­se en Ita­lia, tes­ti­mo­nio que ha re­la­ta­do en el li­bro Il co­rag­gio de­lla

li­ber­tà. Alen­ta­da por la fir­me­za con la que el Pa­pa se ha re­fe­ri­do siem­pre a esta cues­tión, le pre­gun­tó có­mo con­tra­rres­tar la men­ta­li­dad ma­chis­ta que, tam­bién den­tro de la Igle­sia, «re­du­ce a la mu­jer a es­cla­va, a pro­pie­dad del va­rón» o a un ob­je­to con el que es­te «sa­tis­fa­ce de for­ma egoís­ta su pro­pio pla­cer». Y de­jó lan­za­do el co­men­ta­rio de que, en­tre sus clien­tes, «mu­chos eran ca­tó­li­cos».

Ahí el Pon­tí­fi­ce no aho­rró en ca­li­fi­ca­ti­vos. La pros­ti­tu­ción «es tor­tu­rar a una mu­jer», de nin­gún modo «ha­cer el amor». «No con­fun­da­mos los tér­mi­nos. Es­to es un cri­men», di­jo.

En su res­pues­ta a otra de las pre­gun­tas, la que le di­ri­gió la ar­gen­ti­na Ma­ría de la Ma­ca­re­na, miem­bro de Scho­las Oc­cu­ren­tes, el Pa­pa alu­dió a los ex­ce­sos del «mun­do vir­tual», que él cri­ti­ca «pe­ro no por­que sea vie­jo atra­sa­do –ma­ti­zó–, sino por­que tiene sus pe­li­gros», lle­van­do a la in­co­mu­ni­ca­ción y a «un nivel de alie­na­ción muy gran­de, que te ha­ce no ya lí­qui­do, como de­cía el gran Bau­man, sino ga­seo­so. Sin arrai­go». No se tra­ta de «de­mo­ni­zar» las re­des, pe­ro sí de po­ner unos li­mi­tes.

La úl­ti­ma de las in­ter­vi­nien­tes, la re­li­gio­sa chi­na Te­re­si­na Chao­ying Cheng, sus­ci­tó la cues­tión de la di­fí­cil in­cor­po­ra­ción de jó­ve­nes en al­gu­nas con­gre­ga­cio­nes, bien por­que se las pre­ten­de pro­te­ger en ex­ce­so, o se las obli­ga a «adop­tar una com­pos­tu­ra tí­pi­ca de her­ma­nas de edad ma­du­ra». A lo que el Pa­pa res­pon­dió que esas actitudes han de­ge­ne­ra­do des­pués en al­gún ca­so en «abu­sos se­xua­les» a ter­ce­ros de­bi­do a «la fal­ta de ma­du­ra­ción afec­ti­va» de esas per­so­nas. Y en­fa­ti­zó que pre­fie­re que una re­li­gio­sa o un sa­cer­do­te «pier­dan la vo­ca­ción a que se con­vier­tan en en­fer­mos, por­que ha­cen da­ño».

Dios es jo­ven

La asam­blea pre­si­no­dal coin­ci­día con la pu­bli­ca­ción si­mul­tá­nea en va­rios paí­ses del li­bro-en­tre­vis­ta al Pa­pa Dios es jo­ven, edi­ta­do en Es­pa­ña por Pla­ne­ta. En la con­ver­sa­ción con el pe­rio­dis­ta y es­cri­tor ita­liano Tho­mas Leon­ci­ni Francisco ase­gu­ra que «de­be­mos pe­dir­les per­dón a los chi­cos por­que no siem­pre los to­ma­mos en se­rio» ni «sa­be­mos ha­cer­les so­ñar».

«Un jo­ven tiene al­go de pro­fe­ta», di­ce el Pa­pa en otro mo­men­to. Pe­ro pa­ra ejer­cer esa ne­ce­sa­ria la­bor de de­nun­cia, es ne­ce­sa­rio «mi­rar con pers­pec­ti­va», al­go im­po­si­ble en «una so­cie­dad des­arrai­ga­da», en la que los chi­cos y chi­cas cre­cen sin raí­ces.

Fren­te a ello, la pro­pues­ta del Pon­tí­fi­ce es «el diá­lo­go de los jó­ve­nes con los an­cia­nos: una in­ter­ac­ción en­tre vie­jos y jó­ve­nes, in­clu­so sal­tán­do­nos, tem­po­ral­men­te, a los adul­tos».

El pro­ble­ma es que «esta so­cie­dad re­cha­za a los unos y a los otros, re­cha­za a los jó­ve­nes al igual que re­cha­za a los vie­jos. Y, sin em­bar­go, la sal­va­ción de los vie­jos es dar­les a los jó­ve­nes la me­mo­ria, y es­to con­vier­te a los vie­jos en unos au­tén­ti­cos so­ña­do­res de fu­tu­ro; mien­tras que la sal­va­ción de los jó­ve­nes es to­mar es­tas en­se­ñan­zas, es­tos sue­ños, y se­guir en la pro­fe­cía». «Vie­jos so­ña­do­res y jó­ve­nes pro­fe­tas –sen­ten­cia el Pa­pa– son el ca­mino de sal­va­ción de nues­tra so­cie­dad des­arrai­ga­da: dos ge­ne­ra­cio­nes de re­cha­za­dos nos pue­den sal­var a to­dos».

EFE / Fa­bio Frus­ta­ci

AFP Photo / Al­ber­to Piz­zo­li

El Pa­pa Francisco sa­lu­da a un gru­po de jó­ve­nes, du­ran­te un en­cuen­tro pre­si­no­dal en el Pon­ti­fi­cio Co­le­gio In­ter­na­cio­nal Ma­ria

Fa­ce­book Tho­mas Leon­ci­ni Dios es jo­ven

El Pa­pa Francisco jun­to a Tho­mas Leon­ci­ni, au­tor de

Ma­ter Ec­cle­siae en Ro­ma, el 19 de mar­zo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.