El ci­ne re­li­gio­so triun­fa en Holly­wood

Des­pués de di­ri­gir dos th­ri­llers, An­drew Hyatt (Co­lo­ra­do, 1982) se em­bar­có en la ac­tua­li­za­ción del ci­ne de ins­pi­ra­ción bí­bli­ca. Llena de gra­cia (2015) abor­da­ba los úl­ti­mos días de Ma­ría y las pri­me­ras ten­sio­nes en la co­mu­ni­dad cris­tia­na. En Pa­blo, el após

ABC - Alfa y Omega - - Portada - Ma­ría Martínez Ló­pez

«Si es bueno pa­ra el ne­go­cio, con­ti­nua­rán ha­cién­do­se pe­lí­cu­las re­li­gio­sas», afir­ma An­drew Hyatt, guio­nis­ta y di­rec­tor de Pa­blo, el após­tol de Cris­to, que lle­ga es­te vier­nes a las pan­ta­llas es­pa­ño­las.

Pa­blo, el após­tol de Cris­to to­ca al­gu­nos te­mas muy ac­tua­les: el per­dón a uno mis­mo y a los de­más, el di­le­ma de los cris­tia­nos per­se­gui­dos en­tre que­dar­se en Ro­ma, lu­char o huir; o la obra ca­ri­ta­ti­va de los cris­tia­nos ha­cia los gru­pos so­cia­les «des­car­ta­dos», una alu­sión que no pa­re­ce ca­sual… [ri­sas] ¿Es­tos pa­ra­le­lis­mos es­ta­ban en su men­te des­de el prin­ci­pio, o fue­ron sur­gien­do al in­ves­ti­gar pa­ra el guion?

So­lo que­ría ser fiel a la his­to­ria y a la Es­cri­tu­ra. Y es asom­bro­so có­mo esta úl­ti­ma re­fle­ja exac­ta­men­te lo que pa­sa hoy en el mun­do. Es al­go más que nos re­cuer­da que la Es­cri­tu­ra es­tá vi­va, que no son so­lo vie­jas le­yen­das o fá­bu­las, sino que tiene la mis­ma re­le­van­cia hoy que ha­ce 2.000 años. Hoy si­gue ha­bien­do cris­tia­nos per­se­gui­dos en el mun­do que ex­pe­ri­men­tan exac­ta­men­te lo mis­mo que la Igle­sia en sus pri­me­ros si­glos. Tam­bién mu­cha gen­te vive lu­chas in­ter­nas en torno al amor y al per­dón. Nun­ca tu­ve la in­ten­ción de in­tro­du­cir es­tos te­mas. Es­ta­ban ahí, y sub­ra­yan lo per­ti­nen­te que es pa­ra el mun­do de hoy la his­to­ria de Pa­blo y de la pri­me­ra co­mu­ni­dad cris­tia­na.

La cin­ta se apro­xi­ma al fi­nal de la vi­da del Após­tol de los Gen­ti­les. Se es­tá pre­pa­ran­do tam­bién otra pe­lí­cu­la so­bre él, pro­ta­go­ni­za­da por Hugh Jack­man. ¿Por qué re­sul­ta tan atrac­ti­va su fi­gu­ra?

Creo que la his­to­ria de Pa­blo es muy sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra mu­chos de no­so­tros. Có­mo pa­só de esa si­tua­ción de re­be­lión con­tra Dios a te­ner un en­cuen­tro, enamo­rar­se de Cris­to y de la fe, y sa­lir a cam­biar el mun­do… Nos re­cuer­da cuán­to nos quie­re Dios, cuán­ta gra­cia y mi­se­ri­cor­dia tiene re­ser­va­da pa­ra no­so­tros, y que no hay na­die que es­té fue­ra de Su al­can­ce. Y, por su­pues­to, se po­dría de­cir que des­pués de Cris­to es la se­gun­da fi­gu­ra más re­le­van­te del Nue­vo Tes­ta­men­to. Así que creo que siem­pre se­gui­rá sien­do in­tere­san­te.

¿Se bus­ca tam­bién, en él, una re­fe­ren­cia co­mún pa­ra ca­tó­li­cos y pro­tes­tan­tes?

Yo soy ca­tó­li­co y mi mu­jer es hi­ja de un pas­tor evan­gé­li­co. So­mos una fa­mi­lia ecu­mé­ni­ca, y uno de mis ob­je­ti­vos era pre­ci­sa­men­te ha­cer una pe­lí­cu­la ecu­mé­ni­ca: que cual­quie­ra, de cual­quier tra­di­ción re­li­gio­sa, pu­die­ra ver esta pe­lí­cu­la y sen­tir que le ha­bla.

¿Por ese mis­mo mo­ti­vo no hay ape­nas nin­gu­na men­ción a san Pe­dro en su pe­lí­cu­la, a pe­sar de es­tar am­bien­ta­da en la Ro­ma del si­glo I?

En reali­dad, ya me cen­tré en Pe­dro y en su re­la­ción con Ma­ría en mi an­te­rior pe­lí­cu­la, Llena de gra­cia . En esta cin­ta, que­ría con­cen­trar­me en Pa­blo, Lu­cas y los cris­tia­nos del pri­mer si­glo.

En los úl­ti­mos años, se ha mul­ti­pli­ca­do el nú­me­ro de pe­lí­cu­las re­li­gio­sas. Va­rios gran­des es­tu­dios cuen­tan con di­vi­sio­nes es­pe­cia­li­za­das en es­te gé­ne­ro, como Af­firm Films, de Sony, que es­tá detrás de Pa­blo. Las em­pre­sas ci­ne­ma­to­grá­fi­cas in­clu­so con­tra­tan a con­sul­to­ras es­pe­cia­li­za­das pa­ra que pu­bli­ci­ten sus pro­duc­tos en­tre los cre­yen­tes. ¿Cree que es­te in­te­rés pue­de real­men­te in­fluir en la in­dus­tria del entretenimiento en ge­ne­ral, o es so­lo una es­tra­te­gia pa­ra lle­gar a un sector del mer­ca­do?

Creo que al fi­nal a los es­tu­dios de Holly­wood lo que les in­tere­sa es el ba­lan­ce de re­sul­ta­dos. Si es bueno pa­ra el ne­go­cio, con­ti­nua­rán ha­cien­do es­tas pe­lí­cu­las. Pe­ro es emo­cio­nan­te te­ner apo­yo de em­pre­sas como Sony y Af­firm Films pa­ra po­der con­tar es­tas his­to­rias de la for­ma que le in­tere­sa al pú­bli­co.

Pe­ro, ade­más de lle­nar las sa­las de cris­tia­nos con­ven­ci­dos, us­te­des que­rrán lle­var su men­sa­je a un pú­bli­co más am­plio. ¿Có­mo lo­grar­lo?

Du­ran­te bas­tan­te tiempo, des­gra­cia­da­men­te, las pe­lí­cu­las cris­tia­nas no te­nían de­ma­sia­da ca­li­dad. Aho­ra que se pro­du­cen tan­tas, los ci­neas­tas tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­cer pe­lí­cu­las es­tu­pen­das, con bue­nas in­ter­pre­ta­cio­nes y ci­ne­ma­to­gra­fía. Es lo que lle­ga al gran pú­bli­co: con­tar una bue­na his­to­ria con hu­ma­ni­dad y co­ra­zón, y con una ca­li­dad ex­ce­len­te. Es­to es pa­ra to­dos.

Llena de gra­cia y Pa­blo son las pri­me­ras pe­lí­cu­las de una se­rie de ins­pi­ra­ción bí­bli­ca que pre­ten­de apro­ve­char las nue­vas for­mas de dis­tri­bu­ción a tra­vés de In­ter­net, pla­ta­for­mas di­gi­ta­les… pa­ra lle­gar más di­rec­ta­men­te al pú­bli­co. ¿Es una vía a la que los crea­do­res cris­tia­nos de­ben pres­tar más aten­ción?

Vi­vi­mos en una épo­ca ma­ra­vi­llo­sa pa­ra los ci­neas­tas y los na­rra­do­res en ge­ne­ral. Con la can­ti­dad de vías de dis­tri­bu­ción di­fe­ren­tes que exis­ten hoy, no tie­nes que ha­cer so­lo gran­des pe­lí­cu­las pa­ra las sa­las de ci­ne. Es­to ha­ce que ha­ya mu­chas más opor­tu­ni­da­des pa­ra con­tar to­do ti­po de his­to­rias. Du­ran­te años, la Igle­sia ha es­ta­do en el cen­tro mis­mo de la cul­tu­ra y las ar­tes, y me en­can­ta­ría que vol­vié­ra­mos a es­tar en po­si­ción de ofre­cer la ver­dad al mun­do de for­ma au­tén­ti­ca y real.

Sony Pic­tu­res

An­drew Hyatt char­la con Ja­mes Faulk­ner du­ran­te el ro­da­je de Pa­blo, el após­tol de Cris­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.