Un Pa­pa ale­gre

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - Juan Vicente Boo

En el quin­to aniver­sa­rio de la elec­ción de Francisco, su co­la­bo­ra­dor mas cer­cano ha di­cho: «La ca­rac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal de es­te pon­ti­fi­ca­do es la ale­gría». Se­gún el se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Pie­tro Pa­ro­lin, «sus do­cu­men­tos mas im­por­tan­tes como La ale­gría del Evangelio –que es pro­gra­má­ti­co–, La ale­gría del amor, e in­clu­so in­di­rec­ta­men­te Lau­da­to si, in­vi­tan siem­pre a la ale­gría».

Cual­quier per­so­na que se acer­ca al Pa­pa no­ta esa ale­gría, que na­ce de sen­tir­se in­fi­ni­ta­men­te ama­do por un Pa­dre mi­se­ri­cor­dio­so dispuesto siem­pre a per­do­nar. Es la ale­gría se­re­na del pe­ca­dor per­do­na­do, en con­tras­te con la per­pe­tua amar­gu­ra de quien no pi­de per­dón o no per­do­na. O, peor to­da­vía, de quien se es­tru­ja la ca­be­za bus­can­do ra­zo­nes pa­ra no per­do­nar.

Al ca­bo de cin­co años, la ale­gría vi­si­ble del Pa­pa ha di­na­mi­za­do a los cris­tia­nos y cau­ti­va­do al mun­do. Pe­ro no es una ale­gría in­ge­nua, pues Francisco tiene otra fa­ce­ta me­nos co­no­ci­da: la de teó­lo­go e in­te­lec­tual. Des­de ha­ce 25 años, sus abun­dan­tes es­cri­tos re­ve­lan un pen­sa­dor ma­du­ro, en­rai­za­do en fi­ló­so­fos crea­ti­vos como Al­ber­to Met­hol Fe­rré, teó­lo­gos como Ro­mano Guar­di­ni o Hans Urs von Balt­ha­sar, y fun­da­do­res de gran­des mo­vi­mien­tos del si­glo XX como don Lui­gi Gius­sa­ni.

Es­te perfil sa­le a la luz en un li­bro re­cien­te: Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio: Una bio­gra­fía in­te­lec­tual, del pro­fe­sor Mas­si­mo Borg­he­si de la Uni­ver­si­dad de Pe­ru­gia, com­ple­men­ta­rio de otras bio­gra­fías im­pres­cin­di­bles como la de Aus­ten Ive­reigh El gran re­for­ma­dor.

Pe­ro el observador más cer­cano y cua­li­fi­ca­do de la teo­lo­gía de Francisco es el Pa­pa emé­ri­to. Y pre­ci­sa­men­te Be­ne­dic­to XVI con­fir­mó en una car­ta del 7 de fe­bre­ro al se­cre­ta­rio de Co­mu­ni­ca­ción del Va­ti­cano, Da­rio Vi­ga­nò, la im­por­tan­cia de sa­lir al pa­so «del pre­jui­cio ton­to de quie­nes con­si­de­ran al Pa­pa Francisco un hom­bre prác­ti­co sin es­pe­cial for­ma­ción teo­ló­gi­ca o fi­lo­só­fi­ca». Aplau­dien­do la co­lec­ción La Teo­lo­gía del Pa­pa Francisco de la Li­bre­ría Edi­to­rial Va­ti­ca­na, Be­ne­dic­to XVI es­cri­be que «los on­ce pe­que­ños vo­lú­me­nes de­mues­tran que el Pa­pa Francisco es un hom­bre de pro­fun­da for­ma­ción fi­lo­só­fi­ca y teo­ló­gi­ca; y ayu­dan, por tan­to, a ver la con­ti­nui­dad in­te­rior en­tre los dos pon­ti­fi­ca­dos al mar­gen de las di­fe­ren­cias de estilo y tem­pe­ra­men­to».

En su bio­gra­fía de Francisco de Asís, G. K. Ches­ter­ton le con­si­de­ra con­ti­nua­dor de otro gran san­to, pues los te­so­ros es­pi­ri­tua­les «que san Be­ni­to acu­mu­ló en el gra­ne­ro, Francisco los es­par­ció por el mun­do como se­mi­lla». El tán­dem se re­pi­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.