¿El sue­ño de un man­te­ro? De­jar la ca­lle

ABC - Alfa y Omega - - España - Ri­car­do Ben­ju­mea

«Pri­me­ro se nos con­de­na a es­tar en la ca­lle ven­dien­do. Des­pués te lle­nan de an­te­ce­den­tes pe­na­les [por ven­ta am­bu­lan­te], y así no vas a po­der te­ner nun­ca los pa­pe­les», de­nun­cia Se­rig­ne Mba­ye, por­ta­voz del Sin­di­ca­to de Man­te­ros y La­te­ros de Ma­drid

Se­rig­ne Mba­ye ha­ce tiempo que de­jó la man­ta. Tiene pa­pe­les en re­gla, una fa­mi­lia en Ma­drid y un trabajo con con­tra­to, pe­ro no se ha ol­vi­da­do de quie­nes si­guen obli­ga­dos a ga­nar­se la vi­da en la ca­lle. En­tre ellos es­ta­ba su ami­go Ma­me Mba­ye, fa­lle­ci­do el pa­sa­do jue­ves de un in­far­to en el ma­dri­le­ño ba­rrio de La­va­piés, con quien lle­gó ha­ce do­ce años en pa­te­ra a San­ta Cruz de Te­ne­ri­fe, tras un du­ro via­je des­de Se­ne­gal.

Cuan­do am­bos vi­nie­ron a Es­pa­ña «ha­bía trabajo de vez en cuan­do. Po­días encontrar cu­rro de una se­ma­na, de unos días o lo que fue­ra», ha­bi­tual­men­te en la cons­truc­ción. «Pe­ro aho­ra ya no hay na­da. Y uno no se pue­de que­dar en ca­sa sin ha­cer na­da».

Se­rig­ne Mba­ye es hoy por­ta­voz del Sin­di­ca­to de Man­te­ros y La­te­ros de Ma­drid, que da sus pri­me­ros pa­sos, im­por­tan­do ex­pe­rien­cias de lu­ga­res como Bar­ce­lo­na, don­de es­te co­lec­ti­vo se con­si­de­ra uno de los me­jor or­ga­ni­za­dos de Eu­ro­pa, mo­ti­vo por el cual fue in­vi­ta­do en no­viem­bre de 2016 al Va­ti­cano pa­ra par­ti­ci­par en el ter­cer En­cuen­tro Mun­dial de Mo­vi­mien­tos Po­pu­la­res con el Pa­pa. Se­rig­ne Mba­ye ha re­pre­sen­ta­do a los man­te­ros en va­rias reunio­nes con res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos. «Pro­me­ten mu­chas co­sas, pe­ro no las cum­plen. De ver­dad, no cum­plen na­da», la­men­ta en con­ver­sa­ción con es­te se­ma­na­rio.

Una de sus de­man­das ha­bi­tua­les es la desproporción que, a su jui­cio, exis­te con las ac­tua­cio­nes po­li­cia­les. «Lle­va­mos tiempo de­nun­cian­do que la Po­li­cía es muy agre­si­va», ase­gu­ra. «A mu­chos chi­cos les han ro­to una pier­na, a otros el bra­zo...», y los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos de esos cuer­pos «nos res­pon­den que la ley es­tá ahí pa­ra que no se venda en la ca­lle. Pe­ro ¿has­ta dón­de lle­ga la ley? ¿No hay otras co­sas más ur­gen­tes? ¿De ver­dad hay tan­to in­te­rés en los man­te­ros pa­ra que los per­si­gan así por las ca­lles, don­de hay mu­cha gen­te ma­yor, ni­ños...?».

El ope­ra­ti­vo sue­le em­pe­zar en la zo­na co­mer­cial de Sol, en el cen­tro de Ma­drid. «Los chi­cos co­rren y, cuan­do creen que ya se han es­ca­pa­do, les es­pe­ran en otro pun­to a va­rios ki­ló­me­tros con co­ches y la se­cre­ta. ¡Po­li­cías por to­das par­tes! Y tie­nen que vol­ver a sa­lir co­rrien­do».

Las mul­tas, de has­ta 600 eu­ros en Ma­drid –a las que des­de 2015 se aña­den pe­nas de cár­cel–, pue­den su­pe­rar las ga­nan­cias de to­do un mes, sin con­tar la pér­di­da de la mer­can­cía. O el ries­go muy real de aca­bar en un CIE (Cen­tro de In­ter­na­mien­to de Ex­tran­je­ros) con una or­den in­me­dia­ta de ex­pul­sión del país, pa­ra, en el me­jor de los ca­sos, ir su­man­do an­te­ce­den­tes pe­na­les que im­po­si­bi­li­ta­rán la re­gu­la­ción en Es­pa­ña. «Pri­me­ro se nos con­de­na a es­tar en la ca­lle ven­dien­do. Des­pués te lle­nan de an­te­ce­den­tes pe­na­les y así no vas a po­der te­ner nun­ca los pa­pe­les». Exac­ta­men­te lo que le pa­só a Ma­me Mbay.

«Esas son co­sas que pe­di­mos que se re­vi­sen en la ley de ex­tran­je­ría pa­ra que la gen­te se pue­da re­gu­la­ri­zar y bus­car otro ti­po de tra­ba­jos», con­clu­ye Se­rig­ne Mba­ye. «Den­tro de no­so­tros hay mu­cha gen­te que tiene cua­li­fi­ca­ción, ex­pe­rien­cia en ofi­cios..., pe­ro no se les ofre­ce nin­gu­na sa­li­da». «La man­ta es lo úni­co que te­ne­mos. Y a es­to nos aga­rra­mos pa­ra bus­car­nos la vi­da».

En­cuen­tro EMMP

Mous­tap­ha Ndao, del Sin­di­ca­to de Man­te­ros de Bar­ce­lo­na, en el III En­cuen­tro de Mo­vi­mien­tos po­pu­la­res con el Pa­pa en 2016

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.