Un pla­to de co­mi­da pa­ra quien lo ne­ce­si­ta

ABC - Alfa y Omega - - España -

Se­rig­ne Mba­ye fue uno de los an­fi­trio­nes en ju­lio del pri­mer en­cuen­tro es­ta­tal de man­te­ros, or­ga­ni­za­do en Ma­drid. Apar­te de los pro­pios ven­de­do­res am­bu­lan­tes, ha­bía unos po­cos re­pre­sen­tan­tes de or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, en­tre ellos Co­ri­na Fuks, miem­bro de So­li­da­ri­dad y Au­to­ges­tión In­ter­na­cio­na­lis­ta (SAIn) y res­pon­sa­ble en Es­pa­ña de Jai Ja­gat, pla­ta­for­ma mun­dial a la que se han su­ma­do aso­cia­cio­nes de man­te­ros de va­rias ciu­da­des de Es­pa­ña. Jai Ja­gat bus­ca aglu­ti­nar a to­do ti­po de aso­cia­cio­nes de ba­se en una cam­pa­ña de no vio­len­cia cu­yo signo más vi­si­ble se­rá una mar­cha en 2020 des­de Nue­va Del­hi (In­dia) a Ginebra (Sui­za), se­cun­da­da por otras ac­cio­nes pú­bli­cas en lu­ga­res de es­pe­cial re­le­van­cia en lo que res­pec­ta a la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos, como la fron­te­ra sur de Es­pa­ña. «Me da­ba ver­güen­za es­tar ahí, es­cu­chan­do las his­to­rias de sus vi­das dia­rias, que ellos con­ta­ban con to­da na­tu­ra­li­dad. Me aver­gon­za­ba oír que es­tas co­sas es­tén pa­san­do en Es­pa­ña con es­te gra­do de im­pu­ni­dad», afir­ma Fuks.

Muy sig­ni­fi­ca­ti­vo fue, pa­ra ella, que man­te­ros de to­da Es­pa­ña se la ju­ga­ran pa­ra ve­nir a Ma­drid a par­ti­ci­par en el en­cuen­tro, a pe­sar de que «sa­bían que les po­dían es­tar es­pe­ran­do en Ato­cha o en la [es­ta­ción de au­to­bu­ses de] Ave­ni­da de Amé­ri­ca pa­ra pe­dir­les los pa­pe­les y aca­bar en un CIE».

To­do ello da la me­di­da del es­pí­ri­tu de lu­cha y del ca­rác­ter em­pren­de­dor de un co­lec­ti­vo que quie­nes tra­ba­jan a pie de ca­lle con sus miem­bros, coin­ci­den en pon­de­rar por su «ca­rác­ter pa­cí­fi­co» y por «la fuer­te so­li­da­ri­dad» que exis­te en­tre ellos. «Siem­pre tie­nen un pla­to de co­mi­da y un so­fá a dis­po­si­ción de quien lo ne­ce­si­ta», aunque eso los obli­gue a ha­ci­nar­se to­da­vía un po­co más en los pi­sos que com­par­ten en­tre va­rios pa­ra po­der pa­gar el al­qui­ler, des­ta­ca una tra­ba­ja­do­ra so­cial del ba­rrio ma­dri­le­ño de La­va­piés. Jó­ve­nes que, pe­se a la pre­ca­rie­dad con la que vi­ven en Es­pa­ña –aña­de–, «se las arre­glan pa­ra en­viar ca­da mes al­go de di­ne­ro» a los fa­mi­lia­res que han de­ja­do atrás en su país de ori­gen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.