Las pal­mas que re­ci­ben al Rey

Detrás de las pal­mas que se uti­li­zan en las ce­le­bra­cio­nes del Do­min­go de Ra­mos en to­da Es­pa­ña hay va­rias fa­mi­lias ili­ci­ta­nas que se en­car­gan de esta tra­di­ción y la trans­mi­ten de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción

ABC - Alfa y Omega - - España - Juan Luis Vázquez Díaz-Ma­yor­do­mo

Moi­sés Es­cla­pé anda des­de que tiene uso de ra­zón en­tre pal­mas y ra­mos, tra­ba­jan­do en la tra­di­ción de la pal­ma blan­ca, la que se uti­li­za pa­ra acom­pa­ñar al Se­ñor en las pro­ce­sio­nes del Do­min­go de Ra­mos. Mu­cho an­tes que él ya lo ha­cía su pa­dre, y an­tes to­da­vía su abue­lo…, por­que «la pal­ma es al­go que lle­vas den­tro y que se pa­sa de pa­dres a hi­jos».

Jun­to a su mu­jer, Ana, tra­ba­ja es­tos días pre­vios a la Se­ma­na San­ta en su pe­que­ño ne­go­cio fa­mi­liar –Pal­ma Blan­ca– de­di­ca­do a ela­bo­rar las pal­mas pro­ce­sio­na­rán el do­min­go en mu­chas ca­lles de Es­pa­ña. «Es­tos días es­ta­mos a to­pe», di­cen, y lue­go Moi­sés ex­pli­ca que «es­to es más que una em­pre­sa. Des­de pe­que­ño te vas me­tien­do po­co a po­co, em­pie­zas atan­do las pal­mas y lue­go ya te atra­pa».

De su plan­ta­ción en El­che sa­len pal­mas con des­tino no so­lo a las pa­rro­quias de su dió­ce­sis, sino tam­bién a nu­me­ro­sas pa­rro­quias y co­fra­días de to­do el país, y has­ta de otros paí­ses de Eu­ro­pa, in­clui­do el Va­ti­cano. Da­do que el cli­ma de El­che es el más pro­pi­cio pa­ra que la pal­me­ra que da la pal­ma pue­da pros­pe­rar, la de­man­da en es­tos días se dis­pa­ra: «Ten en cuen­ta que hay mul­ti­tud de her­man­da­des y co­fra­días de la Bo­rri­qui­ta por to­das par­tes, y son las que sa­len en pro­ce­sión el Do­min­go de Ra­mos. Y lue­go apar­te es­tán las pa­rro­quias, que tam­bién ne­ce­si­tan sus pal­mas…», di­ce Moi­sés.

Esta tra­di­ción de re­pro­du­cir en El­che la pri­me­ra pro­ce­sión de Ra­mos en Je­ru­sa­lén se re­mon­ta do­cu­men­tal­men­te has­ta el año 1371, en un tex­to que men­cio­na los ra­mos de pal­ma blan­ca de las pro­ce­sio­nes ili­ci­ta­nas y las li­mos­nas con­ce­di­das por el con­ce­jo mu­ni­ci­pal, aunque, ya des­de el si­glo IX di­fe­ren­tes bea­tos mues­tran imá­ge­nes de pro­ce­sio­nes con pal­mas en sus ri­tua­les.

Des­de el si­glo IX

«No­so­tros tra­ba­ja­mos la pal­ma to­do el año», di­ce Moi­sés, que ex­pli­ca que ca­da mes de sep­tiem­bre se ama­rran las ho­jas de la pal­me­ra y se cu­bren, pa­ra que el sol no les dé y la ho­ja per­ma­nez­ca blan­ca. Así pa­san un año en­te­ro y lue­go se cor­tan y se em­pie­zan a tren­zar, ca­si siem­pre a ma­nos de mu­je­res de la zo­na mien­tras los hom­bres tra­ba­jan en el cam­po ama­rran­do y cor­tan­do palmeras. Es un trabajo de to­do un año que en Es­pa­ña rea­li­zan ape­nas cua­tro em­pre­sas, de ori­gen fa­mi­liar y to­das ra­di­ca­das en El­che.

Pa­ra Moi­sés y Ana, el Do­min­go de Ra­mos «es nues­tro día gran­de de fies­ta. Es como pa­ra otros el día de Año Nue­vo. Y nos pre­pa­ra pa­ra em­pe­zar a vi­vir to­da la fe que hay en Se­ma­na San­ta. No­so­tros no nos va­mos de va­ca­cio­nes una vez que he­mos ter­mi­na­do de en­tre­gar to­das las pal­mas. Siem­pre va­mos en fa­mi­lia a los ofi­cios y a las pro­ce­sio­nes, lo lle­va­mos muy den­tro».

Y de esta for­ma tan ori­gi­nal y fa­mi­liar de pre­pa­rar la se­ma­na gran­de de los cris­tia­nos par­ti­ci­pan tam­bién sus dos hi­jos. «Ca­da año bus­co pa­ra ellos un ti­po de pal­ma muy es­pe­cial que es muy ra­ra de encontrar, por­que sa­le do­ble. Des­de pe­que­ños han cre­ci­do con es­te gu­sa­ni­llo den­tro. Te ven tra­ba­jan­do to­do el año de esta for­ma tan ar­te­sa­na, por­que no usa­mos má­qui­nas, y se ofre­cen pa­ra tren­zar las pal­mas. “¿Te ayu­do, pa­pá?”, me di­cen. No ha­ce fal­ta que les in­cul­que­mos na­da. Son ellos los que con­ti­núan esta tra­di­ción tan bo­ni­ta».

EFE/Ma­nuel Lorenzo

Pro­ce­sión del Do­min­go de Ra­mos en El­che, Alicante

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.