«Sea­mos más crí­ti­cos, in­da­gue­mos más»

ABC - Alfa y Omega - - España - Ma­ría Jo­sé Ore­lla­na Je­rez

La coor­di­na­do­ra de la Cá­te­dra de Re­fu­gia­dos y Mi­gran­tes For­zo­sos-In­di­tex de la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Co­mi­llas, Ce­ci­lia Es­tra­da, par­ti­ci­pó en la XI Se­ma­na de la Po­bre­za y la Ex­clu­sión, or­ga­ni­za­da por Cá­ri­tas dio­ce­sa­na de Asi­do­nia-Je­rez del 12 al 14 de mar­zo–, con una po­nen­cia so­bre La ca­te­go­ría del in­mi­gran­te. Es­tra­da ana­li­zó có­mo re­pre­sen­tan los me­dios de co­mu­ni­ca­ción al mi­gran­te y ha­bló de la ne­ce­si­dad de fo­men­tar en la opi­nión pú­bli­ca una mi­ra­da crí­ti­ca más allá de los es­te­reo­ti­pos.

¿Có­mo mues­tran los me­dios de co­mu­ni­ca­ción la reali­dad de los mi­gran­tes?

Los me­dios nos trans­mi­ten in­for­ma­ción, nos la ven­den, por­que evi­den­te­men­te so­mos una so­cie­dad com­pra­do­ra de in­for­ma­ción. A me­nu­do, los pe­rio­dis­tas pre­sen­tan al in­mi­gran­te jun­to a con­cep­tos de ile­ga­li­dad, irre­gu­la­ri­dad, lo unen a la per­so­na que aca­ba de lle­gar y ¿quién es el que aca­ba de lle­gar? El úl­ti­mo en la es­truc­tu­ra so­cial. En de­fi­ni­ti­va, des­cri­ben del mis­mo modo a un co­lec­ti­vo que no es na­da ho­mo­gé­neo y que tiene mu­chos ma­ti­ces.

¿Nos ofre­cen en­ton­ces, los me­dios, una úni­ca mi­ra­da so­bre la mo­vi­li­dad hu­ma­na?

No, exis­ten di­fe­ren­tes dis­cur­sos que se ven re­fle­ja­dos de ma­ne­ra va­rio­pin­ta, se­gún las lí­neas edi­to­ria­les, en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y en la so­cie­dad en ge­ne­ral. Los pe­rio­dis­tas y los me­dios per­te­ne­cen a la so­cie­dad, no es­tán ex­clui­dos y tras­mi­ten ese ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo que to­dos y to­das crea­mos ca­da día. Si nos aso­ma­mos a la no­ti­cia po­de­mos ver có­mo se ge­ne­ran de­ter­mi­na­dos dis­cur­sos gra­cias a esa in­for­ma­ción ver­ti­da an­tes en la so­cie­dad.

¿Cuá­les son esos dis­cur­sos y qué ima­gen ofre­ce ca­da uno de los mi­gran­tes que lle­gan?

Yo dis­tin­go en­tre el dis­cur­so so­li­da­rio, fun­cio­na­lis­ta, des­con­fia­do y ex­clu­yen­te. En cuan­to al pri­me­ro, es­tá a fa­vor del in­mi­gran­te y ha­bla des­de la em­pa­tía, mien­tras que el se­gun­do con­si­de­ra al mi­gran­te mano de obra. Es­te dis­cur­so di­ce sí a la mi­gra­ción pa­ra que desem­pe­ñen tra­ba­jos como el de la re­co­gi­da de la acei­tu­na, como cui­da­do­res… trabajo po­co re­mu­ne­ra­do pe­ro ne­ce­sa­rio. No con­tem­pla que desa­rro­llen tra­ba­jos cua­li­fi­ca­dos in­clu­so aunque esas per­so­nas ten­gan co­no­ci­mien­tos y for­ma­ción su­fi­cien­te. En cuan­to al dis­cur­so des­con­fia­do tiene una per­cep­ción de ame­na­za con­ti­nua, mien­tras que el ex­clu­yen­te re­cha­za a las per­so­nas mi­gran­tes y les nie­ga to­do ti­po de par­ti­ci­pa­ción en la so­cie­dad.

¿Có­mo pue­de afron­tar el ciu­da­dano es­te im­pac­to in­for­ma­ti­vo y con­se­guir te­ner una mi­ra­da crí­ti­ca?

Es­ta­mos en­ca­ran­do un cam­bio so­cial im­por­tan­te en el que la in­for­ma­ción se es­tá mo­vien­do de una for­ma dis­tin­ta, en mu­chos ca­sos uni­di­rec­cio­nal, y es muy com­pli­ca­do que exis­ta una res­pues­ta di­rec­ta ha­cia el me­dio. Nos con­ver­ti­mos en re­cep­to­res ab­so­lu­tos de to­da la in­for­ma­ción, de los es­te­reo­ti­pos y de to­dos los pa­ra­dig­mas for­ma­dos den­tro del me­dio. Te­ne­mos que te­ner en cuen­ta to­das las vo­ces y asu­mir el com­pro­mi­so de abrir­nos a la opor­tu­ni­dad de di­ge­rir to­da la in­for­ma­ción, ya que nos ayu­da­rá a en­ten­der que las per­so­nas mi­gran­tes o re­fu­gia­das tie­nen dig­ni­dad y no es­tán obli­ga­das a acep­tar lo úl­ti­mo que esta so­cie­dad les pue­de dar. Es de­cir, ¿no so­lo es res­pon­sa­bi­li­dad del emi­sor?

La res­pon­sa­bi­li­dad es mía y de ca­da uno de no­so­tros al in­for­mar­nos y te­ne­mos que sa­ber a quién nos acer­ca­mos. Di­me de quién te in­for­mas, de qué ma­ne­ra lo ha­ces, de qué for­ma con­su­mes esa in­for­ma­ción y sa­bre­mos qué es lo que tie­nes den­tro de la ca­be­za. Sea­mos más crí­ti­cos, in­da­gue­mos más, y sea­mos ca­pa­ces de dis­tin­guir en­tre lo que sí im­por­ta y lo que no.

¿Có­mo cam­bian las re­des so­cia­les el pa­no­ra­ma me­diá­ti­co? La for­ma de in­for­mar­nos es­tá cam­bian­do tre­men­da­men­te y creo que es im­por­tan­te sa­ber ges­tio­nar las re­des so­cia­les pa­ra no aca­bar en una bur­bu­ja. So­mos li­bres de se­guir a de­ter­mi­na­das per­so­nas o cuen­tas, y no a otras, pe­ro po­de­mos lle­gar a ais­lar­nos de to­do el res­to de in­for­ma­ción, no te­ner el cua­dro com­ple­to. Ade­más, es­to mer­ma nues­tra ca­pa­ci­dad de con­fron­tar, no des­de el en­fa­do sino des­de el diá­lo­go, de una for­ma in­te­li­gen­te y ra­cio­nal, de­ba­tir las ideas y no com­ba­tir­las.

En de­fi­ni­ti­va, ¿la di­ná­mi­ca ac­tual po­drá lle­gar a in­sen­si­bi­li­zar­nos an­te esta pro­ble­má­ti­ca?

Cuan­do cree­mos que lo sa­be­mos to­do so­bre un te­ma, nos can­sa­mos y por su­pues­to, las nue­vas in­for­ma­cio­nes de­jan de apor­tar no­ve­dad. So­lo nos sue­nan nú­me­ros. 130 per­so­nas náu­fra­gas, 50 per­so­nas res­ca­ta­das, 26 per­so­nas lle­gan... Hay un mo­men­to en el que la gen­te des­co­nec­ta y me­te to­do en un mis­mo cuen­co. No di­fe­ren­cia­mos por­que, to­do sue­na a lo mis­mo, por ago­ta­mien­to in­for­ma­ti­vo.

Fotos: Ma­ría Jo­sé Ore­lla­na

Ce­ci­lia Es­tra­da, doc­to­ra en Mi­gra­cio­nes In­ter­na­cio­na­les y Coope­ra­ción al Desa­rro­llo, du­ran­te la XI Se­ma­na de la Po­bre­za y la Ex­clu­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.