Usar bien el agua

Es­pe­cial­men­te en Cua­res­ma, to­dos tendríamos que to­mar con­cien­cia de que de­rro­char el agua es un es­cán­da­lo, una gra­ve in­jus­ti­cia, un aten­ta­do al bien co­mún, una ca­ren­cia de ca­ri­dad

ABC - Alfa y Omega - - Fe Y Vida - Fer­nan­do Chi­ca Arellano Observador per­ma­nen­te de la San­ta Se­de an­te la FAO, el FIDA y el PMA

El rit­mo de vi­da que lle­va­mos nos so­me­te al vér­ti­go de las pri­sas, a la ti­ra­nía de los ca­pri­chos y a la vo­ra­ci­dad del con­su­mis­mo. Su­mer­gi­dos en mil co­sas, aca­ba­mos por no te­ner es­pa­cio ni tiempo pa­ra re­fle­xio­nar y pon­de­rar lo he­cho o lo de­ja­do de ha­cer, lo que ha ocu­pa­do nues­tro in­te­rés y aque­llo que he­mos des­car­ta­do sin más, lo que gas­ta­mos y có­mo lo he­mos gas­ta­do, usa­do y ti­ra­do. In­mer­sos en un fre­né­ti­co di­na­mis­mo, hay te­mas que son muy im­por­tan­tes y a los cua­les, sin em­bar­go, no les he­mos otor­ga­do el pe­so que me­re­cen. En­tre esas cues­tio­nes, hay una de vi­tal tras­cen­den­cia. Me re­fie­ro al agua, a su con­su­mo, a su de­rro­che, a su es­ca­sez. La fal­ta de es­te re­cur­so es­tá cau­san­do ya enor­mes es­tra­gos, da­ños cuan­tio­sos a un buen nú­me­ro de paí­ses de la tie­rra. No es una cues­tión que po­da­mos pos­po­ner, pen­san­do que no es pa­ra tan­to, que se tra­ta de una fal­sa alar­ma, de una de esas no­ti­cias en­ga­ño­sas que pue­blan en la ac­tua­li­dad las re­des so­cia­les. Vien­do que abri­mos el gri­fo y el agua co­rre, in­ge­nua o des­ca­ra­da­men­te nos de­ci­mos: ¡po­de­mos se­guir como has­ta aho­ra!

Na­da más le­jos de la reali­dad. La bre­cha en­tre ri­cos y po­bres se no­ta so­bre to­do cuan­do se mi­de el ac­ce­so de una per­so­na al agua. Se­gu­ra­men­te, al­guien que vi­va en Ale­ma­nia, In­gla­te­rra, Ir­lan­da, se ex­tra­ña­ría si se le pre­gun­ta­ra por el pro­ble­ma del agua. «¿Qué pro­ble­ma?», di­ría. Pa­ra ellos el agua no cons­ti­tu­ye pro­ble­ma al­guno. La tie­nen en abun­dan­cia, la con­su­men a pla­cer. Pe­ro si la mis­ma pre­gun­ta se for­mu­la­ra a al­guien de Etio­pía, Eri­trea, So­ma­lia, Su­dán del Sur, Ugan­da, Af­ga­nis­tán, Chi­na, In­dia, Irán, Ma­lí, Chad o Ma­rrue­cos, de su res­pues­ta sa­bría­mos que en esos paí­ses el agua co­rre, en el me­jor de los ca­sos, una vez por día, que hay que ha­cer mu­chos es­fuer­zos pa­ra con­se­guir­la y lue­go al­ma­ce­nar­la. Nos di­ría que dón­de ha­bi­ta, el agua hue­le fa­tal, que tiene un co­lor ho­rri­ble. Ade­más, si se be­be sin her­vir­la mi­nu­cio­sa­men­te, con ca­si to­da se­gu­ri­dad, se con­trae­rá una en­fer­me­dad.

No te­ne­mos na­da más que con­sul­tar in­ter­net pa­ra co­no­cer los es­tu­dios y las ci­fras des­ga­rra­do­ras que po­nen de re­lie­ve la es­ca­sez de agua en de­ter­mi­na­das re­gio­nes del pla­ne­ta. Rá­pi­da­men­te ve­re­mos que, en al­gu­nas zo­nas de la tie­rra, mi­les de ni­ños mue­ren co­ti­dia­na­men­te a cau­sa de epi­de­mias re­la­cio­na­das con la con­ta­mi­na­ción del agua. Las es­ta­dís­ti­cas que se ma­ne­jan son muy elo­cuen­tes y avi­san de que se de­be fre­nar e in­ver­tir esta gra­ve e in­hu­ma­na si­tua­ción.

Pe­ro sea­mos rea­lis­tas. No he­mos de ir­nos le­jos, ni eva­dir­nos pen­san­do que la fal­ta de agua es al­go que so­lo fus­ti­ga cier­tas re­gio­nes de Asia, Amé­ri­ca La­ti­na o Áfri­ca, don­de mi­llo­nes de per­so­nas ca­re­cen de ma­nan­tia­les de agua po­ta­ble y por ello son mu­chas las mu­je­res y ni­ñas –por­que ca­si siem­pre son mu­je­res y ni­ñas–, las que tar­dan seis o sie­te ho­ras al día en re­co­lec­tar un po­co de agua, tiempo que po­drían es­tar en el trabajo, en ca­sa o en la es­cue­la. La­men­ta­ble­men­te, tam­bién al­gu­nas zo­nas de Eu­ro­pa pa­de­cen se­rias cri­sis por la es­ca­sez de tan va­lio­so lí­qui­do. El pro­ble­ma lo te­ne­mos, por con­si­guien­te, a la puer­ta de ca­sa. Por tan­to, pro­gra­mar un uso so­li­da­rio, sos­te­ni­ble y ra­cio­nal del agua no es una cues­tión me­nor hoy en día. To­do el mun­do de­be­ría res­pon­sa­bi­li­zar­se a la ho­ra de con­su­mir­la. To­dos tendríamos que to­mar con­cien­cia de que de­rro­char­la es un es­cán­da­lo, una gra­ve in­jus­ti­cia, un aten­ta­do al bien co­mún, una ca­ren­cia de ca­ri­dad. Es ur­gen­te, pues, plan­tar ca­ra a la pro­ble­má­ti­ca del agua y a su va­lor esen­cial pa­ra el bien de la hu­ma­ni­dad. En es­te sen­ti­do, con­vie­ne men­ta­li­zar­se cuan­to an­tes. Se ha de in­sis­tir sin de­mo­ra en que el agua es un bien es­ca­so, de in­men­so va­lor. Es im­por­tan­te re­cor­dar al­go tan sen­ci­llo y evi­den­te como que el agua en­gen­dra vi­da y su es­ca­sez ge­ne­ra muer­te y de­sola­ción. Don­de hay agua hay fu­tu­ro y la so­cie­dad pue­de avan­zar y desa­rro­llar­se sa­na­men­te. Es pri­mor­dial que to­dos pon­ga­mos de nues­tra par­te pa­ra ve­lar por nues­tro pla­ne­ta, ese pla­ne­ta otro­ra azul y ri­co en agua. He­mos de cui­dar­lo, por­que nues­tra in­di­fe­ren­cia e in­sen­si­bi­li­dad han es­tro­pea­do mu­chas de esas fuen­tes an­tes cris­ta­li­nas, de esos ríos en el pa­sa­do lim­pios y se­gu­ros y hoy su­cios y con­ta­mi­na­dos (Lau­da­to si, 27-29).

Pro­pues­tas pa­ra la Cua­res­ma

Es­ta­mos en Cua­res­ma, tiempo pa­ra vol­ver a Dios, pa­ra que nues­tra con­duc­ta abun­de en obras de amor y mi­se­ri­cor­dia, pa­ra sa­lir de no­so­tros mis­mos y de nues­tras mi­ras cor­tas y no ra­ra­men­te mez­qui­nas. Bus­can­do ayu­dar­nos, el Pa­pa Francisco ha

di­ri­gi­do un men­sa­je al pue­blo de Dios con mo­ti­vo de es­te tiempo san­to de pre­pa­ra­ción a la Pas­cua. En él, Su San­ti­dad nos ha in­vi­ta­do a avi­var la ca­ri­dad en nues­tras vi­das. A me­nu­do, si so­mos sin­ce­ros, he­mos de con­fe­sar que la lla­ma del amor es mor­te­ci­na en nues­tros co­ra­zo­nes. Amar a Dios y a los her­ma­nos es un ejer­ci­cio que prac­ti­ca­mos po­co. Es­to pue­de y de­be cam­biar. Pa­ra ello, el San­to Pa­dre nos alien­ta a de­jar los me­ros y va­gos pro­pó­si­tos pa­ra lle­var una vi­da col­ma­da de ca­ri­dad. Y pa­ra en­cen­der el fue­go del amor, que es el úni­co que pue­de apa­gar el frío gla­cial del pe­ca­do, el Su­ce­sor de san Pe­dro nos pro­po­ne in­ten­si­fi­car la ple­ga­ria, agrandar la ge­ne­ro­si­dad y ayu­nar.

El ayuno, aunque mu­chos lo pien­sen, no es una prác­ti­ca ca­du­ca. Por el con­tra­rio, es una opor­tu­ni­dad pa­ra cre­cer, pa­ra ha­cer nues­tro el do­lor y la aflic­ción de los que ca­re­cen de lo más bá­si­co pa­ra sub­sis­tir. Mien­tras no­so­tros vi­vi­mos en un mun­do de abun­dan­cia, hay mu­chos her­ma­nos nues­tros que no tie­nen el pan co­ti­diano, que no co­no­cen lo que es du­char­se dia­ria­men­te o te­ner una ca­sa lim­pia y asea­da. Y es­to por­que no tie­nen un mí­ni­mo ac­ce­so al agua. Ayu­nar nos per­mi­te ex­pe­ri­men­tar lo que sien­ten aque­llos que no po­seen lo in­dis­pen­sa­ble y co­no­cen el agui­jón del ham­bre y la sed; ayu­nar nos arran­ca del so­por de nues­tro egoís­mo y nos ha­ce es­tar más aten­tos a Dios y al pró­ji­mo.

En esta Cua­res­ma prac­ti­que­mos el ayuno y ha­gá­mos­lo no por cues­tio­nes es­ti­lís­ti­cas, por ra­zo­nes es­té­ti­cas, sino por pu­ra y sim­ple éti­ca. He­mos de ayu­nar bus­can­do com­par­tir, so­co­rrer a los me­nes­te­ro­sos, a cuan­tos tie­nen sus vi­das ame­na­za­das por se­quías im­pla­ca­bles y per­sis­ten­tes. ¿He­mos pen­sa­do en ayu­dar­los? ¿Qué po­dría­mos ha­cer?

En pri­mer lu­gar, con­tri­buir con nues­tra ge­ne­ro­si­dad a pro­yec­tos hí­dri­cos en paí­ses po­bres que lo ne­ce­si­tan, paí­ses que per­te­ne­cen a esa geo­gra­fía mun­dial del do­lor y la mi­se­ria, tan­tas veces ol­vi­da­da o in­clu­so des­co­no­ci­da. Qué her­mo­so se­ría coope­rar con nues­tros donativos a abrir po­zos de agua po­ta­ble en re­gio­nes de­sér­ti­cas. En es­te sen­ti­do, co­no­ce­mos la ma­ra­vi­llo­sa la­bor que es­tán lle­van­do a ca­bo ins­ti­tu­cio­nes tan sig­ni­fi­ca­ti­vas como Ma­nos Uni­das, Cá­ri­tas y otras tan­tas en­ti­da­des na­ci­das de con­gre­ga­cio­nes re­li­gio­sas, de pa­rro­quias u otros or­ga­nis­mos ecle­sia­les. Pe­ro tam­bién en el ám­bi­to ci­vil hay re­le­van­tes ONG de cua­li­fi­ca­da repu­tación que es­tán fi­nan­cian­do pro­gra­mas pa­ra aca­bar con la de­fo­res­ta­ción, me­jo­rar la hi­gie­ne y el sa­nea­mien­to en lu­ga­res que lo re­quie­ren o ca­na­li­zar el agua has­ta zo­nas ári­das. Po­dría­mos ofre­cer nues­tras apor­ta­cio­nes pa­ra co­la­bo­rar con el desa­rro­llo de los paí­ses más des­fa­vo­re­ci­dos y como mues­tra de nues­tra so­li­da­ri­dad con los pos­ter­ga­dos de la tie­rra.

Ha­cia una cul­tu­ra del cui­da­do

Pe­ro es­tas ini­cia­ti­vas no son óbi­ce pa­ra al­go que es tam­bién esen­cial. Se tra­ta de apro­ve­char la Cua­res­ma pa­ra me­di­tar so­bre el uso que no­so­tros mis­mos ha­ce­mos del agua. Su es­ca­sez de­be in­ter­pe­lar nues­tras pro­pias vi­das, nues­tros há­bi­tos a la ho­ra de du­char­nos, de ce­pi­llar­nos los dien­tes, de co­ci­nar. Pen­se­mos en el agua que de­rro­cha­mos cuan­do la­va­mos el co­che, re­ga­mos el jar­dín, ba­ña­mos a nues­tras mas­co­tas, et­cé­te­ra. No es lo mis­mo ha­cer es­tas ta­reas con es­me­ro y cui­da­do­sa­men­te que de for­ma irres­pon­sa­ble. No es lo mis­mo lim­piar la ace­ra con una man­gue­ra que uti­li­zan­do una es­co­ba. No es lo mis­mo po­ner una la­va­do­ra con po­ca ro­pa que con un nú­me­ro ma­yor de pren­das. ¿De­ja­mos co­rrer inú­til­men­te el agua mien­tras la­va­mos los pla­tos? ¿Ha­ce­mos un uso ade­cua­do del la­va­va­ji­llas? ¿He­mos te­ni­do en cuen­ta lo que se des­pil­fa­rra de agua por no re­vi­sar a tiempo las ca­ñe­rías, por no ha­ber re­pa­ra­do un gri­fo que go­tea con­ti­nua­men­te? Las fu­gas de agua ocul­tas son una fuen­te si­len­cio­sa y no­ci­va de des­per­di­cio de es­te lí­qui­do pre­cia­do.

Apro­ve­che­mos esta Cua­res­ma pa­ra pon­de­rar nues­tra re­la­ción con el agua. ¿Có­mo nos com­por­ta­mos al res­pec­to? ¿So­mos unos de­rro­cha­do­res? ¿Cuál es nues­tro estilo de vi­da? En el te­ma acu­cian­te del agua, se tra­ta de pa­sar del des­pil­fa­rro a un con­su­mo jus­to y ade­cua­do. Bus­que­mos aho­rrar­la, usar­la pen­san­do en los de­más.

Es prio­ri­ta­rio tam­bién edu­car a las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes so­bre la gra­ve­dad de una reali­dad tan gra­ve como la es­ca­sez de agua. ¿Lo es­ta­mos ha­cien­do con nues­tros hi­jos, con nues­tros nie­tos? La for­ma­ción de la con­cien­cia es un co­me­ti­do ar­duo, que re­quie­re lu­ci­dez, que pre­ci­sa con­vic­ción y en­tre­ga, al­truis­mo y mag­na­ni­mi­dad.

Cua­res­ma pue­de y de­be sig­ni­fi­car en no­so­tros un gi­ro co­per­ni­cano, un cam­bio en nues­tra con­duc­ta. Se tra­ta de pa­sar de la cul­tu­ra del con­su­mis­mo in­sa­cia­ble y del in­di­vi­dua­lis­mo ca­pri­cho­so a una cul­tu­ra del cui­da­do, de la que ha­bla el Pa­pa Francisco en su en­cí­cli­ca Lau­da­to si. En es­te sen­ti­do, su­me­mos es­fuer­zos, por­que jun­tos lle­ga­mos más le­jos. En el cui­da­do de la tie­rra na­die so­bra. To­das las ini­cia­ti­vas son pre­ci­sas, las de cien­tí­fi­cos y em­pre­sa­rios, las de go­ber­nan­tes y po­lí­ti­cos, las de jó­ve­nes y an­cia­nos, hom­bres y mu­je­res, agri­cul­to­res y es­tu­dian­tes. Es im­pe­rio­so agru­par nues­tras vo­ces pa­ra de­fen­der una cau­sa tan real­men­te no­ble como la de ve­lar por nues­tro pla­ne­ta, y a ello sin duda con­tri­bu­ye un uso es­me­ra­do del agua. Así lo­gra­re­mos que a na­die le fal­te tan pre­cia­do ele­men­to, lo­gra­re­mos arran­car del sufrimiento a cuan­tos lo ex­pe­ri­men­tan por agu­das se­quías.

Cua­res­ma, tiempo pa­ra amar y pa­ra que es­te amor pro­mue­va el que otras per­so­nas pue­dan vi­vir. Con nues­tro com­pro­mi­so de no de­rro­char agua, lle­van­do a ca­bo con ges­tos mo­des­tos y per­ti­nen­tes, es­ta­re­mos pro­cu­ran­do que nues­tra ca­sa co­mún sea más so­li­da­ria y ha­bi­ta­ble, más cui­da­da. De esta for­ma na­die que­da­rá pre­te­ri­do y to­dos go­za­re­mos de los bie­nes ne­ce­sa­rios pa­ra vi­vir y cre­cer en dig­ni­dad.

Ar­chi­ma­drid / Jo­sé Luis Bo­na­ño

Mon­se­ñor Chi­ca Arellano pro­po­ne es­tos días de Cua­res­ma pa­ra pon­de­rar nues­tra re­la­ción con el agua

AFP Photo/ Man­preet Ro­ma­na

Una mu­jer llena unos con­te­ne­do­res de agua en Leh, In­dia

AFP Photo / Ash­raf Shazly

Unos ni­ños lle­nan un bi­dón de agua en el cam­po de re­fu­gia­dos de Al-Ni­mir, en Dar­fur, Su­dán del Sur

REUTERS/Ad­nan Abi­di

Una re­fu­gia­da rohin­yá en el río Naf, en Ban­gla­dés

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.