To­do rec­to has­ta el ama­ne­cer

ABC - Alfa y Omega - - Cultura - Mai­ca Ri­ve­ra

Esta pri­ma­ve­ra Pe­ter Pan no so­lo vuelve pa­ra bus­car una ma­dre que le ha­ga la lim­pie­za ge­ne­ral de Nun­ca Ja­más. Más le va­le al ca­ra­du­ra, que los tiem­pos han cam­bia­do. Tam­bién re­gre­sa pa­ra re­vi­ta­li­zar­se como mi­to po­pu­lar con ca­rác­ter di­vul­ga­ti­vo en una edi­ción muy ma­ne­ja­ble del clá­si­co, y, lo más im­por­tan­te, in­tro­du­ci­da y ano­ta­da por nues­tra gran pe­ter­pa­nó­lo­ga es­pa­ño­la Sil­via He­rre­ros de Te­ja­da, re­co­no­ci­da es­pe­cia­lis­ta en el es­tu­dio de Ja­mes Matt­hew Ba­rrie, quien se man­tie­ne por los años como pa­ra­dig­ma del au­tor eclip­sa­do por su per­so­na­je uni­ver­sal.

Di­ce siem­pre He­rre­ros de Te­ja­da –y di­ce bien: con el de­je reivin­di­ca­ti­vo jus­to– que muy po­cos sa­ben del es­cri­tor es­co­cés (ni si­quie­ra exis­te aún bio­gra­fía en cas­te­llano, ¡im­per­do­na­ble va­cío edi­to­rial!), pe­ro to­dos co­no­ce­mos a Pe­ter Pan. No en vano es el pri­mer hé­roe preado­les­cen­te que ha bau­ti­za­do in­clu­so ese sín­dro­me de quien se nie­ga a acep­tar las res­pon­sa­bi­li­da­des que he­mos de ir asu­mien­do con la edad. Más o me­nos edul­co­ra­do por Dis­ney, de to­dos es ar­chi­co­no­ci­do es­te cuen­to pa­ra adul­tos que es el del Ni­ño Eterno cria­do por las ha­das de los jar­di­nes de Ken­sing­ton, que una no­che ha­ce apa­ri­ción en el dor­mi­to­rio de los her­ma­ni­tos Dar­ling, en­ca­be­za­dos por la en­can­ta­do­ra Wendy (se­gún He­rre­ros de Te­ja­da, la au­tén­ti­ca he­roí­na), pa­ra ha­cer­les vo­lar ha­cia el país de Nun­ca Ja­más: «Se­gun­da es­tre­lla a la de­re­cha y to­do rec­to has­ta el ama­ne­cer». Co­no­cer al pro­ta­go­nis­ta no es amar­le au­to­má­ti­ca­men­te: su egoís­mo nar­ci­sis­ta es des­qui­cian­te (y tam­bién su arro­gan­cia: no es que no pue­da, sino que no quie­re cre­cer). Pe­ro re­sul­ta im­po­si­ble no caer en sus re­des. ¿Có­mo no de­jar­se lle­var por uno de los ma­yo­res em­bau­ca­do­res de la li­te­ra­tu­ra? Tan em­bau­ca­dor como el pro­pio es­cri­tor, que en el fa­mo­so ca­pí­tu­lo del sa­cri­fi­cio del ha­da Cam­pa­ni­lla pa­ra pro­te­ger a Pe­ter Pan lo­gra que to­dos los lec­to­res aplau­da­mos pa­ra sal­var­la en un her­mo­so ac­to de fe ori­gi­nal­men­te con­ce­bi­do pa­ra enar­de­cer a la pla­tea por su ori­gen dra­má­ti­co (en el es­treno de la obra, el tea­tro Du­que de York de Lon­dres es­ta­lló en una es­truen­do­sa ova­ción pa­ra ali­vio del es­cri­tor, sa­be­dor de que la ca­tar­sis y de­rrum­ba­mien­to de la cuar­ta pa­red aquí eran cla­ve y re­ve­la­ción del éxi­to o del fra­ca­so).

De la lec­tu­ra de Pe­ter y Wendy vie­ne acon­te­cien­do que la ma­yor par­te del pú­bli­co se que­da en el más bá­si­co es­que­ma ar­gu­men­tal, de ca­rác­ter in­fan­til. Pe­ro He­rre­ros de Te­ja­da da las claves pa­ra quien quie­ra ir más le­jos, echar­le va­lor y afron­tar los cla­ros­cu­ros del re­la­to. Por­que hay mu­chí­si­ma tra­ge­dia real en­tre bam­ba­li­nas, ín­ti­ma­men­te li­ga­da a la vi­da del crea­dor (so­bra cual­quier in­ter­pre­ta­ción psi­coa­na­lí­ti­ca fa­ci­lo­na de cor­te se­xual, to­das in­fa­mes, in­so­por­ta­bles y anacró­ni­cas a esas al­tu­ras). Como la teo­ría de que Ba­rrie de­ja crónica de ha­ber so­ma­ti­za­do la trau­má­ti­ca muer­te de su her­mano ma­yor a los 13 años, idea­li­zán­do­lo; o tes­ti­mo­nio de su an­he­lo de ser pa­dre, la­ce­ra­do con la his­to­ria ver­da­de­ra de los au­tén­ti­cos ni­ños per­di­dos, los ma­lo­gra­dos huér­fa­nos Lle­welyn Da­vies, de quien se con­vir­tió en tu­tor, o de la pro­yec­ción de su som­bra en el ca­pi­tán Gar­fio, sím­bo­lo de su pe­lea ob­se­si­va con­tra el pa­so del tiempo al com­pás del tic­tac que anun­cia la omi­no­sa pre­sen­cia del co­co­dri­lo.

Tí­tu­lo: Pe­ter y Wendy Au­tor: Ja­mes Matt­hew Ba­rrie Edi­to­rial: Pen­guin clá­si­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.