«Se­ré cos­ta­le­ro en la pri­me­ra pro­ce­sión in­fan­til de Bur­gos»

Los ni­ños se­rán los pro­ta­go­nis­tas es­te sá­ba­do en la pro­ce­sión del Amor y la Es­pe­ran­za de Bur­gos. Ale­jan­dro, cos­ta­le­ro, y Da­vid, de la ban­da in­fan­til, nos cuen­tan có­mo es ser co­fra­de des­de pe­que­ño

ABC - Alfa y Omega - - PequeAlfa - Ma­ría Martínez Ló­pez

Ale­jan­dro, de 11 años, te­nía so­lo 5 cuan­do en­tró en la ban­da in­fan­til de la Real Her­man­dad de la San­gre del Cris­to de Bur­gos y Nues­tra Se­ño­ra de los Do­lo­res en Bur­gos. Le vie­ne de fa­mi­lia: su pa­dre es cos­ta­le­ro; es de­cir, una de las per­so­nas que lle­van las imá­ge­nes du­ran­te las pro­ce­sio­nes. Tam­bién su ma­dre per­te­ne­ce a la her­man­dad. Ale­jan­dro em­pe­zó con el tam­bor. Ha­ce dos años pa­só a la ban­da de ma­yo­res, don­de to­ca la cor­ne­ta. Aho­ra tiene una nue­va mi­sión: ser cos­ta­le­ro de la Vir­gen del So­co­rro en la pro­ce­sión in­fan­til que su co­fra­día va a ce­le­brar es­te año por pri­me­ra vez.

Luis Ma­nuel, el res­pon­sa­ble de la her­man­dad, nos cuen­ta que esta idea y la de ha­cer una ban­da in­fan­til bus­can «trans­mi­tir a los ni­ños la tra­di­ción co­fra­de y sus va­lo­res cris­tia­nos. An­tes, so­lo ve­nían a ver las pro­ce­sio­nes. No­so­tros pen­sa­mos que es bueno que par­ti­ci­pen más. Así, cuan­do crez­can, lo se­gui­rán ha­cien­do».

La pro­ce­sión in­fan­til se­rá una de las pri­me­ras de la Se­ma­na San­ta bur­ga­le­sa, el sá­ba­do por la ma­ña­na. Su nom­bre com­ple­to es pro­ce­sión del Amor y de la Es­pe­ran­za. Luis Ma­nuel nos ex­pli­ca que han ele­gi­do es­te nom­bre por­que el amor de Dios y la es­pe­ran­za que nos da la Muer­te y Re­su­rrec­ción de Je­sús son el nú­cleo del cris­tia­nis­mo. Ade­más, «es al­go que se vive en ca­da fa­mi­lia: los pa­dres dan amor a sus hi­jos, y los hi­jos trans­mi­ten es­pe­ran­za a sus pa­dres. Es­to lo pue­de vi­vir ca­da fa­mi­lia. Por eso la pro­ce­sión es­tá abier­ta a to­dos». De he­cho, han in­vi­ta­do a los ni­ños de las de­más her­man­da­des y co­fra­días, y tam­bién a los que no es­tán en nin­gu­na.

Lle­va­rán la ima­gen de la Vir­gen del So­co­rro. «Es una ta­lla del si­glo XV, que re­pre­sen­ta có­mo Ma­ría cui­da a los ni­ños –con­ti­núa el prior–. En su ho­nor se fun­dó una de las pri­me­ras co­fra­días de Bur­gos, aunque la de­vo­ción se per­dió con el tiempo. No­so­tros he­mos res­tau­ra­do la ima­gen, que es­ta­ba bas­tan­te da­ña­da. Mu­chas per­so­nas han co­la­bo­ra­do ha­cién­do­le ro­pa nue­va y un pa­so pre­pa­ra­do pa­ra que lo pue­dan lle­var do­ce ni­ños».

«Nos es­for­za­mos por Je­sús»

Uno de ellos es pre­ci­sa­men­te Ale­jan­dro. «Cuan­do pi­die­ron cos­ta­le­ros vo­lun­ta­rios yo me ofre­cí –nos cuen­ta–. Me ha­cía mu­cha ilu­sión ser como mi pa­dre». Sa­be que no es fá­cil lle­var un pe­so gran­de en­tre va­rias per­so­nas. «Ha­ce dos se­ma­nas tuvimos el pri­mer en­sa­yo. Nos co­lo­ca­ron por al­tu­ras, y lue­go nos ex­pli­ca­ron que a ca­da so­ni­do del tam­bor hay que dar un pa­so. Te­ne­mos que em­pe­zar con el pie iz­quier­do, e ir to­dos a la vez».

Ade­más, Ale­jan­dro se­gui­rá sa­lien­do con la ban­da en las otras dos pro­ce­sio­nes de su co­fra­día. «Me gus­ta mu­cho to­car ins­tru­men­tos, y me ha­ce ilu­sión que mi fa­mi­lia y ami­gos ven­gan a ver­me. Ade­más, es una for­ma de agra­de­cer­le a Je­sús el ha­ber­se sa­cri­fi­ca­do por no­so­tros. Por eso te­ne­mos que es­for­zar­nos al máximo» pa­ra que sal­ga to­do bien.

Da­vid, de 7 años, sal­drá en la ban­da in­fan­til en las pro­ce­sio­nes. Su fa­mi­lia es de la pa­rro­quia de San Gil, don­de tiene su se­de la Her­man­dad de la San­gre. «Em­pe­cé en la ban­da ha­ce dos años, por­que mis primos Juan, Jor­ge y Pe­dri­to tam­bién es­tán», re­cuer­da. Él, cuan­do los veía, siem­pre de­cía a sus pa­dres: «Yo quie­ro to­car el tam­bor».

«Cuan­do em­pie­za el co­le en oto­ño, co­mien­zan tam­bién los en­sa­yos los do­min­gos –ex­pli­ca–. Cuan­do lle­ga la Se­ma­na San­ta, nos ves­ti­mos con tú­ni­ca blan­ca, una te­la que se lla­ma ba­be­ro con una cruz azul y ro­ja, un cin­tu­rón y una me­da­lla. Los de la ban­da in­fan­til va­mos los pri­me­ros, de­lan­te de la ima­gen. No me can­so na­da».

Je­na­ro Fernández

Ale­jan­dro to­ca la cor­ne­ta du­ran­te una pro­ce­sión el año pa­sa­do. A la de­re­cha, Da­vid y su tam­bor en la ca­te­dral de Bur­gos

Cha­ro del Ála­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.