Don­de es­tu­dian los re­vo­lu­cio­na­rios (pa­cí­fi­cos)

6

ABC - Alfa y Omega - - Portada - por Ri­car­do Ben­ju­mea El le­ga­do de Mar­tin Lut­her King

Si­ni­sa Sik­man fue uno de los jó­ve­nes del movimiento Ot­por que de­rri­bó a Slo­bo­dan Mi­lo­se­vic, el lí­der ser­bio que in­cen­dió la an­ti­gua Yu­gos­la­via. Aho­ra Sik­man es uno de los res­pon­sa­bles de una pe­cu­liar aca­de­mia que ofre­ce for­ma­ción a re­vo­lu­cio­na­rios pa­cí­fi­cos de todo el mun­do. Aca­ba de vi­si­tar Ma­drid pa­ra par­ti­ci­par en un con­gre­so or­ga­ni­za­do por la Cam­pa­ña No­vio­len­cia2018.

La Cam­pa­ña No­vio­len­cia2018 ha reuni­do en Ma­drid a al­gu­nos de los prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes mun­dia­les en el ac­ti­vis­mo social pa­ci­fis­ta. Su trabajo fun­da­men­tal con­sis­te en ofre­cer apo­yo y for­ma­ción a mi­les de or­ga­ni­za­cio­nes en de­fen­sa del me­dioam­bien­te, los mi­gran­tes o la igual­dad de la mu­jer. Cual­quier cau­sa jus­ta la ha­cen su­ya, siempre que la lu­cha re­nie­gue ta­xa­ti­va­men­te de la violencia

¿C ómo de­fi­nir la lu­cha no vio­len­ta? La ar­gen­ti­na Ve­ró­ni­ca Pe­li­ca­ric, miem­bro del co­mi­té di­rec­ti­vo de la or­ga­ni­za­ción es­ta­dou­ni­den­se Pa­ce e Be­ne, ex­tien­de las ma­nos con las pal­mas abier­tas a mo­do de barrera. «Primero di­go no a la in­jus­ti­cia, no al ra­cis­mo, no a las gue­rras, no a la po­bre­za… Pe­ro a con­ti­nua­ción ba­jo una mano [se la mues­tra ten­di­da a un ad­ver­sa­rio ima­gi­na­rio] y aña­do: “No so­mos enemi­gos. No te voy a ex­pul­sar de mi co­ra­zón. Pro­pon­go que tra­ba­je­mos jun­tos”».

Pe­li­ca­ric fue una de las ex­per­tas y ac­ti­vis­tas de di­ver­sas par­tes del mun­do que reunió del 23 al 25 de mar­zo en Ma­drid el I Con­gre­so No­vio­len­cia Mar­tin Lut­her King, a po­cos días del 50 aniver­sa­rio del ase­si­na­to del pas­tor nor­te­ame­ri­cano, el 4 de abril de 1968. La vi­da de King dio un giro cuan­do, pro­ce­den­te de Boston, se ins­ta­ló en el sur de EE. UU. pa­ra li­de­rar la cam­pa­ña con­tra la se­gre­ga­ción ra­cial. Pa­ra su lu­cha pu­so en prác­ti­ca a con­cien­cia la me­to­do­lo­gía con la que Ghan­di ha­bía lo­gra­do la in­de­pen­den­cia de la In­dia. Un pro­ble­ma hasta en­ton­ces ig­no­ra­do por una ma­yo­ría de nor­te­ame­ri­ca­nos ocu­pó en unos po­cos años el cen­tro de los de­ba­tes de la po­lí­ti­ca nacional. Una se­rie de ac­cio­nes de gran im­pac­to, co­mo la ne­ga­ti­va de Ro­sa Parks a ce­der el asien­to a un hom­bre blan­co en un au­to­bús, fue­ron crean­do las con­di­cio­nes que desem­bo­ca­ron en la Gran Marcha so­bre Was­hing­ton de 1963, con el fa­mo­so Ten­go un sue­ño de Mar­tin Lut­her King. Parks, pun­tua­li­za Pe­li­ca­ric, sa­bía bien lo que ha­cía; era «una ac­ti­vis­ta bien en­tre­na­da en Te­nes­se en las téc­ni­cas de no violencia».

No fue un pa­seo de ro­sas, ex­pli­ca la ex­per­ta a Al­fa y Ome­ga. «La no violencia sig­ni­fi­ca ju­gár­se­la. No bas­ta con agi­tar unas ban­de­ri­tas en la calle». Pa­ra que las ac­cio­nes ten­gan in­ci­den­cia, hay que es­tar dis­pues­to a pa­gar un pre­cio per­so­nal.

Lo que in­cli­nó la ba­lan­za en la lu­cha con­tra la se­gre­ga­ción ra­cial fue la per­sis­ten­cia de mi­les de afro­ame­ri­ca­nos du­ran­te el año lar­go que du­ró el boi­cot a los au­to­bu­ses pú­bli­cos, ca­mi­nan­do lar­gas dis­tan­cias al trabajo hi­cie­ra frío o ca­lor. Con el tiempo, al­gu­nos se im­pa­cien­ta­ron por la fal­ta de re­sul­ta­dos y se pro­du­je­ron es­ci­sio­nes vio­len­tas, pe­ro la in­men­sa ma­yo­ría si­guió com­pro­me­ti­da con los mé­to­dos pa­cí­fi­cos que pro­pug­na­ba el re­ve­ren­do King, a pe­sar del au­men­to la re­pre­sión po­li­cial y de los aten­ta­dos de gru­pos co­mo el Ku Klux Klan. O de las des­me­di­das sen­ten­cias de cár­cel –a ado­les­cen­tes y ni­ños in­clui­dos– por ac­cio­nes de pro­tes­ta co­mo sen­tar­se en me­sas de res­tau­ran­te re­ser­va­das a blan­cos.

Se ne­ce­si­ta cons­tan­cia, pe­ro la es­tra­te­gia no vio­len­ta, a la lar­ga, es el do­ble de efec­ti­va que la ar­ma­da, pro­si­gue Ve­ró­ni­ca Pe­li­ca­ric, ci­tan­do la cé­le­bre investigación de Eri­ca Che­no­wen y Ma­ria J. Stephan (Why Civil Re­sis­tan­ce Works), que exa­mi­na­ron más de 300 re­vo­lu­cio­nes a lo lar­go de un si­glo.

Lo primero es cam­biar el fo­co. «Fra­ca­sa­mos cuan­do pen­sa­mos que te­ne­mos que con­ven­cer a las éli­tes. Es­ta­mos per­dien­do el tiempo, por­que las éli­tes sa­ben exac­ta­men­te lo que quie­ren. A quien te­ne­mos que con­ven­cer es a la gente nor­mal, con­se­guir que sal­gan de la in­di­fe­ren­cia y se mo­vi­li­cen. El po­der re­si­de en las per­so­nas nor­ma­les; lo que pa­sa es que no lo sa­ben».

Esa es la fi­lo­so­fía que si­gue Pa­ce e Be­ne, or­ga­ni-

za­ción fun­da­da por frai­les fran­cis­ca­nos a fi­na­les de los años 80 en res­pues­ta a los en­sa­yos nu­clea­res en el de­sier­to de Ne­va­da, que hoy da apo­yo y for­ma­ción a or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les en cam­pos tan va­ria­dos co­mo la eco­lo­gía, la igual­dad de la mu­jer o la lu­cha con­tra el ra­cis­mo.

Pa­ce e Be­ne re­uni­rá a re­pre­sen­tan­tes de más de 2.000 de esos gru­pos en la Se­ma­na de la No Violencia que or­ga­ni­za­rá en sep­tiem­bre en Was­hing­ton. Se ha­bla­rá de có­mo pre­pa­rar ac­cio­nes que ten­gan real­men­te in­ci­den­cia po­lí­ti­ca y social. Pe­ro an­tes de la es­tra­te­gia –di­ce Pe­li­ca­ric– «in­sis­ti­mos en la im­por­tan­cia de la fuer­za del al­ma. A me­di­da que uno cre­ce en es­pí­ri­tu, ve con ma­yor cla­ri­dad qué ti­po de pro­yec­tos es­tá lla­ma­do a desa­rro­llar», co­mo re­gla ge­ne­ral en su en­torno más pró­xi­mo e in­me­dia­to. En ese ca­mino de «pu­ri­fi­ca­ción in­te­rior», co­mo lo lla­ma la res­pon­sa­ble de Pa­ce e Be­ne, «la per­so­na gana en con­vic­ción y so­li­dez, se vuel­ve co­mo una ro­ca. Por eso Ghan­di de­cía que la no violencia es la fuer­za más gran­de que exis­te so­bre la tie­rra, con ma­yor po­der in­clu­so que un ar­ma nu­clear».

Si­mul­tá­nea­men­te, la or­ga­ni­za­ción es un re­fe­ren­te ecle­sial en EE. UU. en te­mas de paz y desar­me. A la San­ta Se­de ha lle­va­do la pe­ti­ción de que se re­plan­tee la jus­ti­fi­ca­ción de «gue­rra jus­ta», con­cep­to que a jui­cio de Pe­li­ca­ric re­la­ti­vi­za el com­pro­mi­so de la Igle­sia por la paz y que, des­de Juan XXIII –pe­ro es­pe­cial­men­te aho­ra con Fran­cis­co– el ma­gis­te­rio ha co­men­za­do a re­vi­sar.

CNS Yo ten­go un sue­ño

Marcha en Was­hing­ton (Es­ta­dos Uni­dos), en 1963 . En ella, Mar­tin Lut­her King Jr, pro­nun­ció su his­tó­ri­co dis­cur­so

I Con­gre­so No­vio­len­cia Mar­tin Lut­her King

Ra­mesh Shar­ma, Moi­sés Ma­to, Ve­ró­ni­ca Pe­li­ca­ric, Si­ni­sa Sik­man y An­drew Met­he­ven, du­ran­te el I Con­gre­so No­vio­len­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.