En­te­rrar cris­ta­li­tos

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - *Mon­jas Be­ne­dic­ti­nas. Mo­nas­te­rio de San­ta Ma­ría de Carbajal de León

Cuan­do era pe­que­ña ve­ra­neá­ba­mos en un pue­blo de la sie­rra de Ávi­la. Mien­tras los de­más ni­ños ju­ga­ban por el cam­po, me gus­ta­ba re­co­ger cris­ta­li­tos, que nun­ca fal­ta­ban, y en­te­rrar­los. Psi­co­ló­gi­ca­men­te no sé qué in­ter­pre­ta­ción se le pue­de dar a es­ta afi­ción.

Me re­cuer­da el cuen­to de Han­sel y Gre­tel. Los dos her­ma­nos que­dan so­los y aban­do­na­dos en el bos­que sin ras­tro de sus pa­dres y Gre­tel em­pie­za a llo­rar. Han­sel la con­sue­la di­cien­do: «He ido de­jan­do tro­ci­tos de pan a lo lar­go del ca­mino. Solo te­ne­mos que es­pe­rar a que sal­ga la lu­na y ve­re­mos el ca­mino de vuel­ta a ca­sa».

En la vi­da nos vienen mo­men­tos de os­cu­ri­dad. Nos sen­ti­mos per­di­dos por la irrup­ción en nuestra his­to­ria de acon­te­ci­mien­tos des­es­ta­bi­li­zan­tes: en­fer­me­da­des, cri­sis afec­ti­vas, rui­nas eco­nó­mi­cas, muer­tes, di­vi­sio­nes, aban­do­nos, des­pre­cios…

Cuan­do al­go de es­to me ha ocu­rri­do, he te­ni­do que echar mano de esos cris­ta­li­tos que es­tán es­con­di­dos en el cam­po de mi his­to­ria per­so­nal, y des­en­te­rrar­los. Ellos han se­gui­do guian­do mi ca­mino co­mo pe­que­ñas lu­ces de es­tre­llas en una no­che os­cu­ra, me han per­mi­ti­do en­con­trar de nue­vo el equi­li­brio, re­gre­sar a ca­sa.

Mis lu­ce­ci­tas tu­vie­ron siempre que ver con una pre­sen­cia fuer­te de amor de Dios o de los her­ma­nos, que me lle­gó en el mo­men­to ne­ce­sa­rio, in­vi­tán­do­me a un nue­vo mo­do de vi­vir y dán­do­me una es­pe­ran­za que lue­go ha ido cre­cien­do día a día me­dian­te la con­fian­za.

In­ter­ven­ción crea­do­ra y di­ná­mi­ca en mi vi­da. Ex­pe­rien­cias de amor que, en­car­na­das en mi his­to­ria, per­ma­ne­cen en cons­tan­te aper­tu­ra con nuevas in­ter­pre­ta­cio­nes y rea­li­za­cio­nes an­te si­tua­cio­nes con­cre­tas.

Es­to sig­ni­fi­ca que el ayer de mi vi­da no se ha per­di­do, que los cris­ta­li­tos guar­da­dos han flo­re­ci­do en lu­ces de eter­ni­dad.

¿Cuá­les son tus cris­ta­li­tos, lu­ce­ci­tas, mi­gui­tas de pan, tus fuer­tes ex­pe­rien­cias de amor de Dios o de los her­ma­nos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.