Víc­ti­mas y fa­mi­lia­res de re­pre­so­res, uni­dos en Ar­gen­ti­na

ABC - Alfa y Omega - - Opinión -

El do­lor sa­lió a la calle el pa­sa­do sá­ba­do en Bue­nos Ai­res pa­ra con­me­mo­rar el 42º aniver­sa­rio del gol­pe mi­li­tar que ins­tau­ró la dic­ta­du­ra cí­vi­co-mi­li­tar en Ar­gen­ti­na. Las abue­las y ma­dres de la pla­za de Ma­yo exi­gían me­mo­ria y justicia pa­ra sus fa­mi­lia­res des­apa­re­ci­dos. Junto a la enor­me pan­car­ta que lle­va­ban con sus ros­tros, ca­mi­na­ban, también con su do­lor a cues­tas, al­gu­nos hi­jos de los re­pre­so­res. Par­ti­ci­pa­ban por pri­me­ra vez co­mo gru­po en es­ta mo­vi­li­za­ción pa­ra re­co­no­cer y re­cha­zar las tor­tu­ras y ase­si­na­tos or­de­na­dos por sus pa­dres. En la marcha se pe­día que los cul­pa­bles de crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad cum­plan sus ca­de­nas per­pe­tuas en la cár­cel. Pe­ro di­cha reivin­di­ca­ción pa­re­ce in­su­fi­cien­te pa­ra que ter­mi­ne de sa­nar esa ci­ca­triz que aún le due­le a Ar­gen­ti­na, y que atra­vie­sa también a las fa­mi­lias de los re­pre­so­res, di­vi­di­das por có­mo afron­tar el pa­sa­do. Los abra­zos de unos y otros en las ca­lles tal vez sean el co­mien­zo de un nue­vo ca­mino.

EFE/Ja­vier Caa­ma­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.