La des­pro­por­ción de Dios

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - Ma­nuel Ma­ría Bru

El car­de­nal Oso­ro uti­li­za fre­cuen­te­men­te este tér­mino, el de

la des­pro­por­ción de Dios, pa­ra de­sig­nar la parte pro­vi­den­cial des­pro­por­cio­na­da de Dios que se­cun­da la in­su­fi­cien­te pe­ro ne­ce­sa­ria ini­cia­ti­va hu­ma­na. En el Evan­ge­lio hay dos ges­tos em­ble­má­ti­cos de la des­pro­por­ción de Dios: el mi­la­gro de la mul­ti­pli­ca­ción los pa­nes y los pe­ces y el mi­la­gro eu­ca­rís­ti­co de la tran­sus­tan­cia­ción del Jue­ves San­to. Pe­ro la des­pro­por­ción de Dios, ce­le­bra­da li­túr­gi­ca­men­te en la Eu­ca­ris­tía, es vi­vi­da por la Igle­sia to­dos los días y en to­dos los lu­ga­res de la tie­rra.

Cuen­to una his­to­ria real vi­vi­da en Ma­drid. En la cri­sis eco­nó­mi­ca de los años 80, Te­re­sa, ma­dre de cua­tro hi­jos, esposa de un trans­por­tis­ta que se ha­bía que­da­do sin trabajo, acu­dió a los je­sui­tas de la calle Se­rrano, a pe­dir ayu­da. La re­ci­bió el pa­dre Lo­ren­zo Al­me­llo­nes, que di­ri­gía la con­gre­ga­ción ma­ria­na de los kost­kas. Y nos pi­dió a los jó­ve­nes con­gre­gan­tes que in­cor­po­rá­ra­mos a la fa­mi­lia de Te­re­sa, que vi­vía en San Blas, al gru­po de fa­mi­lias que aten­día­mos des­de la ac­ción social de la con­gre­ga­ción. Te­re­sa siempre nos de­cía que en cuanto re­mon­ta­se, se uni­ría a nosotros pa­ra ayu­dar a otros. A los po­cos años el ma­ri­do de Te­re­sa en­con­tró trabajo, y ella, agradecida por la ayu­da re­ci­bi­da, cum­plió su pro­me­sa. Es más, la ac­ción social de la con­gre­ga­ción se le que­dó pe­que­ña, y pu­so en marcha una ini­cia­ti­va de ayu­da a fa­mi­lias ne­ce­si­ta­das y, en­tre otras co­sas, con los años, hi­zo un co­me­dor social en el ba­rrio de San Blas.

Un día, a fi­na­les de los año 90, Te­re­sa se vio muy ago­bia­da, pues po­co a po­co, des­de unas se­ma­nas atrás, los su­mi­nis­tros de ali­men­ta­ción de di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes ha­bían de­ja­do de lle­gar, y no te­nía na­da con que dar a co­mer a sus nu­me­ro­sos co­men­sa­les. El pa­dre Al­me­llo­nes ha­bía fa­lle­ci­do po­cos me­ses an­tes, y el co­me­dor es­ta­ba pre­si­di­do por una fo­to su­ya. Te­re­sa se plan­tó muy tem­prano de­lan­te de la fo­to, y le dijo: «Tú me me­tis­te en es­to, tú me tie­nes que sa­car de este apu­ro. Yo ya no sé qué hacer, pe­ro hoy ten­go que dar de co­mer a mucha gente. A ver co­mo te las apa­ñas». A los cin­co mi­nu­tos, em­pe­zó a so­nar el te­lé­fono, una lla­ma­da tras otra, y a lle­gar ca­mio­nes y fur­go­ne­tas. En dos ho­ras lle­ga­ron ali­men­tos pa­ra las ne­ce­si­da­des del co­me­dor social de va­rios me­ses.

Es­ta es la des­pro­por­ción de Dios: el cris­tiano po­ne su parte, in­su­fi­cien­te, y Dios po­ne la su­ya, des­bor­dan­te. El año pa­sa­do Te­re­sa nos de­jó, y se­gu­ra­men­te des­de el Cie­lo, don­de rei­na el amor des­pro­por­cio­na­do, con el pa­dre Al­me­llo­nes re­cor­da­rá su com­pli­ci­dad en el mi­la­gro del co­me­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.