Jó­ve­nes en la en­cru­ci­ja­da: «Si to­dos ca­llan, ¿gri­ta­rán us­te­des?»

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - An­drés Bel­tra­mo Ál­va­rez Ciu­dad del Va­ti­cano

«Si no gri­tan us­te­des, gri­ta­rán las pie­dras. Así que, ¡de­cí­dan­se!». Un re­to y un desafío. Del Pa­pa a los jó­ve­nes. Lo pro­nun­ció este Do­min­go de Ra­mos, al fi­nal de una am­bi­cio­sa se­ma­na. Ro­ma fue escenario del más in­ten­so de los es­cru­ti­nios a los cua­les se ha so­me­ti­do la Igle­sia ca­tó­li­ca en mu­cho tiempo. Un de­ba­te «con la ca­ra du­ra», co­mo pi­dió Fran­cis­co, del cual sur­gie­ron con­clu­sio­nes crí­ti­cas, in­ci­si­vas y es­pe­ran­za­do­ras. Fue la reunión pre­si­no­dal, que con­vo­có a 300 jó­ve­nes de los cin­co con­ti­nen­tes. Sin mie­do a la cen­su­ra, ellos se in­vo­lu­cra­ron en pri­me­ra per­so­na

«Hacer callar a los jó­ve­nes es una ten­ta­ción que siempre ha exis­ti­do», re­co­no­ció el Pon­tí­fi­ce este do­min­go an­te mi­les en la pla­za de San Pe­dro. «Hay muchas for­mas de tran­qui­li­zar­los pa­ra que no se in­vo­lu­cren, pa­ra que sus sue­ños pier­dan vue­lo y se vuel­van en­so­ña­cio­nes ras­tre­ras, pe­que­ñas, tris­tes. [En­ton­ces] nos ha­ce bien escuchar la res­pues­ta de Je­sús a los fa­ri­seos de ayer y de to­dos los tiem­pos: Si ellos ca­llan, gri­ta­rán las pie­dras», si­guió.

Por eso, lan­zó un desafío: «Que­ri­dos jó­ve­nes: Es­tá en us­te­des no que­dar­se ca­lla­dos. Si los de­más ca­llan, si nosotros los ma­yo­res y los di­ri­gen­tes ca­lla­mos, si el mun­do ca­lla y pier­de ale­gría, les pre­gun­to: ¿Us­te­des gri­ta­rán? Por fa­vor, de­cí­dan­se an­tes de que gri­ten las pie­dras».

Fren­te a él se en­con­tra­ban los de­le­ga­dos del pre­sí­no­do, que tu­vie­ron una se­sión del 19 al 24 de mar­zo en el co­le­gio Ma­ter Ec­cle­siae de Ro­ma. Aun­que la ma­yo­ría eran ca­tó­li­cos, también ha­bía re­pre­sen­tan­tes de otras Igle­sias cris­tia­nas, de otras re­li­gio­nes e in­clu­so ag­nós­ti­cos. No tu­vie­ron pro­ble­mas en con­vi­vir y dis­cu­tir ani­ma­da­men­te con un ob­je­ti­vo: al­can­zar un con­sen­so so­bre la reali­dad juvenil mun­dial que que­de plas­ma­do en un do­cu­men­to es­pe­cí­fi­co. Un tex­to que sir­va de guía pa­ra los obis­pos que par­ti­ci­pa­rán en el Sí­no­do de oc­tu­bre pró­xi­mo en el Va­ti­cano.

Una de­cla­ra­ción rea­lis­ta, no re­bel­de

¿El re­sul­ta­do? Una de­cla­ra­ción rea­lis­ta pe­ro no re­bel­de. En otros tiem­pos ha­bría si­do to­ma­da co­mo un desaho­go im­per­ti­nen­te y, qui­zás, ha­bría si­do cen­su­ra­da. Aho­ra, aun­que lla­mó la aten­ción, no desató po­lé­mi­cas. «Los jó­ve­nes de hoy an­he­lan una Igle­sia au­tén­ti­ca», es­cri­bie­ron en el men­sa­je fi­nal, en­tre­ga­do al Pa­pa por dos jó­ve­nes pa­na­me­ños. Un ges­to sim­bó­li­co de ca­ra a la pró­xi­ma Jor­na­da Mun­dial de la Ju­ven­tud pre­vis­ta pa­ra enero de 2019 en ese país de Cen­troa­mé­ri­ca.

«Que­re­mos de­cir, es­pe­cial­men­te a la je­rar­quía de la Igle­sia, que de­be ser una co­mu­ni­dad trans­pa­ren­te, aco­ge­do­ra, ho­nes­ta, atrac­ti­va, co­mu­ni­ca­ti­va, ase­qui­ble, ale­gre e in­ter­ac­ti­va. Una Igle­sia creí­ble es aque­lla que no tie­ne mie­do de mos­tra­se vul­ne­ra­ble. La Igle­sia de­be ser sin­ce­ra en ad­mi­tir sus erro­res presentes y pa­sa­dos, que sea una Igle­sia con­for­ma­da por per­so­nas ca­pa­ces de equi­vo­car­se», aña­dió.

Abor­da­ron también asun­tos de­li­ca­dos, co­mo los abu­sos se­xua­les y los ma­los usos del po­der y del di­ne­ro. Los jó­ve­nes pi­die­ron que se for­ta­lez­ca la po­lí­ti­ca de to­le­ran­cia ce­ro ha­cia los abu­sos den­tro de sus ins­ti­tu­cio­nes. Así, pre­ci­sa­ron, «su hu­mil­dad sin du­da au­men­ta­rá su cre­di­bi­li­dad fren­te al mun­do juvenil». Y es­ta­ble­cie­ron: «Si la Igle­sia ac­túa de es­ta ma­ne­ra, en­ton­ces se di­fe­ren­cia­rá de otras ins­ti­tu­cio­nes y au­to­ri­da­des de las cua­les los jó­ve­nes, en su ma­yo­ría, ya des­con­fían».

El tex­to fi­nal in­clu­yó también las apor­ta­cio­nes de más de 15.000 per­so­nas que se su­ma­ron a seis gru­pos idio­má­ti­cos abier­tos en las re­des so­cia­les. Un es­fuer­zo ti­tá­ni­co que lo­gró lle­var la dis­cu­sión a un uni­ver­so aún más re­pre­sen­ta­ti­vo.

Abor­dar te­mas con­tro­ver­ti­dos

«Los jó­ve­nes tie­nen muchas pre­gun­tas acer­ca de la fe, pe­ro desean res­pues­tas que no es­tén di­lui­das o que ha­gan uso de fór­mu­las pre­fa­bri­ca­das. Nosotros, la Igle­sia joven, pe­di­mos a nuestros lí­de­res ha­blar en tér­mi­nos prác­ti­cos acer­ca de te­mas con­tro­ver­ti­dos co­mo la ho­mo­se­xua­li­dad y cues­tio­nes de gé­ne­ro, so­bre las cua­les ya los jó­ve­nes dis­cu­ten li­bre­men­te sin ta­bú», es­cri­bie­ron más ade­lan­te.

Re­co­no­cie­ron que la Igle­sia es vista a me­nu­do «en con­tra de la cien­cia», por ello lla­ma­ron a te­ner un diá­lo­go más flui­do con la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca. «La Igle­sia también de­be­ría preo­cu­par­se por cues­tio­nes am­bien­ta­les, es­pe­cial­men­te la con­ta­mi­na­ción. Desea­mos ver una Igle­sia em­pá­ti­ca y en sa­li­da ha­cia quie­nes es­tán en las pe­ri­fe­rias, los per­se­gui­dos y los po­bres», aña­die­ron.

También plan­tea­ron pro­ble­mas que pa­de­cen to­dos los días. Co­mo la por­no­gra­fía, que «per­vier­te la percepción que el joven tie­ne de la pro­pia se­xua­li­dad». El abu­so de la tecnología, que «crea una reali­dad pa­ra­le­la en­ga­ño­sa» e «ig­no­ra la dig­ni­dad hu­ma­na». O el ciberacoso y los ata­ques con­tra los me­no­res en in­ter­net.

Ex­pre­sa­ron su de­seo de ver más fi­gu­ras fe­me­ni­nas de re­fe­ren­cia en la Igle­sia, de com­pro­me­ter­se en ac­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas, ci­vi­les y hu­ma­ni­ta­rias, de ser in­vo­lu­cra­dos en la to­ma de de­ci­sio­nes a to­dos los ni­ve­les de la es­truc­tu­ra ecle­sial. In­clu­so so­li­ci­ta­ron «una co­mi­sión an­te el Va­ti­cano».

En re­su­men, pi­die­ron es­cu­cha e in­clu­sión. Por­que quie­ren ser «pre­sen­cia ale­gre, en­tu­sias­ta y mi­sio­ne­ra den­tro de la Igle­sia». Desean con­ver­tir­se en «una voz pro­mi­nen­te y crea­ti­va». Una crea­ti­vi­dad po­ten­cial en la música, la li­tur­gia y las ar­tes; pe­ro una pre­sen­cia aún sin ex­plo­rar. Por­que, co­mo ellos mis­mos cons­ta­ta­ron, mu­chos as­pec­tos de la Igle­sia «si­guen do­mi­na­dos por sus miem­bros ma­yo­res».

AFP Pho­to / Ti­zia­na Fa­bi

El Pa­pa Fran­cis­co po­sa pa­ra un sel­fi con jó­ve­nes el Do­min­go de Ra­mos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.