Vuel­ve el cine de Se­ma­na San­ta

ABC - Alfa y Omega - - Cultura - Juan Ore­lla­na

Af­firm Films, la di­vi­sión cris­tia­na de Sony, de­vuel­ve a la car­te­le­ra de Se­ma­na San­ta su an­ti­guo ca­rác­ter re­li­gio­so con es­ta pe­lí­cu­la de An­drew Hyatt, el di­rec­tor de Lle­na de gra­cia (2015). El tí­tu­lo es po­co acer­ta­do por su im­pre­ci­sión y po­co co­mer­cial por su evo­ca­ción al cine bí­bli­co de car­tón pie­dra. De he­cho, el fil­me no es un bio­pic de san Pa­blo, sino una na­rra­ción del pro­ce­so de ges­ta­ción del tex­to de los He­chos de los Após­to­les. Un se­xa­ge­na­rio Pa­blo de Tar­so (Ja­mes Faulk­ner y Yor­gos Ka­ra­mihos en sus es­ce­nas de joven) es­tá pre­so en la cár­cel Ma­mer­ti­na por or­den del em­pe­ra­dor Ne­rón, acu­sa­do de li­de­rar el in­cen­dio de Ro­ma ma­li­cio­sa­men­te atri­bui­do a los cris­tia­nos. San Lu­cas (Jim Ca­vie­zel), de­ci­di­do a re­la­tar la vi­da del após­tol, via­ja a Ro­ma con la in­ten­ción de vi­si­tar­le en la cár­cel y de es­ta forma es­cri­bir jun­tos el do­cu­men­to. Es­tas vi­si­tas noc­tur­nas son clan­des­ti­nas y de al­to ries­go, da­da la de­li­ran­te per­se­cu­ción de Ne­rón a los seguidores de Cris­to. La co­mu­ni­dad cris­tia­na de Ro­ma, li­de­ra­da por Aqui­la (John Lynch) y Pris­ci­lla (Joan­ne Wha­lley), aco­ge a san Lu­cas en unos mo­men­tos de an­gus­tia y mar­ti­rios co­lec­ti­vos sin tre­gua. La his­to­ria se com­pli­ca cuan­do el co­man­dan­te de la Le­gión Mau­ri­cius (Olivier Mar­ti­nez), res­pon­sa­ble de la cár­cel, des­cu­bre esas ci­tas noc­tur­nas cu­ya fi­na­li­dad no aca­ba de en­ten­der.

La pe­lí­cu­la tie­ne el acier­to de com­bi­nar la ri­que­za de su con­te­ni­do teo­ló­gi­co y de fe, con una tra­ma de sus­pen­se e in­tri­ga muy bien lle­va­da. De he­cho, se en­tre­la­zan por lo me­nos tres ni­ve­les ar­gu­men­ta­les di­fe­ren­tes. Por un lado, las con­ver­sa­cio­nes en­tre Pa­blo y Lu­cas, que nos brin­dan al­gu­nos de los ver­sícu­los más be­llos de los He­chos de los Após­to­les y de las car­tas pau­li­nas. En un se­gun­do ni­vel, se re­la­tan las di­vi­sio­nes en el seno de la pri­mi­ti­va Igle­sia ro­ma­na con mo­ti­vo de qué res­pues­ta dar a la re­pre­sión del em­pe­ra­dor. Es­ta tra­ma nos re­cuer­da a la pe­lí­cu­la La Mi­sión, de Ro­land Jof­fé, con la dis­yun­ti­va en­tre res­pon­der con violencia o su­frir martirio en el amor. Por úl­ti­mo, el guio­nis­ta nos in­tro­du­ce en el dra­ma per­so­nal y fa­mi­liar de Mau­ri­cius y su mu­jer Iré­ni­ca, mar­ca­dos por la en­fer­me­dad de su hi­ja, Cae­lia.

Acen­tos pa­ra el si­glo XXI

El re­sul­ta­do es un tes­ti­mo­nio fíl­mi­co de al­gu­na de las ver­da­des más sig­ni­fi­ca­ti­vas del cristianismo y de la fe. Lo más in­tere­san­te es que los acen­tos es­tán pues­tos en aque­llas co­sas más re­le­van­tes pa­ra la si­tua­ción del hom­bre del si­glo XXI, y con la mi­ra­da pues­ta en los cris­tia­nos per­se­gui­dos hoy en tan­tos lu­ga­res del mun­do.

Des­de el pun­to de vista ci­ne­ma­to­grá­fi­co, es­ta­mos an­te un ejem­plar de cine bí­bli­co y pé­plum, pe­ro muy moderno en su pues­ta en es­ce­na, en su tra­ta­mien­to fo­to­grá­fi­co y en su mon­ta­je. San Pa­blo es­tá ex­ce­len­te­men­te in­ter­pre­ta­do por un Faulk­ner que sabe im­pri­mir fuer­za y co­ra­je a su an­ciano per­so­na­je, así co­mo ca­ri­dad y con­ten­ción. Jim Ca­vie­zel no pue­de evi­tar re­cor­dar a su in­ter­pre­ta­ción de Cris­to en la cin­ta de Gib­son. Y Olivier Mar­ti­nez es­tá sen­ci­lla­men­te so­ber­bio, so­bre todo en la se­gun­da mi­tad del fil­me. Una pe­lí­cu­la im­pres­cin­di­ble pa­ra es­ta Se­ma­na San­ta.

Fo­tos: Sony Pic­tu­res

San Pa­blo (Ja­mes Fa­luk­ner) y Mau­ri­cius (Olivier Mar­ti­nez) pro­ta­go­ni­zan al­gu­nas de las es­ce­nas más in­tere­san­tes del fil­me

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.