Nues­tras víc­ti­mas

Ni las me­jo­res prác­ti­cas im­pe­di­rán al­gún ca­so de abu­sos. Lo inad­mi­si­ble se­ría que se per­pe­tua­ra el en­cu­bri­mien­to

ABC - Alfa y Omega - - Editoriales -

Lo de­ci­si­vo no es el da­ño a la repu­tación a la Igle­sia ni que es­tos es­cán­da­los eclip­sen la la­bor de mul­ti­tud de cris­tia­nos com­pro­me­ti­dos. «Si un miem­bro su­fre, to­dos sufren con él». Con es­ta fra­se de san Pa­blo a los co­rin­tios ex­pli­ca­ba el Pa­pa en su Car­ta al Pue­blo de Dios por qué no po­de­mos no llo­rar con las víc­ti­mas del «abu­so se­xual, de po­der y de con­cien­cia» en ám­bi­tos ecle­sia­les. Si exis­tía la ten­ta­ción de res­pon­der que el in­for­me del gran ju­ra­do de Pen­sil­va­nia se re­fie­re bá­si­ca­men­te a he­chos ya co­no­ci­dos (la no­ve­dad es el re­la­to de los so­bre­vi­vien­tes), Francisco ha res­pon­di­do que hay he­ri­das que «nun­ca des­apa­re­cen».

No po­cas Iglesias lo­ca­les han ac­tua­do con de­ci­sión y han lo­gra­do una dis­mi­nu­ción drás­ti­ca en el nú­me­ro de ca­sos. El je­sui­ta Hans Zoll­ner, pun­tal va­ti­cano en la ma­te­ria, ha di­cho a Ser­vi­me­dia que Es­pa­ña ha­ría bien en to­mar no­ta de esos ejem­plos. Pe­ro ni las me­jo­res prác­ti­cas im­pe­di­rán que si­ga pro­du­cién­do­se al­gu­na agre­sión. Lo inad­mi­si­ble se­ría que se per­pe­tua­ra el en­cu­bri­mien­to. Por eso la car­ta del Pa­pa apun­ta al cle­ri­ca­lis­mo, que «ge­ne­ra una es­ci­sión en el cuer­po ecle­sial» y crea es­pa­cios de im­pu­ni­dad.

En ple­na tor­men­ta, Francisco via­ja­ba a Ir­lan­da, el país has­ta aho­ra más azo­ta­do por es­tos es­cán­da­los, dis­pues­to a co­ger el to­ro por los cuer­nos aun­que ello le obli­ga­ra a sa­lir­se de la agen­da pre­vis­ta pa­ra el En­cuen­tro Mun­dial de las Fa­mi­lias. Lo que na­die po­día ima­gi­nar es la ju­ga­rre­ta que le te­nían pre­pa­ra­da sus crí­ti­cos in­ter­nos con la pu­bli­ca­ción or­ques­ta­da en va­rios paí­ses de una car­ta acu­sa­to­ria del ex­nun­cio en Washington. La res­pues­ta fren­te a es­ta pe­que­ña pe­ro in­flu­yen­te mi­no­ría, aho­ra hi­pó­cri­ta­men­te re­agru­pa­da ba­jo la ban­de­ra de los abu­sos, no de­be ser en­trar en po­lé­mi­cas cai­ni­tas. Más efi­caz es con­ti­nuar en la lí­nea de las re­for­mas pa­ra se­guir me­jo­ran­do la for­ma­ción afec­ti­vo­se­xual en los se­mi­na­rios y fo­men­tan­do una ma­yor pre­sen­cia en los ór­ga­nos de de­ci­sión de la Igle­sia de los lai­cos (en par­ti­cu­lar, de mu­je­res). Im­plan­tar una cul­tu­ra de trans­pa­ren­cia y ren­di­ción de cuen­tas es por su­pues­to esen­cial. Pe­ro lo más acu­cian­te es po­ner en el cen­tro de la vi­da de la Igle­sia la ley su­pre­ma de la ca­ri­dad. Una ley que no nos per­mi­te que­dar­nos in­di­fe­ren­tes an­te el gri­to de do­lor de las víc­ti­mas, sobre to­do cuan­do son nues­tras víc­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.