Esa mon­ta­ña im­po­nen­te

ABC - Alfa y Omega - - La Foto - Ignacio Uría @Ig­na­cio_U­ria

Co­va­don­ga es una mon­ta­ña única. No so­lo por su be­lle­za –que tam­bién– sino por su vin­cu­la­ción a la fe y a la his­to­ria de Es­pa­ña. En 2018 se con­me­mo­ran tres aniver­sa­rios gran­des re­la­cio­na­dos con ese en­cla­ve as­tur don­de la Vir­gen Ma­ría se apa­re­ció a las fuer­zas cris­tia­nas. El pri­me­ro, el ini­cio de la re­be­lión con­tra los mu­sul­ma­nes en el 718, acan­to­na­dos en Gi­jón a las ór­de­nes del gobernador Mu­nu­za (que, por cier­to, cuen­ta con una ca­lle en esa vi­lla). Don Pe­la­yo y otros no­bles as­tu­ria­nos se con­ju­ra­ron con­tra los in­va­so­res en Can­gas de Onís, a los pies de Co­va­don­ga. ¿La ex­cu­sa? Los im­pues­tos que de­bían pa­gar (hay co­sas que no cam­bian). Cua­tro años más tar­de, en 722, co­men­zó la Re­con­quis­ta. 1.300 años nos con­tem­plan.

Es­te año se cum­plen otros dos cen­te­na­rios. Uno es la crea­ción del pri­mer par­que na­cio­nal de Es­pa­ña, ini­cia­ti­va del mar­ques de Vi­lla­vi­cio­sa, el gi­jo­nés Pe­dro Pidal. Po­lí­ti­co, geó­gra­fo, es­cri­tor y mon­ta­ñe­ro, Pidal co­ro­nó el Naranjo de Bul­nes antes que na­die y tam­bién ga­nó nues­tra primera me­da­lla olím­pi­ca: pla­ta en ti­ro en los Jue­gos de Pa­rís 1900. Co­mo buen ca­za­dor, le preo­cu­pa­ba la con­ser­va­ción del en­torno na­tu­ral, por lo que im­pul­só una mo­der­ní­si­ma ley sobre es­pa­cios na­tu­ra­les con el apo­yo de Al­fon­so XIII. Gra­cias a esa nor­ma na­ció el Par­que Na­cio­nal de la Mon­ta­ña de Co­va­don­ga (hoy, Pi­cos de Eu­ro­pa), el pri­me­ro en Es­pa­ña. La de­no­mi­na­ción na­cio­nal evo­ca tan­to a la na­ción co­mo a los na­cio­na­les; es de­cir, a los es­pa­ño­les por­que las re­ser­vas na­tu­ra­les iban a per­te­ne­cer­les a ellos. En cier­to mo­do, se tra­tó de una crea­ción pa­trió­ti­ca.

Tam­bién san Juan Pa­blo II se re­fie­ro a la pa­tria cuan­do vi­si­tó Co­va­don­ga en 1989. En la San­ta Cue­va pi­dió que la Igle­sia vi­vie­se en ver­da­de­ra co­mu­nión y, tras leer una ora­ción es­cri­ta por él mis­mo, per­ma­ne­ció 14 mi­nu­tos en ora­ción an­te la San­ti­na. En la Misa pos­te­rior afir­mó que Co­va­don­ga cons­ti­tuía «una de las pri­me­ras pie­dras de Eu­ro­pa […]. El reino cris­tiano na­ci­do en es­tas mon­ta­ñas de­fi­nió una ma­ne­ra de vi­vir y de ex­pre­sar la exis­ten­cia ba­jo la ins­pi­ra­ción del Evan­ge­lio».

Por úl­ti­mo, en 2018 se ce­le­bra un si­glo de la co­ro­na­ción de la Vir­gen de Co­va­don­ga. Al cen­te­na­rio lo acom­pa­ña un Ju­bi­leo que me­re­ce la pe­na ga­nar por­que, se­gún ex­pli­ca el ar­zo­bis­po de Oviedo, fray Jesús Sanz: «Ma­ría es rei­na de nues­tro bien y de nues­tra paz. No es una ex­tra­ña […] sino que así co­ro­na­da es­tá a fa­vor de la vi­da y del des­tino al que nos ha lla­ma­do el Se­ñor pa­ra nues­tra hu­mil­de fe­li­ci­dad y eter­na di­cha».

Pa­la­bras si­mi­la­res es­cu­cha­rá Fe­li­pe VI cuan­do vi­si­te Co­va­don­ga es­te sá­ba­do, fes­ti­vi­dad de la Vir­gen y día de As­tu­rias. Jus­ta­men­te un si­glo antes, Al­fon­so XIII par­ti­ci­pó en aque­lla co­ro­na­ción, a la que tam­bién asis­tió Pe­dro Pidal.

En Co­va­don­ga se unen la his­to­ria, la na­tu­ra­le­za y la fe. Por eso vi­si­tar­la re­nue­va el es­pí­ri­tu.

Pixabay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.