Siem­pre jun­to a Pe­dro

Car­ta del car­de­nal Oso­ro

ABC - Alfa y Omega - - Portada - +Car­los Card. Oso­ro Ar­zo­bis­po de Ma­drid

El ar­zo­bis­po de Ma­drid ma­ni­fies­ta su «uni­dad con el Su­ce­sor de Pe­dro» y ad­vier­te fren­te a «vo­ces dis­cor­dan­tes» que bus­can «lo su­yo» y no son «del Se­ñor».

Las vo­ces dis­cor­dan­tes, cuan­do son pa­ra bus­car lo su­yo, no las es­cu­cha na­die y, si al­guien lo ha­ce en un pri­mer mo­men­to, en­se­gui­da se da cuen­ta de que es una voz ex­tra­ña y su co­ra­zón y oí­do pron­to le ha­cen caer en la cuen­ta de que esa no es la voz del Se­ñor que nos lla­ma siem­pre a la uni­dad, a la paz, a crear la gran fa­mi­lia de los hi­jos de Dios

Ha­ce unos días es­cri­bía en mi cuen­ta de Twit­ter: «Pa­pa Fran­cis­co, eres va­lien­te en des­ve­lar la ver­dad del Evan­ge­lio y man­te­ner vi­va la mi­sión de la Igle­sia: de­jas en­trar, de­vuel­ves dig­ni­dad, eres po­bre y es­tás con los po­bres, abres los ojos pa­ra ver, pi­des per­dón. Re­za­mos por ti». En es­ta lí­nea, es­ta se­ma­na quie­ro ma­ni­fes­ta­ros al­go que lle­vo en el co­ra­zón siem­pre: la Igle­sia de la que so­mos miem­bros o es­tá uni­da a Pe­dro –y hoy Pe­dro es Fran­cis­co– o pier­de su iden­ti­dad. Aque­lla que Nues­tro Se­ñor Je­su­cris­to qui­so dar­le des­de el prin­ci­pio: so­mos un Cuer­po con mu­chos miem­bros y ca­da uno de ellos tie­ne su fun­ción, pe­ro quien da uni­dad en su esen­cia, en el amor, la fi­de­li­dad y la vi­si­bi­li­dad en es­te mun­do de la mi­sión que el mis­mo Se­ñor le en­tre­gó, es el Su­ce­sor de Pe­dro.

Des­de el ini­cio de su pon­ti­fi­ca­do, el Pa­pa Fran­cis­co nos ha da­do ejem­plo con su vi­da de có­mo el Se­ñor nos ha ele­gi­do y nos ha he­cho miem­bros vi­vos de la Igle­sia. Nos es­tá mos­tran­do con su ac­tuar y con sus pa­la­bras que «el que odia es ho­mi­ci­da y no lle­va vi­da sino muer­te». Lo ha­ce re­ga­lan­do mi­se­ri­cor­dia y po­nién­do­nos en la ver­dad an­te to­das las in­to­xi­ca­cio­nes, pe­ca­dos, in­fi­de­li­da­des y abu­sos que apa­re­cen en el mun­do y tam­bién en al­gu­nos miem­bros de la Igle­sia.

¡Qué es­pe­ran­za y ale­gría en­gen­dras en nues­tro co­ra­zón al ver­te dan­do vi­da siem­pre en tus en­cuen­tros, por ejem­plo en el que ha­ce muy po­cos días has te­ni­do en Ir­lan­da con las fa­mi­lias! Gra­cias, Pa­pa Fran­cis­co, por­que con tu com­por­ta­mien­to, in­clu­so con quie­nes se manifiestan contrarios, siem­pre das esa res­pues­ta que so­la­men­te se pue­de dar cuan­do uno vi­ve lo que nos di­ce san Juan: «He­mos co­no­ci­do el amor: en que Él dio su vi­da por no­so­trows. Tam­bién no­so­tros de­be­mos dar nues­tra vi­da por los her­ma­nos».

Ade­más, Pa­pa Fran­cis­co, en tu mi­nis­te­rio pe­trino nos es­tás en­se­ñan­do a res­pon­der a es­ta pre­gun­ta: ¿có­mo se cu­ran las he­ri­das que apa­re­cen en la vi­da de los hom­bres? Se cu­ran cuan­do so­mos ca­pa­ces de de­jar­nos lle­var por el amor de Cris­to, cuan­do so­mos su luz, sus ma­nos, su co­ra­zón, sus pies. Es así co­mo cu­ra­mos. No lo ha­ce­mos des­de una ver­sión ideo­ló­gi­ca de la fe que res­pon­de a gus­tos per­so­na­les, sino des­de un se­gui­mien­to ra­di­cal de Je­su­cris­to, has­ta dar la vi­da por quien es di­fe­ren­te y es ca­paz de vi­vir y de­cir co­mo Él des­de la Cruz: «Per­dó­na­los que no sa­ben lo que ha­cen». Gra­cias, Pa­pa Fran­cis­co, por­que nos pro­po­nes siem­pre de­cir al Se­ñor: «Aquí es­toy», es el ges­to de Ma­ría nues­tra Ma­dre. Nos en­se­ñas a mi­rar co­mo Ella y a que pal­pi­te nues­tro co­ra­zón al uní­sono de su co­ra­zón. Cuan­do le de­ci­mos al Se­ñor: «Aquí es­toy», ha­ce­mos sus obras y es­ta­mos apren­dien­do jun­to a Pe­dro, jun­to a ti, Pa­pa Fran­cis­co, a sol­tar ca­de­nas in­jus­tas, desatar co­rreas del yu­go, li­be­rar al opri­mi­do, sa­ciar el al­ma del afli­gi­do, par­tir el pan con el ham­brien­to, hos­pe­dar al po­bre sin te­cho, cu­brir al des­nu­do… A nun­ca de­sen­ten­der­nos de los nues­tros que son to­dos los hom­bres. Es­to pue­de in­co­mo­dar­nos, por­que nos ha­ce sa­lir de no­so­tros mis­mos y po­ner­nos an­te el Se­ñor. Cuan­do que­re­mos vi­vir sin mo­ver­nos, sin cam­biar, co­mo si na­da es­tu­vie­ra pa­san­do en nues­tro mun­do, sin cam­biar nues­tro co­ra­zón y nues­tra mi­ra­da, mo­les­ta. Pe­ro si so­mos sin­ce­ros con no­so­tros mis­mos y po­ne­mos la vi­da a la luz del Se­ñor, he­mos de agra­de­cer­te que nos lo re­cuer­des y que nos di­gas que ha de ser «el Se­ñor el que nos guíe siem­pre».

El amor de Dios es mi­se­ri­cor­dio­so, y ese amor nos juz­ga. Pa­pa Fran­cis­co, nos lo ha­ces ver con tu pre­sen­cia en­tre no­so­tros, con tus reac­cio­nes, con tus de­ci­sio­nes... En to­dos los que en­con­tra­mos, nos ha­ces ver que son ros­tros y lla­gas de Cris­to. ¡Cuán­to bien nos ha­ces y có­mo agra­de­ce­mos te­ner buen guía! ¡Qué pa­cien­cia tie­nes pa­ra re­unir­nos y mos­trar­nos que nos en­ri­que­ce­mos unos a otros y que na­die so­bra en la Igle­sia! ¡Qué for­ta­le­za ma­ni­fies­tas cuan­do no te arre­dras an­te las di­fi­cul­ta­des! Gra­cias.

Con­ti­go co­mo Su­ce­sor de Pe­dro y con to­dos, sin ex­cluir a na­die, ha­ce­mos po­si­ble que otros pue­dan de­cir: «Yo co­mo ellos». Si­gue ayu­dán­do­nos. Las vo­ces dis­cor­dan­tes, cuan­do son pa­ra bus­car lo su­yo, no las es­cu­cha na­die y, si al­guien lo ha­ce en un pri­mer mo­men­to, en­se­gui­da se da cuen­ta de que es una voz ex­tra­ña y su co­ra­zón y oí­do pron­to le ha­cen caer en la cuen­ta de que esa no es la voz del Se­ñor que nos lla­ma siem­pre a la uni­dad, a la paz, a crear la gran fa­mi­lia de los hi­jos de Dios. Con­ti­go, Pa­pa Fran­cis­co, per­ci­bi­mos có­mo Pe­dro si­gue guian­do a la Igle­sia.

Ma­ni­fes­te­mos nues­tra uni­dad con el Su­ce­sor de Pe­dro, el Pa­pa Fran­cis­co, que nos es­tá in­vi­tan­do a te­ner un en­cuen­tro abier­to con Cris­to y así ir adon­de y co­mo es­tán hoy los hom­bres.

AFP Photo/ Os­ser­va­to­re Ro­mano

El Pa­pa Fran­cis­co jun­to al car­de­nal Oso­ro du­ran­te una reunión pre­pa­ra­to­ria del Sí­no­do de los obis­pos so­bre los jó­ve­nes, en ma­yo de 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.