No nos es­pan­te­mos

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - Jo­sé Luis Res­tán

Ave­ces las si­tua­cio­nes en­ve­ne­na­das, que nos pa­re­cen co­mo un la­be­rin­to, re­quie­ren res­pues­tas sen­ci­llas (que no sim­ples) que nos per­mi­tan re­co­brar la ver­dad ori­gi­nal que se ha ido di­fu­mi­nan­do en­tre tan­ta tram­pa y tan­to rui­do. Lo he pen­sa­do al leer sen­dos co­men­ta­rios so­bre el mo­men­to ecle­sial que atra­ve­sa­mos, es­pe­cial­men­te tras el ale­ga­to del ex­nun­cio en Was­hing­ton, Car­lo Vi­ga­nò, y su es­tra­fa­la­ria pe­ti­ción de di­mi­sión al Pa­pa Fran­cis­co.

El pri­mer apun­te pro­ce­de del nue­vo pre­fec­to pa­ra las Cau­sas de los San­tos, Án­ge­lo Bec­ciu, que al re­gre­sar de sus va­ca­cio­nes en Cer­de­ña, su tie­rra de ori­gen, con­fe­sa­ba ha­ber vis­to mu­cho des­con­cier­to en el pue­blo sen­ci­llo por es­tos he­chos, y al mis­mo tiem­po re­cor­da­ba la cer­te­za que él mis­mo ha­bía asi­mi­la­do des­de ni­ño, cre­cien­do den­tro de ese pue­blo: «Al Pa­pa se le ama has­ta el fi­nal; de él se re­ci­ben y aco­gen to­das sus in­di­ca­cio­nes y pa­la­bras… si nos man­te­ne­mos uni­dos al Pa­pa, la Igle­sia se sal­va­rá, si por el con­tra­rio se crean di­vi­sio­nes, des­gra­cia­da­men­te su­fri­rá gra­ves con­se­cuen­cias». Se­gu­ra­men­te no ha­ce fal­ta un tí­tu­lo de la Gre­go­ria­na pa­ra de­cir es­tas co­sas, pe­ro en medio de es­ta trom­ba me­diá­ti­ca, en la que ha­cen su agos­to arri­bis­tas de dis­tin­to pe­la­je, es­cu­char­las nos per­mi­te res­pi­rar el sen­sus fi­dei del pue­blo sen­ci­llo, que siem­pre ha iden­ti­fi­ca­do la se­gu­ri­dad del ca­mino con la uni­dad con el Su­ce­sor de Pe­dro, más allá de es­ti­los per­so­na­les y cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas.

El se­gun­do co­men­ta­rio ha lle­ga­do de un hom­bre tan de­li­ca­do co­mo cur­ti­do en las aguas pro­ce­lo­sas de la co­mu­ni­ca­ción, el je­sui­ta Fe­de­ri­co Lom­bar­di, que aplau­de la in­ten­ción del Pa­pa de no de­jar­se arras­trar al ba­rro de una es­pi­ral de dispu­tas y acu­sa­cio­nes vio­len­tas que so­lo con­du­ci­ría a nue­vas di­vi­sio­nes y a in­fli­gir un pro­fun­do da­ño a la Igle­sia. Lom­bar­di aña­de que no de­be­ría­mos es­pan­tar­nos de que en la vi­da de la Igle­sia apa­rez­can es­tas di­fi­cul­ta­des y mo­men­tos de ten­sión, que han exis­ti­do siem­pre a lo lar­go de la his­to­ria, y se­gui­rán pro­du­cién­do­se en el fu­tu­ro. Co­mo ha di­cho quien fue­ra por­ta­voz del Va­ti­cano, no de­be­ría­mos caer en la ilu­sión de que la Igle­sia es «un Pa­raí­so en la tie­rra». Más bien, co­mo de­cía san Ber­nar­do a sus mon­jes, la Igle­sia es un cam­po de la­bran­za, y en ella cre­ce tam­bién la ma­la hier­ba.

Es un mo­men­to que re­cla­ma a ca­da uno asu­mir su ver­da­de­ro pro­ta­go­nis­mo en la Igle­sia, que con­sis­te so­bre to­do en vi­vir y co­mu­ni­car la fe en pri­me­ra per­so­na, y eso im­pli­ca tam­bién su­frir por el mal que pue­da sur­gir en ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.