Re­zan­do voy

ABC - Alfa y Omega - - Editoriales -

Por que­rer ser efi­caz y apro­ve­char el tiem­po, es­ta ma­ña­na mien­tras ha­cía co­sas do­més­ti­cas me he pues­to a es­cu­char Re­zan­do voy. Con el rui­do de los vasos, pen­dien­te de una re­ce­ta, oía lo que te­nía de fon­do pe­ro no es­cu­cha­ba, tal vez al­gu­na pa­la­bra suel­ta me lle­ga­ba. Me sen­tía mal, co­mo cuan­do que­das pa­ra ha­blar con un ami­go de al­go es­pe­cial y mien­tras él ha­bla tú es­tás más pen­dien­te del re­loj, del mó­vil, de tus pro­pios pro­ble­mas. De­jé lo que es­ta­ba ha­cien­do, me sen­té y me dis­pu­se a es­cu­char con to­da la aten­ción Re­zan­do voy sin ha­cer nin­gu­na otra co­sa. Si im­por­tan­te es es­cu­char a un ami­go, ¿qué de­cir del Pa­dre? Re­zar pa­ra mí no es so­lo re­pe­tir ora­cio­nes sino, so­bre to­do, dia­lo­gar, lo cual no se pue­de ha­cer de cual­quier ma­ne­ra. Diez mi­nu­tos du­ra Re­zan­do voy. Pa­ra mí, el me­jor mo­men­to del día, qué me­nos que ha­cer­lo po­nien­do to­da mi aten­ción.

Maite B. Pérez Ma­ja­dahon­da (Ma­drid)

AFP Photo/Luis Ro­ba­yo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.