El cu­ra que cam­bió las ar­mas por li­bros

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - Cris­ti­na Sán­chez Agui­lar

El Pa­pa vi­si­ta­rá es­te sá­ba­do la dió­ce­sis de Palermo con mo­ti­vo del 25 aniver­sa­rio de la muer­te del bea­to Pu­gli­si, ase­si­na­do a ba­la­zos en la puer­ta de su ca­sa el día de su 56 cum­plea­ños por arran­car a los ni­ños de las fi­las de la ma­fia y de­vol­ver la dig­ni­dad a sus fa­mi­lias

To­dos los días 2 de sep­tiem­bre, los lí­de­res de la ‘Ndrang­he­ta –la ma­fia ca­la­bre­sa– acu­den pia­do­sos a ve­ne­rar a la Ma­don­na di Pol­si, pa­tro­na de la lo­ca­li­dad de San Lu­ca. Es de do­mi­nio pú­bli­co que du­ran­te es­ta ce­le­bra­ción se­llan pac­tos, se­ña­lan a sus nue­vos enemigos y es­ta­ble­cen la ho­ja de ru­ta cri­mi­nal del año si­guien­te. Al me­nos, así ha si­do du­ran­te años, aun­que la vía li­bre se ha vis­to obs­ta­cu­li­za­da des­de que mon­se­ñor Fran­ces­co Oliva, obis­po de la dió­ce­sis de Lo­cri-Ge­ra­ce, ha to­ma­do me­di­das pa­ra evi­tar que si­gan cam­pan­do a sus an­chas por el san­tua­rio. «El uso in­de­bi­do de la ima­gen de la Vir­gen y su ex­plo­ta­ción por par­te de los hom­bres de la ma­fia, que no vie­nen aquí co­mo pe­re­gri­nos, sino con ma­las y sa­crí­le­gas in­ten­cio­nes, es el de­li­to más gra­ve con­tra la fe de to­do el pue­blo ma­riano», ase­ve­ró ha­ce unos días en su ho­mi­lía du­ran­te la fes­ti­vi­dad de es­te año. Ade­más, ha pe­di­do a los ca­ra­bi­nie­ri que se ins­ta­len en los al­re­de­do­res y ha pues­to un sis­te­ma de vi­deo­vi­gi­lan­cia en el san­tua­rio pa­ra iden­ti­fi­car a to­dos los que acu­den a ve­ne­rar a Ma­ría. La de­ci­sión más arries­ga­da ha si­do la de obli­gar a va­rios de los sa­cer­do­tes de su dió­ce­sis a de­vol­ver do­na­cio­nes que, pre­su­mi­ble­men­te, pro­ce­dían de la ma­fia.

No son mu­chos los miem­bros de la Igle­sia que se en­fren­tan a los ca­pos en la zo­na sur de Ita­lia. Ade­más del ya re­fe­ren­te Lui­gi Ciot­ti, que di­ri­ge la Aso­cia­ción Li­be­ra des­de ha­ce dos dé­ca­das –con el ob­je­ti­vo de com­ba­tir el cri­men y pro­mo­ver la le­ga­li­dad–, «no se­re­mos más de tres», ad­vier­te en los me­dios ita­lia­nos Lui­gi Me­ro­la, un sa­cer­do­te na­po­li­tano de 45 años y ame­na­za­do de muer­te por la Ca­mo­rra –ma­fia de Ná­po­les–, que vi­vió con es­col­ta per­ma­nen­te du­ran­te ca­si dos dé­ca­das. Des­de el año pa­sa­do no cuen­ta con pro­tec­ción y, al po­co, «un co­che me em­bis­tió al sa­lir de la es­cue­la don­de doy cla­se», ex­pli­ca en una en­tre­vis­ta a un medio lo­cal. To­do co­men­zó en 2004, cuan­do una ni­ña de 14 años mu­rió a con­se­cuen­cia de múl­ti­ples he­ri­das de ba­la du­ran­te un ajus­te de cuen­tas. Me­ro­la, que por aquel en­ton­ces era pá­rro­co en el cen­tro de Ná­po­les, ofi­ció el fu­ne­ral y allí mis­mo co­men­zó su cru­za­da, al­ta y cla­ra, con­tra la ma­fia.

A fi­na­les de los años 90 creó, en una vi­lla con­fis­ca­da a un ma­fio­so, la fun­da­ción A vo­ce d’è crea­tu­re, de­di­ca­da a jó­ve­nes en si­tua­ción de ries­go so­cial, en par­ti­cu­lar a los que han aban­do­na­do la es­cue­la. «La cri­mi­na­li­dad es un cán­cer y hay que ha­cér­se­lo sa­ber a los jó­ve­nes. A la Ca­mo­rra hay que com­ba­tir­la en sus raí­ces, qui­tán­do­le el ejér­ci­to po­ten­cial de mi­les de chi­cos. Si les qui­ta­mos esos sol­da­dos, an­tes o des­pués los ca­pos ten­drán que cam­biar», ase­gu­ra.

El Evan­ge­lió que aca­bó con la ven­gan­za

Pre­ci­sa­men­te es­ta opo­si­ción al re­clu­ta­mien­to de jó­ve­nes en el mun­do del cri­men or­ga­ni­za­do fue la prin­ci­pal ra­zón que lle­vó a la ma­fia a ase­si­nar al bea­to Pino Pu­gli­si, ha­ce aho­ra 25 años. El 15 de sep­tiem­bre de 1993, jus­to el día que cum­plía 56 años, fue ata­ca­do por la es­pal­da, ba­jo su ca­sa. Al­guien dis­pa­ró a me­nos de vein­te cen­tí­me­tros la ba­la con si­len­cia­dor que de­jó sin vi­da al pá­rro­co de Bran­cac­cio, ba­rrio pa­ler­mi­tano con­tro­la­do por la Co­sa Nos­tra.

Su pri­mer en­cuen­tro con el odio en­tre fa­mi­lias ha­bía lle­ga­do en los años 70, cuan­do fue des­ti­na­do a la lo­ca­li­dad de Go­drano. «Ca­si en ca­da fa­mi­lia ha­bía un hom­bre ase­si­na­do por una dispu­ta en­tre dos cla­nes que co­men­zó a prin­ci­pios del si­glo XX», ex­pli­can los bió­gra­fos del pa­dre Pu­gli­si. «Los ni­ños ha­bían si­do ins­trui­dos por sus pa­dres por­que, in­clu­so cuan­do iban a la pa­rro­quia, no se acer­ca­ban a los com­pa­ñe­ros que pro­ce­dían de una fa­mi­lia enemi­ga. Las viu­das trans­mi­tie­ron a sus hi­jos, de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, un có­di­go de odio y ven­gan­za». Don Pino, co­mo le co­no­cían ca­ri­ño­sa­men­te, «es­tu­vo in­clu­so ten­ta­do de aban­do­nar aquel lu­gar», pe­ro gra­cias a sus ami­gos de Pre­sen­cia del Evan­ge­lio, un mo­vi­mien­to ecle­sial muy cer­cano a él, em­pe­za­ron a or­ga­ni­zar reunio­nes de ora­ción en las ca­sas. Fue así co­mo «el Evan­ge­lio se con­vir­tió en el cen­tro de un re­na­ci­mien­to es­pi­ri­tual en la zo­na, y gra­dual­men­te co­men­za­ron a cam­biar los co­ra­zo­nes de la gen­te. Las ma­dres que ha­bían per­di­do a sus hi­jos de­ja­ron de cul­ti­var sen­ti­mien­tos de ven­gan­za».

Cuan­do lle­gó a la ca­pi­tal qui­so apli­car la ex­pe­rien­cia de Go­drano. «Or­ga­ni­zó la pa­rro­quia de San Gae­tano en torno a la li­tur­gia, la ca­te­que­sis y la ca­ri­dad, de­vol­vien­do a los re­si­den­tes la dig­ni­dad de hom­bres y mu­je­res ama­dos por Dios». A la vez, li­de­ró la lu­cha de los ve­ci­nos por re­cla­mar sus de­re­chos y ofre­ció a los ni­ños una al­ter­na­ti­va de fe y educación. «Pro­po­nía el jue­go en lu­gar del ro­bo, el es­tu­dio en lu­gar del ar­ma». La ma­fia per­día gra­dual­men­te su in­fluen­cia en la zo­na, así que de­ci­die­ron pri­me­ro des­truir la ima­gen del pa­dre Pu­gli­si y, des­pués, ma­tar­lo. «Di­fun­die­ron el ru­mor de que en el cen­tro so­cial que ha­bía crea­do ha­bía po­li­cías es­con­di­dos, al­go que sir­vió a la ma­fia pa­ra jus­ti­fi­car el ase­si­na­to», pe­ro su fi­gu­ra era tan cla­ra «que no en­con­tra­ron te­rreno fér­til pa­ra cam­biar la men­ta­li­dad», con­clu­yen los bió­gra­fos de la web ofi­cial del pa­dre Pu­gli­si –bea­to­pa­dre­pi­no­pu­gli­si.it–.

Es­te sá­ba­do, Fran­cis­co vi­si­ta­rá Palermo con mo­ti­vo del 25 aniver­sa­rio del ase­si­na­to del sa­cer­do­te, a quien bea­ti­fi­có en ma­yo de 2013. Pre­si­di­rá una Mi­sa en su me­mo­ria en el Fo­ro Itá­li­co y acu­di­rá a su pa­rro­quia y su vi­vien­da. «El Pa­pa vie­ne a to­car los lu­ga­res en los que la vi­da co­rre el ries­go de no po­der ex­pre­sar­se con to­da su be­lle­za y dig­ni­dad, don­de hay po­bre­za y opre­sión de las fuer­zas del mal», ase­ve­ró Co­rra­do Lo­re­fi­ce, ar­zo­bis­po de Palermo, en una en­tre­vis­ta con la Agen­cia SIR. Una ta­rea que ya co­men­zó en 2014, cuan­do de­lan­te de mi­les de ca­la­bre­ses el Pon­tí­fi­ce ex­co­mul­gó a los ma­fio­sos tras el ase­si­na­to de Co­cò, un ni­ño de tres años que mu­rió car­bo­ni­za­do jun­to a su abue­lo. La ma­fia «es la ado­ra­ción del mal, del des­pre­cio del bien co­mún. Tie­ne que ser com­ba­ti­da, ale­ja­da. Y la Igle­sia tie­ne que ayu­dar».

«Las viu­das trans­mi­tie­ron a sus hi­jos, de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, un có­di­go de odio y ven­gan­za»

Una pan­car­ta cri­ti­ca la ley de la omer­tá, el có­di­go de ho­nor que prohí­be in­for­mar so­bre las ac­ti­vi­da­des de­lic­ti­vas de la ma­fia

Dió­ce­sis de Cre­mo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.