La CEE res­pon­de al Go­bierno: no a una «des­amor­ti­za­ción en­cu­bier­ta»

Un con­gre­so re­uni­rá a ecle­siás­ti­cos y a di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos de las úl­ti­mas cua­tro dé­ca­das pa­ra reivin­di­car el pa­pel de la Igle­sia en la Tran­si­ción

ABC - Alfa y Omega - - España - R. B.

«Una des­amor­ti­za­ción en­cu­bier­ta». Así ha ca­li­fi­ca­do el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal (CEE), Jo­sé Ma­ría Gil Ta­ma­yo, la in­ten­ción del Go­bierno de Pe­dro Sán­chez de re­cla­mar a la Igle­sia los bie­nes ins­cri­tos por es­ta a su nom­bre que con­si­de­re que de­ben ser de «do­mi­nio pú­bli­co». Se­gún ade­lan­tó el dipu­tado so­cia­lis­ta An­to­nio Hur­ta­do, el mi­nis­te­rio tie­ne ya ca­si lis­ta una lis­ta en la que fi­gu­ran edi­fi­cios co­mo la ca­te­dral de Cór­do­ba o la seo de Za­ra­go­za.

Una ley de 1998 vi­gen­te has­ta 2015 per­mi­tió a la Igle­sia re­gis­trar tem­plos y otros in­mue­bles de su pro­pie­dad no re­gis­tra­dos ofi­cial­men­te, al­gu­nos con va­rios si­glos de an­ti­güe­dad. La CEE no dis­po­ne de da­tos cen­tra­li­za­dos, si bien su vi­ce­se­cre­ta­rio pa­ra Asun­tos Eco­nó­mi­cos, Fer­nan­do Gi­mé­nez Ba­rrio­ca­nal, ha es­ti­ma­do que el nú­me­ro de in­ma­tri­cu­la­cio­nes po­dría ron­dar las 40.000.

«La Igle­sia es­tá muy tran­qui­la» por­que, des­de el cum­pli­mien­to de «la le­ga­li­dad vi­gen­te», se li­mi­tó a «ins­cri­bir en el re­gis­tro lo que de ma­ne­ra se­cu­lar ha po­seí­do», ase­gu­ra el por­ta­voz de los obis­pos, la­men­tan­do que es­te sea «un te­ma re­cu­rren­te» pa­ra al­gu­nos par­ti­dos, que bus­can agi­tar «los vie­jos fan­tas­mas del an­ti­cle­ri­ca­lis­mo». Gil, sin em­bar­go, acla­ró que el epis­co­pa­do tie­ne «con­fian­za in­fi­ni­ta en la jus­ti­cia es­pa­ño­la» y en «el Es­ta­do de De­re­cho». Y ade­lan­tó que, si es ne­ce­sa­rio, «de­fen­de­re­mos nues­tros de­re­chos» en los tri­bu­na­les, al tiem­po que re­cal­có que se tra­ta de bie­nes uti­li­za­dos pa­ra «un fin so­cial», des­ti­na­dos al «uso y dis­fru­te no so­lo de los ca­tó­li­cos», sino de to­da la so­cie­dad, y en es­pe­cial «de los más po­bres», tal co­mo se re­fle­ja en la Me­mo­ria de Ac­ti­vi­da­des que ca­da año pre­sen­ta la CEE. Su «des­amor­ti­za­ción», por tan­to, iría en «de­tri­men­to de la ac­ción so­cial».

El rey y Pablo Ca­sa­do, pen­dien­tes de con­fir­mar

El por­ta­voz de los obis­pos se re­fi­rió a es­ta cues­tión al tér­mino de la pre­sen­ta­ción del con­gre­so Igle­sia en la so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca que, or­ga­ni­za­do por la Fun­da­ción Pablo VI, con la co­la­bo­ra­ción de la CEE, se su­ma­rá los días 3 y 4 de oc­tu­bre a las con­me­mo­ra­cio­nes del 40 aniver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción.

Uno de los ob­je­ti­vos se­rá po­ner en va­lor una apor­ta­ción a me­nu­do ig­no­ra­da. «Se­ría una in­jus­ti­cia» si­len­ciar el pa­pel de la Igle­sia pa­ra lo­grar «una tran­si­ción pa­cí­fi­ca» a la de­mo­cra­cia, ase­gu­ró el pre­si­den­te de la fun­da­ción y obis­po de Ge­ta­fe, Gi­nés García Bel­trán. Pe­ro tam­bién se quie­re re­vin­di­car el «gran pa­tri­mo­nio de paz y de con­vi­ven­cia» y la «ge­ne­ro­si­dad» de una ge­ne­ra­ción de es­pa­ño­les que fue ca­paz de ce­rrar vie­jas «he­ri­das abier­tas», de mo­do que «una so­cie­dad re­con­ci­lia­da se pu­die­ra mi­rar a los ojos». En ese mo­do de com­pren­der la po­lí­ti­ca se re­co­no­cen los obis­pos. Fiel a su vo­ca­ción de «ten­der puen­tes», aña­dió García Bel­trán, «la Igle­sia no en­tien­de de sen­si­bi­li­da­des» par­ti­dis­tas, «pe­ro en su seno vi­ven hom­bres y mu­je­res que per­te­ne­cen a to­das las op­cio­nes po­lí­ti­cas» y es por eso «ca­sa pa­ra to­dos». Es­te con­gre­so ha que­ri­do «sig­ni­fi­car­lo» con la par­ti­ci­pa­ción de una mues­tra plu­ral de quie­nes han desem­pe­ña­do res­pon­sa­bi­li­da­des pú­bli­cas en las úl­ti­mas cua­tro dé­ca­das.

Aún pen­dien­te de con­fir­mar la par­ti­ci­pa­ción del rey Fe­li­pe y la del nue­vo pre­si­den­te del PP, Pablo Ca­sa­do, es­tá con­fir­ma­da la pre­sen­cia de la ex­vi­ce­pre­si­den­ta so­cia­lis­ta Ma­ría Te­re­sa Fer­nán­dez de la Ve­ga, quien da­rá la ré­pli­ca a la con­fe­ren­cia de aper­tu­ra del car­de­nal Fer­nan­do Se­bas­tián, re­pre­sen­tan­te de ex­cep­ción de la ge­ne­ra­ción de obis­pos que, con el li­de­raz­go del car­de­nal Ta­ran­cón, im­plan­tó el Con­ci­lio en Es­pa­ña y fa­ci­li­tó la lle­ga­da de la de­mo­cra­cia. In­ter­ven­drán tam­bién los his­tó­ri­cos so­cia­lis­tas Al­fre­do Pérez Ru­bal­ca­ba (quien ha­bla­rá so­bre educación jun­to al car­de­nal Cañizares) y Guillermo Fer­nán­dez Va­ra. Por par­te del PP, es­ta­rá Adol­fo Suá­rez Illa­na, hi­jo del pri­mer pre­si­den­te de la de­mo­cra­cia.

Nos­tal­gias apar­te, uno de los ob­je­ti­vos se­rá reivin­di­car la pre­sen­cia pú­bli­ca de los cris­tia­nos y del he­cho re­li­gio­so «con na­tu­ra­li­dad» y «sin com­ple­jos», ase­gu­ró Gil Ta­ma­yo, ape­lan­do a una «lai­ci­dad po­si­ti­va» de co­la­bo­ra­ción Igle­sia-Es­ta­do. «Los ca­tó­li­cos se sien­ten muy a gus­to» en el mar­co cons­ti­tu­cio­nal y de una so­cie­dad plu­ral, aña­dió, «y por el he­cho de ser­lo, no re­nun­cian al ejer­ci­cio de su ciu­da­da­nía, ilu­mi­na­da por la fe». Sin pre­ten­der «im­po­ner el Ca­te­cis­mo en los ám­bi­tos par­la­men­ta­rios», tra­tan de «ser cohe­ren­tes» y de vi­vir «con­for­me a sus con­vic­cio­nes».

Fun­da­ción Pablo VI

El se­re­ta­rio ge­ne­ral de la CEE, Jo­sé Ma­ría Gil Ta­ma­yo, jun­to al pre­si­den­te y al di­rec­tor ge­ne­ral de la Fun­da­ción Pablo VI, Gi­nés García Bel­trán y Je­sús Ave­zue­la, du­ran­te la pre­sen­ta­ción del con­gre­so Igle­sia en la so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.