Los 11.000 ora­do­res de What­sApp

La ini­cia­ti­va 10 mi­nu­tos con Je­sús sur­gió de una ma­dre y pro­fe­so­ra preo­cu­pa­da por la ora­ción de sus hi­jos y alum­nos du­ran­te las va­ca­cio­nes de ve­rano. Has­ta aho­ra se han su­ma­do más de 11.000 per­so­nas

ABC - Alfa y Omega - - España - Jo­sé Cal­de­re­ro de Al­de­coa @jcal­de­re­ro

So­lo que­ría que sus hi­jos y sus alum­nos si­guie­ran re­zan­do en ve­rano, pe­ro re­sul­ta que su ini­cia­ti­va ha cre­ci­do tan­to que ac­tual­men­te son más de 11.000 per­so­nas las que ha­cen ora­ción a dia­rio gra­cias a ella. Se lla­ma Ma­ría Fe­ria, es ma­dre de fa­mi­lia nu­me­ro­sa –11 hi­jos– y pro­fe­so­ra de Se­cun­da­ria en el co­le­gio Mon­tes­pi­ño de la Co­ru­ña.

A me­di­da que se acer­ca­ba el ve­rano, allá por ju­nio, no pa­ra­ba de dar­le vuel­tas a la ca­be­za pa­ra ver qué po­día ha­cer du­ran­te el pe­rio­do es­ti­val pa­ra que tan­to su pro­le co­mo sus alum­nos no des­co­nec­ta­ran de su vi­da de fe y de la ora­ción. «Du­ran­te el cur­so es­tán más o me­nos se­gui­dos, tie­nen más ayu­da, es­tá to­do más or­ga­ni­za­do. No que­ría que en ve­rano se per­die­ra to­do el tra­ba­jo del año», cuen­ta a Al­fa

y Ome­ga. «Tam­bién pen­sa­ba en las alum­nas que pa­sa­ban un cur­so en el ex­tran­je­ro».

Si que­ría lle­gar a sus hi­jos ado­les­cen­tes, te­nía que ha­cer al­go que atra­je­ra a sus hi­jos ado­les­cen­tes. Fe­ria pen­só en el mó­vil. «Lo uti­li­zan cons­tan­te­men­te, es­cu­chan mú­si­ca, ven ví­deos en YouTu­be, es­tán to­do el día wa­sa­peán­do­se con sus ami­gos…». Así fue a ha­blar con el sa­cer­do­te del co­le­gio y «le pe­dí que me gra­ba­ra un par de me­di­ta­cio­nes en au­dio pa­ra man­dár­se­los a mis hi­jos». Al prin­ci­pio el cu­ra «se mos­tró rea­cio, pe­ro in­sis­tí por­que pen­sé que les po­dría ve­nir muy bien a los ni­ños. Ter­mi­nó acep­tan­do mi pro­pues­ta».

Vie­ron que fun­cio­na­ba, Ma­ría Fe­ria in­vi­tó al sa­cer­do­te a que le gra­ba­ra un au­dio pa­ra ca­da día del ve­rano. Ella ha­ría un gru­po de di­fu­sión en What­sApp y se lo man­da­ría a sus hi­jos y a al­gu­nos ami­gos. Pe­ro el ca­pe­llán del co­le­gio no te­nía tan­ta dis­po­ni­bi­li­dad y pi­dió ayu­da a otros com­pa­ñe­ros de mi­nis­te­rio.

Sal­to a Ma­drid y de se­gui­do­res

«Yo fui el ter­cer sa­cer­do­te en su­mar­me a la ini­cia­ti­va», ase­gu­ra Ja­vier Sán­chez-Cervera de los San­tos, pá­rro­co en Ma­drid de Fuen­te del Fresno, que em­pe­zó a com­par­tir los au­dios con los jó­ve­nes de su pa­rro­quia. «Pa­ra mi sor­pre­sa, ese pri­mer gru­po se lle­nó con los jó­ve­nes de la pa­rro­quia y con sus ami­gos –ca­da gru­po de What­sApp pue­de con­te­ner has­ta 257 miem­bros–. Fue­ron com­par­tién­do­lo en­tre ellos». An­tes de aca­bar el día, se ha­bían lle­na­do ya tres gru­pos y, al día si­guien­te, se for­ma­ron el nú­me­ro 4, 5, 6, 7… «A día de hoy es­ta­mos com­ple­tan­do el gru­po 43». Eso son más de 11.000 jó­ve­nes.

Una meditación de diez mi­nu­tos

La di­ná­mi­ca es sen­ci­lla y es igual pa­ra to­dos los gru­pos. Ca­da ma­ña­na, el ad­mi­nis­tra­dor po­ne una pe­que­ña in­tro­duc­ción pa­ra pre­sen­tar la re­fle­xión y, se­gui­da­men­te, com­par­te el au­dio. El ar­chi­vo de so­ni­do co­mien­za con una ora­ción in­tro­duc­to­ria y des­pués vie­nen diez mi­nu­tos de ora­ción guia­da. «Es una pe­que­ña meditación, al hi­lo de al­gún pa­sa­je del Evan­ge­lio y, nor­mal­men­te, con anéc­do­tas y ejem­plos», ex­pli­ca Sán­chez-Cervera. «Se tra­ta de ha­blar con Je­sús y de ani­mar a los que nos es­cu­chan a ha­blar con Je­sús».

La idea es «huir del len­gua­je cle­ri­cal, téc­ni­co o re­tó­ri­co. Así lo he­mos pues­to en el ma­nual de es­ti­lo que nos he­mos he­cho los cu­ras –ac­tual­men­te par­ti­ci­pan ocho sa­cer­do­tes de dis­tin­tos lu­ga­res de Es­pa­ña en la ini­cia­ti­va-. Que­re­mos ser muy cla­ros y lla­nos».

Sí­no­do de los obis­pos so­bre la ju­ven­tud

La ini­cia­ti­va ha echa­do a an­dar a las puer­tas del Sí­no­do de los obis­pos so­bre la ju­ven­tud y, se­gún el sa­cer­do­te, del pro­yec­to se pue­den sa­car mu­chas ideas re­ve­la­do­ras de ca­ra a es­te acon­te­ci­mien­to ecle­sial.

Pa­ra Ja­vier Sán­chez-Cervera, la rá­pi­da di­fu­sión de 10 mi­nu­tos con Je­sús –así se lla­ma la ini­cia­ti­va– es muy sig­ni­fi­ca­ti­va. «Por un la­do, creo que nos in­di­ca que la gen­te, en es­pe­cial la gen­te jo­ven, tie­ne sed de Dios. Es­tán desean­do te­ner es­pa­cios y mo­men­to y ma­ne­ras de en­con­trar­se con Dios». Por otro la­do, «es­tá cla­ro que no lo en­cuen­tran o que no se sien­ten atraí­dos por quie­nes le pre­sen­tan a Je­sús».

Así, «el éxi­to de la ini­cia­ti­va es que los cha­va­les se en­cuen­tran con un pro­duc­to ase­qui­ble, en un len­gua­je que ellos en­tien­den, en un medio que ma­ne­jan y con ejem­plos muy de la vi­da», con­clu­ye el pá­rro­co de Fuen­te del Fresno.

Ma­ría Pa­zos Ca­rre­te­ro

Un jo­ven con la ini­cia­ti­va abier­ta en su What­sApp

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.