Jo­sé Ken­te­nich, un ins­tru­men­to en ma­nos de Ma­ría

ABC - Alfa y Omega - - Fe Y Vida - An­to­nio R. Ru­bio Plo

El 15 de sep­tiem­bre de 1968, tras la ce­le­bra­ción de la Mi­sa, mu­rió el pa­dre Jo­sé Ken­te­nich, fun­da­dor del mo­vi­mien­to de Schoens­tatt, que es emi­nen­te­men­te ma­riano. De he­cho, una de las ora­cio­nes más di­fun­di­das en­tre los miem­bros del mo­vi­mien­to es la muy co­no­ci­da «Oh, Se­ño­ra mía, oh, Ma­dre mía…». Es­ta ple­ga­ria, li­ge­ra­men­te mo­di­fi­ca­da por Ken­te­nich, fi­na­li­za con es­tas pa­la­bras: «Ya que soy to­do tu­yo, oh Ma­dre de bon­dad, guár­da­me, de­fién­de­me, uti­lí­za­me, co­mo ins­tru­men­to y po­se­sión tu­ya». Es la ex­pre­sión de una re­la­ción ac­ti­va con Ma­ría. Ser ins­tru­men­tos de la Ma­ter, co­mo la llaman ca­ri­ño­sa­men­te los hom­bres y mu­je­res de Schoens­tatt, es fiar­nos de quien nos quie­re y, por tan­to, de­jar nues­tra vi­da y li­ber­tad en sus ma­nos en es­tos tiem­pos di­fí­ci­les y desafian­tes.

El pa­dre Ken­te­nich de­cía que por una Alian­za de Amor con la San­tí­si­ma Vir­gen nos ha­ce­mos ins­tru­men­tos en ma­nos de Ma­ría, após­to­les y cons­truc­to­res del Reino de Dios aquí en la tie­rra. Nues­tra con­di­ción de ins­tru­men­tos es­tá vin­cu­la­da a esa cul­tu­ra del en­cuen­tro que de­fi­ne al pon­ti­fi­ca­do de Fran­cis­co. A es­te res­pec­to, en la au­dien­cia del 25 de oc­tu­bre de 2014 con re­pre­sen­tan­tes del mo­vi­mien­to de Schoens­tatt, el Pa­pa sub­ra­yó que una cul­tu­ra del en­cuen­tro es una cul­tu­ra de alian­za que crea so­li­da­ri­dad. Ca­be aña­dir que la Alian­za de Amor con Ma­ría lle­va a sa­lir al en­cuen­tro de los de­más y sus ne­ce­si­da­des. En­ton­ces se­re­mos ins­tru­men­tos de Ma­ría y arrin­co­na­re­mos nues­tras ten­den­cias egoís­tas. La Ma­dre de Dios sa­be cui­dar de los de­ta­lles, por­que co­mo de­cía Fran­cis­co en esa mis­ma au­dien­cia, «es Ma­ría la que sa­be trans­for­mar una cue­va de ani­ma­les en la ca­sa de Je­sús con unos tra­pos y una mon­ta­ña de ter­nu­ra». Con to­do, a ve­ces pen­sa­mos que bas­ta con el buen ejem­plo pa­ra cam­biar los co­ra­zo­nes de los de­más. Aun sien­do un as­pec­to im­por­tan­te, no re­sul­ta su­fi­cien­te. Hay que aña­dir a la ca­ri­dad el ca­ri­ño y los de­ta­lles con­cre­tos, pues sin ellos pue­de ser fría y dis­tan­te. Ten­dre­mos que po­ner en es­to es­fuer­zo hu­mano asen­ta­do en el amor de­rra­ma­do por Cris­to en nues­tros co­ra­zo­nes. La ayu­da sobrenatural ya la pon­drán Dios y su Ma­dre.

Más amor que fi­lo­so­fía

La his­to­ria del pa­dre Ken­te­nich es el re­la­to de una vo­ca­ción asu­mi­da. Es la his­to­ria de un sa­cer­do­te que, co­mo él mis­mo se­ña­la en una de sus no­tas, po­dría ha­ber vi­vi­do con­ten­to y tran­qui­lo co­mo sa­cer­do­te de­di­ca­do a ser me­ro acom­pa­ñan­te es­pi­ri­tual, pues ten­dría oca­sión de aten­der a su pre­ca­ria sa­lud, en­ri­que­cer sus co­no­ci­mien­tos y mo­ver­se me­jor en so­cie­dad. A es­to el Pa­pa Fran­cis­co le hu­bie­ra lla­ma­do cle­ri­ca­lis­mo. Un hom­bre con una in­fan­cia com­ple­ja, que cre­ció en un or­fa­na­to des­de los ocho años, po­dría ha­ber en­ten­di­do el sa­cer­do­cio co­mo ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Pe­ro en­ton­ces no ha­bría si­do un au­tén­ti­co pa­dre pa­ra to­dos aque­llos que si­guie­ron su ca­ris­ma en el mo­vi­mien­to de Schoens­tatt. Lo ex­pre­sa acer­ta­da­men­te en un en­sa­yo pe­da­gó­gi­co de 1961: «La tra­ge­dia de la mo­der­ni­dad es, en el fon­do, la tra­ge­dia del pa­dre». Por lo de­más, si hu­bie­ra te­ni­do una men­ta­li­dad fun­cio­na­rial, su vi­da se ha­bría des­gas­ta­do en la de­fen­sa de una idea. Sin em­bar­go, des­de muy jo­ven ha­bía des­cu­bier­to que la ple­ni­tud de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na se al­can­za con la en­tre­ga a una per­so­na. Las ar­gu­men­ta­cio­nes fi­lo­só­fi­cas tie­nen que ser sus­ti­tui­das por una his­to­ria de amor. Ken­te­nich es cons­cien­te de que la fe tie­ne que es­tar arrai­ga­da en el co­ra­zón, y es­ta con­vic­ción es­tá muy re­la­cio­na­da con su tem­pra­na de­vo­ción a Ma­ría.

De es­te mo­do, el 18 de oc­tu­bre de 1914, en una pe­que­ña ca­pi­lla de Schoens­tatt, en el va­lle de Va­llen­dar (Ale­ma­nia), el sa­cer­do­te Jo­sé Ken­te­nich, con 29 años, es­ta­ble­ce con un gru­po de se­mi­na­ris­tas una Alian­za de Amor con Ma­ría. El mo­vi­mien­to res­pon­de a una au­da­cia, con ins­pi­ra­ción di­vi­na, de su fun­da­dor. La Vir­gen en­tro­ni­za­da en esa ca­pi­lla no es­tá re­la­cio­na­da con nin­gu­na apa­ri­ción, y Ken­te­nich acla­ra que se tra­ta­ba de «in­du­cir a Nues­tra Se­ño­ra y So­be­ra­na que eri­ja aquí su trono de ma­ne­ra es­pe­cial, que re­par­ta sus te­so­ros y obre mi­la­gros de gra­cia».

La Ma­ter ad­mi­ra­bi­lis

Los ins­tru­men­tos pue­den ser pe­que­ños y qui­zás no muy bri­llan­tes, pe­ro en ma­nos de Ma­ría tie­nen una gran fuer­za. Ins­tru­men­to es la pro­pia ima­gen de la Vir­gen de Schoens­tatt, pin­ta­da en 1898 por Lui­gi Cro­sio, un ca­si des­co­no­ci­do pin­tor ita­liano que se es­pe­cia­li­zó en am­bien­ta­cio­nes his­tó­ri­cas, de la épo­ca ro­ma­na, me­die­val o re­na­cen­tis­ta, y en es­ce­nas re­li­gio­sas. Los es­pe­cia­lis­tas no atri­bu­yen a su obra un gran va­lor ar­tís­ti­co, pe­ro su ima­gen de Ma­ría, adop­ta­da por el pa­dre Ken­te­nich en 1915, ha te­ni­do di­fu­sión mun­dial. Se tra­ta de una Ma­ría jo­ven con ojos muy ex­pre­si­vos, que in­fun­de se­re­ni­dad, aun­que no ten­ga la am­plia son­ri­sa de su Hi­jo. El fun­da­dor de Schoens­tatt le dio el tí­tu­lo de Ma­ter ad­mi­ra­bi­lis. En efec­to, Ken­te­nich re­cuer­da que es tres ve­ces ad­mi­ra­ble por su re­la­ción con la Tri­ni­dad. Es hi­ja de Dios Pa­dre, ma­dre de Dios Hi­jo, y es­po­sa de Dios Es­pí­ri­tu San­to. La Ma­dre ad­mi­ra­ble re­par­te paz, amor y ale­gría. Si acep­ta­mos ser sus ins­tru­men­tos en medio del mun­do, no­so­tros ha­re­mos otro tan­to.

Schoens­tatt

El pa­dre Ken­te­nich con la Ma­ter

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.