Ho­ra­rios ra­cio­na­les, ho­ra­rios sa­lu­da­bles

El de­ba­te so­bre el cam­bio ho­ra­rio es una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra en­trar en el fon­do de la cues­tión y afron­tar el pro­ble­ma de la con­ci­lia­ción la­bo­ral en nues­tro país

ABC - Alfa y Omega - - Cultura - Jo­sé Luis Ca­se­ro Pre­si­den­te de la Aso­cia­ción pa­ra la Ra­cio­na­li­za­ción de los Ho­ra­rios Es­pa­ño­les (ARHOE)

El pa­sa­do 8 de fe­bre­ro el Par­la­men­to Eu­ro­peo vo­tó a fa­vor de una re­so­lu­ción no vin­cu­lan­te pa­ra que la Co­mi­sión Eu­ro­pea re­vi­sa­ra la di­rec­ti­va que re­gu­la los cam­bios de ho­ra a ni­vel eu­ro­peo en pri­ma­ve­ra y oto­ño. El tex­to, apro­ba­do con 384 vo­tos a fa­vor, so­li­ci­ta­ba a la CE que rea­li­za­ra una eva­lua­ción ex­haus­ti­va del im­pac­to so­bre la sa­lud del cam­bio ho­ra­rio y, en ca­so ne­ce­sa­rio, pre­sen­ta­ra una pro­pues­ta pa­ra su re­vi­sión.

A pri­me­ros de ju­lio la CE in­vi­tó a to­dos los ciu­da­da­nos eu­ro­peos a pro­nun­ciar­se so­bre la con­ve­nien­cia de eli­mi­nar o man­te­ner es­te cam­bio de ho­ra es­ta­cio­nal. El re­sul­ta­do fue abru­ma­dor: el 84 % de los par­ti­ci­pan­tes se ma­ni­fes­tó a fa­vor de su­pri­mir el cam­bio ho­ra­rio, lo cual no nos de­be sor­pren­der, ya que des­de ha­ce más de 10 años en ARHOE he­mos in­sis­ti­do en al­go que la pro­pia CE re­co­no­ce: por un la­do, el efec­to glo­bal de aho­rro de ener­gía que se de­ri­va del cam­bio ho­ra­rio es mar­gi­nal y, por otro, el im­pac­to en la sa­lud de las per­so­nas es ma­yor de lo que ini­cial­men­te se pen­sa­ba, es­pe­cial­men­te en ni­ños y an­cia­nos. En es­te úl­ti­mo as­pec­to, ca­be des­ta­car el úl­ti­mo Pre­mio No­bel de Me­di­ci­na a los cien­tí­fi­cos ga­lar­do­na­dos por sus des­cu­bri­mien­tos de los me­ca­nis­mos mo­le­cu­la­res que con­tro­lan el rit­mo cir­ca­diano, fe­nó­me­nos bio­ló­gi­cos que ocu­rren rít­mi­ca­men­te al­re­de­dor de la mis­ma ho­ra del día, co­mo el sue­ño.

La na­tu­ra­le­za nos pro­vee con un ci­clo de luz-os­cu­ri­dad que ha in­fluen­cia­do enor­me­men­te en nues­tra evo­lu­ción. Y la luz y su au­sen­cia tie­nen efec­tos en la sa­lud. No de­be­mos ol­vi­dar­nos de que so­mos se­res hu­ma­nos y co­mo ta­les ne­ce­si­ta­mos des­can­sar y com­par­tir cier­tos ob­je­ti­vos vi­ta­les con nues­tro en­torno per­so­nal y fa­mi­liar. Es­to no es un pro­ble­ma so­lo de fí­si­ca, sino una cues­tión que se de­be abor­dar des­de di­fe­ren­tes pers­pec­ti­vas, al mar­gen de gus­tos par­ti­cu­la­res de al­gu­nos ol­vi­dan­do al res­to de los con­ciu­da­da­nos.

Me­jor el ho­ra­rio de in­vierno

Di­cho es­to y an­te el pró­xi­mo fu­tu­ro que se pre­sen­ta en re­la­ción con la su­pre­sión del cam­bio ho­ra­rio, la cues­tión que se de­ba­te aho­ra es: ¿ho­ra­rio de ve­rano o de in­vierno? O di­cho de otra for­ma: ¿de­be­ría­mos que­dar­nos con la ho­ra que se fi­ja a fi­na­les de oc­tu­bre o con la de mar­zo? El te­ma es im­por­tan­te y su ter­mi­no­lo­gía tam­bién, ya que pa­re­ce que mu­chas per­so­nas por la me­ra evo­ca­ción del ve­rano (va­ca­cio­nes, buen tiem­po…) op­tan por ele­gir es­ta op­ción ol­vi­dan­do los fac­to­res ne­ga­ti­vos que es­to com­por­ta­ría a un país del sur de Eu­ro­pa co­mo es Es­pa­ña.

Man­te­ner el ho­ra­rio de ve­rano (GTM+2) su­pon­dría alar­gar una ho­ra las ho­ras de sol por las tar­des des­de fi­na­les de oc­tu­bre has­ta fi­na­les de mar­zo. Pe­ro re­tra­sa­ría el ho­ra­rio de sa­li­da del sol, por lo que en al­gu­nas re­gio­nes de la pe­nín­su­la ame­ne­ce­ría a las 10 de la ma­ña­na du­ran­te los me­ses de in­vierno, con el im­pac­to que ten­dría en la pro­duc­ti­vi­dad de las em­pre­sas y en el ren­di­mien­to es­co­lar. Ima­gí­nen­se a los ni­ños en­tran­do de no­che en el co­le­gio du­ran­te mu­chos me­ses del año… Pe­ro, ade­más, ello au­men­ta­ría el re­tra­so de ho­ra­rios de ali­men­ta­ción y sue­ño, por lo que dor­mi­ría­mos me­nos.

Por otra par­te, man­te­ner el ho­ra­rio de in­vierno (GTM+1) ten­dría ven­ta­jas co­mo que el sol sal­dría una ho­ra an­tes, fa­ci­li­tan­do un des­per­tar más na­tu­ral, y nos per­mi­ti­ría ade­lan­tar nues­tra ho­ra de ali­men­ta­ción y sue­ño, por lo que dor­mi­ría­mos más. Per­de­ría­mos, eso sí, una ho­ra de sol por la tar­de, pe­ro no nos con­ver­ti­ría­mos so­lar­men­te en un país nór­di­co, ya que nues­tra po­si­ción geo­grá­fi­ca es mu­cho más equi­li­bra­da en el re­par­to de ho­ras de sol y os­cu­ri­dad a lo lar­go del año.

Ex­per­tos en Cro­no­bio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Mur­cia han es­tu­dia­do es­tos es­ce­na­rios y am­bas si­tua­cio­nes con­lle­va­rían un cam­bio de há­bi­tos de vi­da. Y ahí es don­de en ARHOE tam­bién que­re­mos in­ci­dir y no per­der una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra, ade­más de abor­dar so­lu­cio­nes a los desajustes ho­ra­rios des­de un pun­to de vis­ta for­mal, en­trar en el fon­do de la cues­tión y afron­tar el pro­ble­ma de la con­ci­lia­ción en nues­tro país. De na­da sir­ve te­ner un po­co de luz en las tar­des de in­vierno si las per­so­nas si­guen tra­ba­jan­do has­ta las 19:00 o 20:00 ho­ras.

Pa­ra fa­vo­re­cer la con­ci­lia­ción –un de­re­cho fun­da­men­tal de to­dos– es im­pres­cin­di­ble re­for­mar nues­tro mo­de­lo so­cio­eco­nó­mi­co. Pa­ra ello, de­be­mos as­pi­rar a unos ho­ra­rios más ra­cio­na­les y acor­des con los de otros paí­ses eu­ro­peos, en los que los ciu­da­da­nos ter­mi­nan de tra­ba­jar a las 17:00 o 18:00 ho­ras y les que­da tiem­po li­bre pa­ra desa­rro­llar su vi­da per­so­nal y fa­mi­liar. Eso es lo que que­re­mos des­de ARHOE y por lo que se­gui­re­mos lu­chan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.