Don­de ha­bi­ta la es­pe­ran­za

ABC - Alfa y Omega - - Cultura - Mai­ca Ri­ve­ra

Tí­tu­lo: El vue­lo de los char­cos Autor: Eduardo Igle­sias Editorial: Tra­ma

Pro­lo­ga­da por Ray Lo­ri­ga, lle­ga es­ta no­ve­la de Eduardo Igle­sias pa­ra sa­car­nos de nues­tra zo­na de con­fort. Co­mien­za la aven­tu­ra en un apo­ca­líp­ti­co fu­tu­ro que tie­ne mu­cho de pa­sa­do, in­clui­do cier­to me­die­va­lis­mo de arran­que. An­tes de sor­pren­der­nos con la bou­ta­de de fun­dir al con­de Oli­nos del ro­man­ce­ro tra­di­cio­nal es­pa­ñol con un fas­cis­mo pa­trio, el autor nos si­túa es­tra­té­gi­ca­men­te en la Gran Ciu­dad Amu­ra­lla­da. Con ins­pi­ra­ción en Geor­ge Or­well, nos ha­ce sa­ber que es­ta se ha­lla so­me­ti­da a una dic­ta­du­ra lla­ma­da «el Gran Or­den» cu­ya «ma­cro­con­cien­cia» opre­so­ra ven­drá a ser de­fen­di­da por el te­nien­te Sa­muel Ne­gro de gue­rri­lle­ros di­si­den­tes que hon­ran la me­mo­ria de un hé­roe lla­ma­do J. So­lo. Sí, la des­ca­ra­da alu­sión al per­so­na­je de Star Wars se co­rro­bo­ra­rá con otra a un pi­lo­to que lla­ma a su apa­ra­to hal­cón pe­re­grino. Y lo que nos es­pe­ra en es­ta his­to­ria, que se­rá mu­chas his­to­rias, es, efec­ti­va­men­te, una lu­cha por la li­ber­tad, es de­cir, es­ta­mos an­te un via­je de li­be­ra­ción. Pe­ro de li­be­ra­ción in­te­rior.

To­da es­ta en­sa­la­da de re­fe­ren­cias se­rá ade­re­za­da por otras tan­tas no me­nos re­sul­to­nas co­mo las re­la­ti­vas al uni­ver­so de la pe­lí­cu­la Bla­de Run­ner. Al prin­ci­pio nos po­nen so­bre la pis­ta fal­sa de la dis­to­pía (re­pre­sen­ta­ción de una so­cie­dad fu­tu­ra de ca­rac­te­rís­ti­cas ne­ga­ti­vas cau­san­tes de la alie­na­ción hu­ma­na) al uso. Na­da más ale­ja­do de la reali­dad, es­truc­tu­ral y pro­fun­da, que so­bre­vie­ne. Por­que Igle­sias lo di­na­mi­ta to­do, in­clu­so la li­nea­li­dad de la na­rra­ción sal­ta en pe­da­zos, y se­rá cuan­do em­pie­ce la ver­da­de­ra fies­ta, un caos or­de­na­do (al fi­nal to­do en­ca­ja mi­la­gro­sa­men­te) con clí­max en un «Pe­que­ño cua­derno en­con­tra­do en­tre los es­com­bros de la ciu­dad amu­ra­lla­da», que se pre­sen­ta con pá­gi­nas os­cu­re­ci­das (¡bra­vo por el edi­tor que si­gue el jue­go y la ce­le­bra­ción dis­cre­ta del li­bro co­mo ob­je­to!), sub­ra­yan­do un gui­ño im­pa­ga­ble al se­gui­dor del gé­ne­ro ne­gro clá­si­co.

Que­de cla­ro que el na­rra­dor no es un pos­mo­derno (es­tá del la­do del fi­ló­so­fo Bau­dri­llard, con­tra es­ta era nues­tra del ar­ti­fi­cio y los par­ques de atrac­cio­nes) sino un ro­mán­ti­co. Lo con­fie­sa abier­ta­men­te. La di­fi­cul­tad de su re­la­to ra­di­ca en la den­si­dad de mu­chos pa­sa­jes, exi­gen­tes por sa­tu­ra­ción de imágenes. El gran desafío es sa­car nues­tro la­do in­tui­ti­vo so­bre el ra­cio­nal: Igle­sias se re­la­cio­na con su pro­sa co­mo Bau­de­lai­re lo hi­zo con su poé­ti­ca de las aso­cia­cio­nes. Eso sí, pier­de las for­mas cuan­do adop­ta más­ca­ras del gé­ne­ro pulp (his­to­rie­tas de con­su­mo po­pu­lar del si­glo XX), la fa­ce­ta que me­nos sa­tis­fa­ce. La que más de­lei­ta: cuan­do, en lu­gar de dis­fra­zar­se, se des­nu­da, co­mo ar­tis­ta y crea­dor, y be­be de fuen­tes pla­tó­ni­cas. Otro pla­cer es ima­gi­nar ca­ras tras sus dis­tin­tas vo­ces: el na­rra­dor es Uli­ses vol­vien­do a Íta­ca y Neo des­co­nec­tán­do­se de Ma­trix y re­su­ci­tan­do, es el pia­nis­ta de No­ve­cen­to y el su­per­vi­vien­te de La ca­rre­te­ra de Cor­mac McCarthy. Es­ti­ran­do la cuer­da, has­ta le da ré­pli­ca una suer­te de Sa­rah Con­nor de Terminator, que apos­ta­mos que nun­ca exis­tió.

Al fi­nal que­da un an­he­lo de uto­pía, to­do se re­su­me a una bús­que­da de los te­rri­to­rios de la es­pe­ran­za, pa­la­bra cla­ve de la pá­gi­na 18 que vuel­ve a des­ta­car­se a fal­ta de 18 pá­gi­nas pa­ra el fi­nal. Po­de­mos es­tar an­te una no­ve­la de cul­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.