La Igle­sia no se ol­vi­da de Si­ria

«To­dos se equi­vo­ca­ron en el con­flic­to si­rio, se vol­vió tan com­pli­ca­do que es ca­si im­po­si­ble de re­sol­ver». El car­de­nal Ma­rio Ze­na­ri ha­bla con co­no­ci­mien­to de cau­sa. Nun­cio apos­tó­li­co en Da­mas­co des­de 2004, ja­más aban­do­nó su mi­sión. Ni si­quie­ra cuan­do arrec

ABC - Alfa y Omega - - Portada - Andrés Bel­tra­mo Ál­va­rez Ciu­dad del Va­ti­cano

La gue­rra en Si­ria ha de­ja­do ya me­dio mi­llón de muer­tos, pe­ro las gran­des po­ten­cias so­lo bus­can sus in­tere­ses, de­nun­cia a Alfa y Ome­ga el nun­cio en Da­mas­co, el car­de­nal Ze­na­ri, uno de los par­ti­ci­pan­tes en el en­cuen­tro so­bre Si­ria e Irak ce­le­bra­do en el Va­ti­cano pa­ra coor­di­nar la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria de la Igle­sia, fre­nar la san­gría en­tre la po­bla­ción cris­tia­na y pro­po­ner so­lu­cio­nes a la comunidad in­ter­na­cio­nal.

«En al­gu­nos lu­ga­res ya no caen bom­bas, co­mo en Da­mas­co o en Ale­po, en es­tas ciu­da­des hay me­jo­ras, los ni­ños van a la es­cue­la sin mie­do a ser gol­pea­dos por los mor­te­ros; pe­ro en mu­chas otras zo­nas aún se com­ba­te la gue­rra. Por ejem­plo, to­da­vía persiste el dra­ma de Id­lib y allí, se­gún Na­cio­nes Uni­das, de tres mi­llo­nes de per­so­nas los ni­ños me­no­res son un mi­llón», ex­pli­ca Ze­na­ri.

Su pre­sen­cia inin­te­rrum­pi­da en el ojo del con­flic­to, pa­ra al­gu­nos he­roi­ca, pa­ra otros obs­ti­na­da, le va­lió el ca­pe­lo de car­de­nal, que re­ci­bió de ma­nos del Papa Fran­cis­co en 2016. Ita­liano de Vi­lla­fran­ca di Ve­ro­na (Vé­ne­to), pa­re­ce te­ner una idea muy cla­ra de la si­tua­ción en Si­ria e Irak, don­de se com­ba­te una gue­rra que, pa­ra él, co­rre el ries­go de ser ol­vi­da­da.

Ilus­tra su pen­sa­mien­to re­cor­dan­do una frase de Laj­dar Brahi­mi, el se­gun­do en­via­do es­pe­cial de las Na­cio­nes Uni­das y la Li­ga Ára­be pa­ra Si­ria quien, en el mo­men­to de re­nun­ciar a su mi­sión, ex­cla­mó: «So­bre el con­flic­to si­rio to­dos nos equi­vo­ca­mos, tan­to en Si­ria co­mo fue­ra del país». «Es­te el co­men­ta­rio

más ob­je­ti­vo», ase­gu­ra el nun­cio, en de­cla­ra­cio­nes a Alfa y Ome­ga.

Y apun­ta: «Es di­fí­cil ex­pli­car­lo, pe­ro so­bre el cam­po de ba­ta­lla que­da me­dio mi­llón de muer­tos, un mi­llón y me­dio de he­ri­dos, la mi­tad de la po­bla­ción que ha de­bi­do de­jar las pro­pias ca­sas, más de seis mi­llo­nes de des­pla­za­dos in­ter­nos, cin­co mi­llo­nes y me­dio de re­fu­gia­dos. Es­tos son da­tos ob­je­ti­vos, es un de­sas­tre. En eso las cul­pas son de tan­tos».

No du­da al in­di­car el prin­ci­pal obs­tácu­lo a la paz: la lu­cha de po­der en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU. «El nu­do es­tá ahí», in­sis­te, alu­dien­do a có­mo los paí­ses miem­bros han com­ba­ti­do a fuer­za de ve­tos en ese or­ga­nis­mo du­ran­te me­ses, ex­ten­dien­do el calvario bé­li­co. «El Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de­be de­cir: “Mu­cha­chos, el re­creo ter­mi­nó”».

La red ecle­sial de ayu­da a Si­ria

Des­de el ini­cio del con­flic­to, las instituciones de la Igle­sia ca­tó­li­ca no han de­ja­do de dar res­pues­ta con­cre­ta a la cri­sis. Con el Va­ti­cano co­mo fa­ci­li­ta­dor. Los días 13 y 14 de sep­tiem­bre pa­sa­dos, la San­ta Se­de con­gre­gó a de­ce­nas de vo­lun­ta­rios, re­li­gio­sos, obis­pos, di­plo­má­ti­cos y lí­de­res de or­ga­ni­za­cio­nes de so­co­rro. ¿El ob­je­ti­vo? Pa­sar re­vis­ta a la si­tua­ción.

De ese en­cuen­tro, or­ga­ni­za­do por el Di­cas­te­rio pa­ra el Desa­rro­llo Hu­mano In­te­gral, sur­gie­ron nú­me­ros es­ca­lo­frian­tes. En Si­ria, más de 13 mi­llo­nes de per­so­nas per­ma­ne­cen en es­ta­do de ne­ce­si­dad. En Irak son 8,7 mi­llo­nes, de las cua­les cua­tro mi­llo­nes son ni­ños. Los des­pla­za­dos in­ter­nos si­rios su­man unos 6,6 mi­llo­nes, mien­tras son 5,6 mi­llo­nes los re­fu­gia­dos re­gis­tra­dos en paí­ses li­mí­tro­fes co­mo Tur­quía, Lí­bano y Jor­da­nia.

Las or­ga­ni­za­cio­nes ca­tó­li­cas son, por mu­cho, las que más di­ne­ro han in­ver­ti­do en la res­pues­ta a la cri­sis y en los ini­cios de la re­cons­truc­ción, allí don­de es po­si­ble. De 2014 a la fecha, los fon­dos des­ti­na­dos su­man más de 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res, unos 894 mi­llo­nes de eu­ros. Con un au­men­to sus­tan­cial ca­da año: de los 126,8 mi­llo­nes mo­vi­li­za­dos en 2014 a los 286 mi­llo­nes que se trans­fi­rie­ron en 2017, al­can­zan­do a unos 4,6 mi­llo­nes de be­ne­fi­cia­rios.

Son re­cur­sos dis­tri­bui­dos por 53 agen­cias de ayu­da, diez dió­ce­sis y 21 ins­ti­tu­tos re­li­gio­sos en sie­te paí­ses, pe­ro con­cen­tra­dos en Si­ria, Irak, Lí­bano y Jor­da­nia. En lo que va del 2018, la mis­ma red ecle­sial ya mo­vi­li­zó unos 230 mi­llo­nes de dó­la­res, im­pac­tan­do en 3,9 mi­llo­nes de per­so­nas. Un tra­ba­jo ca­pi­lar rea­li­za­do por más de 5.000 ope­ra­do­res de cam­po y al­re­de­dor de 8.000 vo­lun­ta­rios.

Una mon­ta­ña de di­ne­ro que pa­re­ce una go­ta en el océano de la tra­ge­dia. Por­que, pe­se a la re­cu­pe­ra­ción de una pre­ca­ria es­ta­bi­li­dad, la eco­no­mía en la zo­na es­tá to­tal­men­te pa­ra­da. A ni­ve­les más ba­jos, in­clu­so, que en tiem­pos de gue­rra. Así lo ates­ti­gua Jo­seph Tob­ji, ar­zo­bis­po ma­ro­ni­ta de Ale­po, la lo­ca­li­dad sím­bo­lo del con­flic­to li­be­ra­da de las ga­rras del Es­ta­do Is­lá­mi­co a fi­na­les de 2016. Ac­tual­men­te, allí la se­gu­ri­dad es­tá ga­ran­ti­za­da por el Ejército y la Po­li­cía si­rios, pe­ro la rue­da eco­nó­mi­ca se ha de­te­ni­do y la he­ri­da de la mi­gra­ción con­ti­núa to­da­vía san­gran­do.

«Siem­pre se man­tie­ne la du­da si to­do con­ti­nua­rá en paz, co­mo has­ta aho­ra, o si vol­ve­rán los ata­ques», re­la­ta Tob­ji a es­te se­ma­na­rio. Si bien re­co­no­ce que nun­ca exis­tie­ron es­ta­dís­ti­cas se­rias, es­ti­ma que los cris­tia­nos de su ciu­dad pa­sa­ron de 175.000 a 35.000, a cau­sa de la vio­len­cia. Cons­ta­ta que el éxo­do con­ti­núa, y ve muy di­fí­cil un re­gre­so de quie­nes se fue­ron. «Los pa­dres tie­nen el co­ra­zón en Ale­po y el cuer­po en cual­quier par­te del mun­do, pe­ro no vuel­ven por sus hi­jos», se­ña­la.

Al mis­mo tiem­po, de­nun­cia que la co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca mun­dial de la gue­rra ha es­ta­do «pla­ga­da de men­ti­ras». To­do pro­duc­to de los in­tere­ses eco­nó­mi­cos. Por eso ya no con­sul­ta a los gran­des me­dios de co­mu­ni­ca­ción y cuen­ta có­mo, vi­vien­do en el lu­gar, lle­gó a oír no­ti­cias de bom­bar­deos en Ale­po que ja­más tu­vie­ron lu­gar. O, más gra­ve, en va­rias oca­sio­nes los me­dios an­ti­ci­pa­ron ata­ques de te­rro­ris­tas que tu­vie­ron lu­gar dos días des­pués.

El ar­zo­bis­po es­tá con­ven­ci­do de que los gru­pos te­rro­ris­tas son «po­bres uti­li­za­dos y ex­plo­ta­dos» por quie­nes real­men­te de­ci­die­ron la gue­rra: «las gran­des fuer­zas del mun­do con in­tere­ses so­bre el pe­tró­leo, el gas y po­si­cio­nes geo­po­lí­ti­cas en Me­dio Orien­te». Pa­ra­fra­sean­do el cé­le­bre re­frán, des­cri­be: «Con un ti­ro no ma­ta­ron dos pá­ja­ros, ma­ta­ron diez».

«An­te to­do y so­bre to­do, úni­ca­men­te pe­di­mos una co­sa: ac­tuad se­gún la con­cien­cia hu­ma­na. He­mos es­cu­cha­do tan­tas men­ti­ras... to­do el mun­do es­tá vi­vien­do en la men­ti­ra. Men­ti­ras usa­das pa­ra des­en­ca­de­nar la gue­rra por in­tere­ses aje­nos. Sus bol­si­llos se lle­nan a cos­ta de la vi­da de es­tas per­so­nas que no tie­nen cul­pa», la­men­ta.

El vier­nes 14 de sep­tiem­bre, el Papa Fran­cis­co re­ci­bió en au­dien­cia a los par­ti­ci­pan­tes en el en­cuen­tro va­ti­cano so­bre Si­ria e Irak. En su men­sa­je, sos­tu­vo que na­die pue­de ce­rrar los ojos an­te las cau­sas que han obli­ga­do a mi­llo­nes de per­so­nas a de­jar, con do­lor, su pro­pia tie­rra. Ani­mó a la comunidad in­ter­na­cio­nal a re­no­var su com­pro­mi­so pa­ra ase­gu­rar el re­gre­so de los re­fu­gia­dos a sus ca­sas. «So­lo se­can­do las lá­gri­mas de los mu­cha­chos que no han vis­to otra co­sa que ruinas, muer­te y des­truc­ción, el mun­do re­cu­pe­ra­rá la dig­ni­dad», ex­cla­mó.

«Un nue­vo ini­cio» en Irak

Pa­ra el es­pa­ñol Al­ber­to Or­te­ga Mar­tín, nun­cio apos­tó­li­co en Irak y Jor­da­nia, los cris­tia­nos quie­ren se­guir ofre­cien­do su apor­te a la paz y a la re­con­ci­lia­ción en una cri­sis que, con el pa­sar del tiem­po, ha per­di­do el in­te­rés de la opi­nión pú­bli­ca mun­dial. So­bre tras el ce­se en los en­fren­ta­mien­tos, que se ha ve­ri­fi­ca­do en va­rias zo­nas.

«Es co­mo un nue­vo ini­cio que hay que sos­te­ner y man­te­ner, pue­de ser la oca­sión pa­ra que otra gen­te que no ha­bía pen­sa­do en re­gre­sar pue­da plan­tear­se el ha­cer­lo. Irak y Jor­da­nia son tie­rras muy es­pe­cia­les, tie­rras san­tas y se­ría una pe­na que des­apa­re­cie­ra la pre­sen­cia cris­tia­na en es­tos lu­ga­res. Es im­por­tan­te que re­gre­sen y si­gan apor­tan­do su con­tri­bu­ción pa­ra el bien del país, que me­re­ce una si­tua­ción dis­tin­ta a la de aho­ra», con­si­de­ra.

Or­te­ga apun­ta, co­mo Ze­na­ri, a las «gran­des po­ten­cias» pa­ra al­can­zar esa es­ta­bi­li­dad y esa paz que «to­dos desean». Por eso ad­vier­te: «Ellas de­ben jugar un pa­pel cla­ve, bus­can­do real­men­te el bien de la so­cie­dad y no otros in­tere­ses».

La gue­rra ha es­ta­do «pla­ga­da de men­ti­ras». Los gru­pos te­rro­ris­tas son «uti­li­za­dos» por «las gran­des fuer­zas del mun­do con in­tere­ses so­bre el pe­tró­leo, el gas y la geo­po­lí­ti­ca»

AFP Pho­to / Louai Bes­ha­ra

Unos ni­ños con unos bi­do­nes de agua, jun­to a un edi­fi­cio des­trui­do en Dou­ma, a las afue­ras de Da­mas­co

CNS

El Papa Fran­cis­co jun­to al car­de­nal Peter Turk­son, a la de­re­cha, y el car­de­nal Leo­nar­do San­dri y Ma­rio Ze­na­ri, du­ran­te el en­cuen­tro va­ti­cano so­bre Si­ria e Irak

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.