Ma­ri­ne­ro, hé­roe y cristiano

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - Al­ber­to Ga­tón Las­he­ras* *Ca­pe­llán cas­tren­se

Ha­ce unos me­ses el dia­rio ABC pu­bli­có un ar­tícu­lo ti­tu­la­do «Tres mi­la­gros», fir­ma­do por mí, en­ton­ces em­bar­ca­do en la fra­ga­ta Na­va­rra en la Ope­ra­ción Sop­hia con­tra las ma­fias tra­fi­can­tes de per­so­nas en el Me­di­te­rrá­neo, en el mar de Li­bia. Hoy, des­pués de otra na­ve­ga­ción, de­di­co de nue­vo es­tas lí­neas en es­tas pá­gi­nas a un ma­ri­ne­ro que fue, y es, un mo­de­lo de cum­pli­mien­to del de­ber mi­li­tar, de la jus­ti­cia hu­ma­ni­ta­ria y de hu­ma­ni­dad cris­tia­na. Soy tes­ti­go pri­vi­le­gia­do, co­mo ma­rino, co­mo sa­cer­do­te, co­mo hom­bre, de que es­te com­pa­ñe­ro, ayu­da­do por to­da la do­ta­ción –des­de su co­man­dan­te, el ca­pi­tán de na­vío Cu­que­re­lla has­ta el úl­ti­mo miem­bro de la do­ta­ción de la fra­ga­ta Na­va­rra–, fue más allá del sim­ple cum­pli­mien­to del de­ber arries­gan­do su vi­da pa­ra sal­var has­ta 23 ni­ños que hu­bie­sen muer­to sin su he­roís­mo y ge­ne­ro­si­dad.

Cuan­do la tem­pes­tad arre­cia­ba y el olea­je agi­ta­ba co­mo ju­gue­tes ro­tos las RHIB (lan­chas neu­má­ti­cas a mo­tor), los ni­ños más pe­que­ños no eran ca­pa­ces de su­bir, afe­rra­dos a la tré­mu­la es­ca­la de cuer­das que gol­pea­ba con la tor­men­ta la amu­ra de estribor de nues­tro bu­que. Con tran­qui­lo sem­blan­te y voz fir­me, ade­más de las me­di­das de se­gu­ri­dad, pro­pu­so ser des­cen­di­do con un ar­nés su­je­to al bar­co, desafian­do los gol­pes fe­ro­ces del Me­di­te­rrá­neo. Y, ni­ño tras ni­ño, izó a bor­do a los 23, me­no­res to­dos de 3 años que, asus­ta­dos, ni llo­ra­ban.

He­roís­mo mi­li­tar en el cum­pli­mien­to del de­ber y más allá, su­bli­ma­do en la fe en la Vir­gen del Car­men, por­que a Ella se en­co­men­dó an­tes de san­ti­guar­se y lan­zar­se al abis­mo azul. He­roís­mo per­so­nal y mi­li­tar del ma­ri­ne­ro Jo­sé Ma­ría Gon­zá­lez Pi­ca­zo, que se funde con dos cua­li­da­des del cristiano: hu­mil­dad y ge­ne­ro­si­dad has­ta dar la vi­da por los de­más si fue­se me­nes­ter. Has­ta el pun­to de que en un mo­men­to de ma­yor pe­li­gro, cuan­do un gol­pe de mar ca­si lo ma­ta y fue as­cen­di­do por los com­pa­ñe­ros has­ta cu­bier­ta, sal­va­do el ni­ño de me­ses que pro­te­gió en su re­ga­zo has­ta en los se­gun­dos pa­sa­dos ba­jo las aguas, se san­ti­guó y, con paz y fir­me­za, vol­vió a la car­ga con­tra la tem­pes­tad pa­ra sal­var a los de­más ni­ños que que­da­ban. Al ma­ri­ne­ro, al hé­roe, al cristiano Pi­ca­zo, ad­mi­ra­ción y gra­ti­tud por su ejem­plo cristiano en es­tas lí­neas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.