La fo­to

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - Ri­car­do Ruiz de la Ser­na

Es­te ca­ba­llo tie­ne 40.000 años. Cuan­do na­ció, el uni­ver­so ya era muy an­ti­guo, pe­ro los se­res hu­ma­nos ape­nas lle­va­ban un sus­pi­ro en el pla­ne­ta. En mag­ni­tu­des cós­mi­cas, ape­nas lo que du­ra un par­pa­deo. Es an­te­rior a la gran­de­za de la ci­vi­li­za­ción ma­ya, a la Gran Mu­ra­lla y a los Jar­di­nes Col­gan­tes de Ba­bi­lo­nia. Sus pri­me­ros pa­sos por la tun­dra pre­sa­gia­ron la car­ga de los hú­sa­res ala­dos a las puer­tas de Vie­na en el ve­rano de 1683. Con­ser­va­do du­ran­te 40 si­glos en el sub­sue­lo de Si­be­ria, es­ta cría de ca­ba­llo prehis­tó­ri­co nos ob­ser­va co­mo hi­cie­ron las pi­rá­mi­des con el Ejército de Na­po­león en lu­cha con­tra los ma­me­lu­cos.

Los cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad Fe­de­ral del No­res­te (Ru­sia) y los ex­per­tos del Mu­seo del Ma­mut en la le­ja­na Ya­ku­tia nos ex­pli­can que ape­nas con­ta­ba vein­te días cuan­do mu­rió. Con­ser­va la piel, el pe­lo, las pe­zu­ñas y la co­la. Uno pue­de to­car­lo y esa sen­sa­ción vie­ne, a tra­vés del tiem­po y del hie­lo, des­de 40.000 años atrás. Es­te an­te­pa­sa­do de Ro­ci­nan­te, Ba­bie­ca y Vei­llan­tif –el cor­cel del pa­la­dín Roldán a quien es­ta­lló el co­ra­zón por so­plar el oli­fan­te en Roncesvalles–, es­te ca­ba­llo mi­le­na­rio, di­go, ha es­pe­ra­do in­tac­to, pro­te­gi­do por el per­ma­frost (una ca­pa de sue­lo per­ma­nen­te­men­te con­ge­la­do) has­ta que lle­gá­se­mos no­so­tros a des­cu­brir­lo y, en cier­to mo­do, a li­be­rar­lo.

Aho­ra lo ate­so­ran los in­ves­ti­ga­do­res, que tal vez lo aca­ri­cien en se­cre­to mien­tras los de­más ob­ser­va­mos es­ta fo­to que lo mues­tra ca­si en po­si­ción fe­tal co­mo si bus­ca­se el ca­lor ma­ter­nal de una ye­gua in­tem­po­ral. «Los te­ji­dos del ani­mal es­tán in­tac­tos y bien pre­ser­va­dos», ex­pli­ca el pro­fe­sor Sem­yon Gri­go­riev. ¿Có­mo se­rán los múscu­los de es­te ani­mal que ya era muy an­ti­guo an­tes de que Abraham par­tie­se de Ur de Cal­dea?

Es­ta cria­tu­ra duer­me un sue­ño que nos de­sa­fía. Tra­ta­mos de en­ten­der el uni­ver­so, el pla­ne­ta Tie­rra y el mis­te­rio de la vi­da y va­mos des­cu­brien­do el in­men­so pro­di­gio de la na­tu­ra­le­za. Allí nos es­pe­ran te­so­ros co­mo es­te po­tri­llo acu­rru­ca­do en el frío. De­cía la Fi­des et Ra­tio que «el des­cu­bri­mien­to y el in­cre­men­to de las cien­cias ma­te­má­ti­cas, fí­si­cas, quí­mi­cas y de las apli­ca­das son fru­to de la ra­zón y ex­pre­san la in­te­li­gen­cia con que el hom­bre con­si­gue pe­ne­trar en las pro­fun­di­da­des de la crea­ción». En es­ta fo­to po­de­mos ad­mi­rar una de sus ma­ra­vi­llas.

Fran­cis­co ha es­cri­to en Lau­da­to si que «nues­tra ca­sa co­mún es tam­bién co­mo una her­ma­na, con la cual com­par­ti­mos la exis­ten­cia, y co­mo una madre be­lla que nos aco­ge en­tre sus bra­zos». Aho­ra a nues­tra her­ma­na y a nues­tra madre, pues, le ha apa­re­ci­do un po­tri­llo con­ge­la­do acu­na­do en­tre el frío y el tiem­po. Si lla­mó her­mano a un lo­bo, no creo que san Fran­cis­co hu­bie­se du­da­do en lla­mar del mis­mo mo­do a es­te ca­ba­llo que pa­re­ce dor­mi­do. Es un te­so­ro que nos lle­ga des­de los al­bo­res del mun­do, des­de aquel tiem­po en que la no­che era la os­cu­ri­dad y los ca­ba­llos co­rrían li­bres por las pra­de­ras.

Mi­chil Ya­ko­klev/Uni­ver­si­dad Fe­de­ral del No­res­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.