Una son­ri­sa con­tra la ma­fia

Pino Pu­gli­si fue ase­si­na­do por la ma­fia por­que les ro­ba­ba su mano de obra, di­ce el es­cri­tor ita­liano Ales­san­dro D`Ave­nia, exa­lumno del cu­ra. Es la mis­ma lí­nea que pi­dió el Papa a la Igle­sia de Si­ci­lia: ofre­cer al­ter­na­ti­vas a los jó­ve­nes

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - Jo­sé Cal­de­re­ro de Al­de­coa @jcal­de­re­ro

Aquel día, un 15 de sep­tiem­bre de 1993, el pro­fe­sor de Re­li­gión, el sa­cer­do­te Pino Pu­gli­si, no apa­re­ció por el co­le­gio. El mo­ti­vo de su au­sen­cia no es­ta­ba re­la­cio­na­do con la ce­le­bra­ción de su 56 cum­plea­ños. Aca­ba­ban de pe­gar­le un ti­ro.

La ma­fia ha­bía de­ci­di­do ma­tar­lo por­que el cu­ra le ro­ba­ba sol­da­dos pa­ra su ejército cri­mi­nal con las ac­ti­vi­da­des pa­ra jó­ve­nes que or­ga­ni­za­ba. Pe­ro in­clu­so su ase­si­na­to se con­vir­tió en un mo­men­to de evan­ge­li­za­ción. Jus­to an­tes de que el si­ca­rio ac­cio­na­ra el ga­ti­llo, el sa­cer­do­te le di­jo a su ase­sino: «Te es­ta­ba es­pe­ran­do», y le son­rió. Esa son­ri­sa se gra­bó a fue­go en la men­te del cri­mi­nal y, un tiem­po des­pués, pro­vo­có un cam­bio ra­di­cal en el ma­fio­so has­ta el pun­to de que ter­mi­nó tes­ti­fi­can­do en el pro­ce­so de bea­ti­fi­ca­ción de Pu­gli­si en ma­yo de 2013.

Ales­san­dro D’Ave­nia (Pa­ler­mo, 1977) re­cuer­da a la per­fec­ción esa mis­ma son­ri­sa. «La veía a dia­rio en la es­cue­la cuan­do don Pino en­tra­ba en cla­se pa­ra im­par­tir Re­li­gión». Los he­chos su­ce­die­ron ha­ce un cuar­to de si­glo y aho­ra D’Ave­nia, con­ver­ti­do en pro­fe­sor y es­cri­tor, ha no­ve­la­do la vi­da y muer­te del sa­cer­do­te. La obra, ti­tu­la­da Lo que el

in­fierno no es (La Es­fe­ra de los Li­bros), aca­ba de lle­gar a las li­bre­rías es­pa­ño­las y ha si­do pre­sen­ta­da en el 25 aniver­sa­rio de la muer­te del sa­cer­do­te.

Li­te­ra­tu­ra ju­ve­nil

La no­ve­la, con di­ver­sos pa­sa­jes au­to­bio­grá­fi­cos, cuen­ta có­mo Fe­de­ri­co, un jo­ven de cla­se aco­mo­da­da de 17 años, acep­ta la in­vi­ta­ción de su pro­fe­sor y pá­rro­co de la igle­sia del ba­rrio mar­gi­nal de Bran­cac­cio pa­ra vi­si­tar la zo­na an­tes de su via­je a Ox­ford pa­ra me­jo­rar su in­glés.

Allí se en­con­tra­rá con una reali­dad ab­so­lu­ta­men­te des­co­no­ci­da pa­ra él, con el in­fierno, un ba­rrio mi­se­ra­ble mar­ca­do por las dro­gas, el pa­ro, la vio­len­cia y la ma­fia y co­no­ce­rá los es­fuer­zos del pá­rro­co pa­ra po­ner en mar­cha una es­cue­la en con­tra de lo que desean los ca­pos de la Co­sa Nos­tra.

Trans­for­ma­ba a los chi­cos

Es­ta la­bor en­tre los jó­ve­nes fue su sen­ten­cia de muer­te». D’Ave­nia ex­pli­ca que, «cuan­do le pre­gun­ta­ron al si­ca­rio por qué la ma­fia ha­bía or­de­na­do el ase­si­na­to de Pu­gli­si, él di­jo: “Le ma­ta­ron por­que se lle­va­ba a los chi­cos con él”».

En es­te sen­ti­do, «don Pino era pe­li­gro­so pa­ra la ma­fia por­que trans­for­ma­ba la vi­da de los chi­cos, que po­dían ima­gi­nar una vi­da di­fe­ren­te a la del ejército ma­fio­so, gra­cias a la edu­ca­ción y las ac­ti­vi­da­des lú­di­cas», apun­ta el es­cri­tor. Los chi­cos «ha­bían cre­ci­do en un ba­rrio con­flic­ti­vo, ha­bían na­ci­do en el in­fierno y gra­cias a la la­bor del sa­cer­do­te pu­die­ron ver un atis­bo del pa­raí­so. Otra vi­da era po­si­ble».

De alumno, Ales­san­dro D’Ave­nia, se ha con­ver­ti­do en pro­fe­sor, pe­ro tan­to an­tes co­mo aho­ra tie­ne muy pre­sen­te la fi­gu­ra de Pino Pu­gli­si. «Al ha­cer­me pro­fe­sor, el re­cuer­do de don Pino me hi­zo en­ten­der que un maes­tro no es al­guien que tie­ne a su pú­bli­co ase­gu­ra­do, los alum­nos, que es­tán obli­ga­dos a es­cu­char. Me hi­zo dar­me cuen­ta de que el pro­fe­sor tie­ne que ser el pú­bli­co que tie­ne que es­cu­char y alen­tar y aplau­dir a sus alum­nos».

Una ba­ta­lla si­len­cio­sa

La fi­gu­ra del sa­cer­do­te, bea­ti­fi­ca­do por Fran­cis­co en 2013, si­gue ilu­mi­nan­do ac­tual­men­te la lu­cha con­tra la ma­fia. «En una oca­sión, a don Pino le hi­cie­ron una en­tre­vis­ta en la te­le­vi­sión y le pre­sen­ta­ron co­mo “sa­cer­do­te an­ti­ma­fia”. Pu­gli­si cortó al pe­rio­dis­ta y di­jo: “Yo, co­mo Cris­to, no soy an­ti­na­die, yo soy pro Cris­to y pro Evan­ge­lio”. Él que­ría con­ver­tir tam­bién a los ma­fio­sos». De es­ta for­ma, «con la muer­te de don Pino cam­bia­ron mu­chas co­sas. Los sa­cer­do­tes de­ja­ron de en­fren­tar­se di­rec­ta­men­te a la or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal, pa­ra cen­trar­se en di­fun­dir el bien», ase­gu­ra D’Ave­nia.

Pe­ro Pu­gli­si no es un ca­so ais­la­do. «Hay mu­cha vis­to­si­dad en una lu­cha con­tra la ma­fia he­cha con es­col­tas, pe­ro hay una lu­cha si­len­cio­sa que ha­cen mu­chos sa­cer­do­tes de quie­nes no sa­be­mos na­da. Es­tán dan­do cul­tu­ra a los chi­cos, tra­tan­do de ofre­cer­les una vi­da di­fe­ren­te co­mo ha­cía don Pino. Ellos no son no­ti­cia», con­clu­ye el es­cri­tor ita­liano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.