«Es­ta­mos lla­ma­dos a te­ner pa­cien­cia his­tó­ri­ca»

El je­sui­ta Ig­na­cio Ra­mos tra­ba­ja en Chi­na pa­ra fo­men­tar, pun­tos de en­cuen­tro des­de la cul­tu­ra. Un ca­mino a lar­go pla­zo en el que el Pa­pa le ha ani­ma­do a se­guir

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - Ma­ría Mar­tí­nez Ló­pez

La Igle­sia en Chi­na es una reali­dad «apa­sio­nan­te». Así lo trans­mi­te a Al­fa y Ome­ga des­de el te­rreno el je­sui­ta Ig­na­cio Ra­mos, que in­ves­ti­ga allí so­bre es­pi­ri­tua­li­dad y glo­ba­li­za­ción y pro­mue­ve ini­cia­ti­vas in­ter­cul­tu­ra­les. Des­cri­be una co­mu­ni­dad que en su seno vi­ve «unas pa­sio­nes tre­men­das, mu­chas ten­sio­nes y di­vi­sión», pe­ro an­te la que, con el acuer­do pro­vi­sio­nal en­tre el Go­bierno chino y la San­ta Se­de, se abre un nue­vo te­rreno por ex­plo­rar.

Pe­se a to­do, en los úl­ti­mos años, la dis­tin­ción ha­bi­tual en­tre una Igle­sia clan­des­ti­na y otra ofi­cial y co­la­bo­ra­cio­nis­ta ha que­da­do des­fa­sa­da. Des­de ha­ce ya unos años, al­re­de­dor del 70 % de los obis­pos fie­les al Pa­pa –y una pro­por­ción si­mi­lar de sa­cer­do­tes– es­ta­ban re­gis­tra­dos en la Aso­cia­ción Pa­trió­ti­ca a mo­do de trá­mi­te pa­ra po­der ejer­cer su mi­nis­te­rio le­gal­men­te.

Hay no obs­tan­te una mi­no­ría (al­go más de 20 obis­pos) que, des­pués de vi­vir la per­se­cu­ción, no con­ci­be más pos­tu­ra que «una opo­si­ción fron­tal a los co­mu­nis­tas». Al me­nos has­ta el acuer­do, al­gu­nos sa­cer­do­tes pre­ve­nían a sus fie­les fren­te a los clé­ri­gos re­gis­tra­dos, ob­je­tan­do que «no es­tán en co­mu­nión con el Pa­pa», ex­pli­ca Ra­mos. Aho­ra, «es­ta gen­te se es­tá re­si­tuan­do y tra­tan­do en ge­ne­ral de ver al­go bueno al acuer­do, pe­ro con un acen­tua­do con­flic­to in­terno. Y hay otro gru­po que se nie­ga a per­te­ne­cer a la Aso­cia­ción Pa­trió­ti­ca, pe­ro no es com­ba­ti­vo y desea­ría ser le­gi­ti­ma­do de al­gún mo­do por las au­to­ri­da­des».

Y en me­dio, los fie­les

En el otro ex­tre­mo, tam­bién exis­ten clé­ri­gos que dan la mis­ma im­por­tan­cia a la fi­de­li­dad a la pa­tria que a la fe. Ra­mos cree que, pa­ra es­tos, ha lle­ga­do la ho­ra de de­mos­trar dón­de tie­nen pues­to su co­ra­zón y si pue­den tra­ba­jar efi­caz­men­te pa­ra que la Igle­sia go­ce de una li­ber­tad más ple­na. Los fie­les van pro­ce­san­do po­co a po­co las no­ti­cias «pe­ro no se crean mu­chos pro­ble­mas. Van a la co­mu­ni­dad don­de vi­ven la fe, y no di­ser­tan mu­cho más».

Des­de la di­nas­tía Tang

El ca­to­li­cis­mo chino se re­mon­ta a los mi­sio­ne­ros que lle­ga­ron a Chi­na en la di­nas­tía Tang, y a la pri­me­ra diócesis, crea­da en Pe­kín en el si­glo XIV. Pe­ro echó raí­ces de­fi­ni­ti­va­men­te en la épo­ca de los je­sui­tas Ma­teo Ric­ci y Die­go de Pan­to­ja, de cu­ya muer­te se es­tá ce­le­bran­do el 400 aniver­sa­rio. «Un je­sui­ta lle­gó a ser pre­cep­tor del em­pe­ra­dor, y dos o tres em­pe­ra­do­res se bau­ti­za­ron o fue­ron muy cer­ca­nos a la fe», re­cuer­da el ex­per­to.

Es­ta ri­ca tra­di­ción se ha vi­vi­do, du­ran­te si­glos, so­bre to­do en el ám­bi­to fa­mi­liar y ru­ral. Aho­ra, los ca­tó­li­cos se en­cuen­tran con una Chi­na ca­da vez más ur­ba­na, y en me­dio de per­sis­ten­tes res­tric­cio­nes. Les es­tá cos­tan­do en­con­trar –con­ti­núa– «un ter­cer mo­do de exis­tir» y de evan­ge­li­zar en­tre los ex­tre­mos ofi­cia­lis­ta y mar­ti­rial. Con es­ta pers­pec­ti­va, no es fá­cil lle­gar «a un uni­ver­si­ta­rio o un jo­ven tra­ba­ja­dor se­dien­to de es­pi­ri­tua­li­dad». Por eso, mu­chos pre­fie­ren unir­se a co­mu­ni­da­des pro­tes­tan­tes.

Mie­do a los ca­tó­li­cos

Hay otro mo­ti­vo de que en los úl­ti­mos años es­tas co­mu­ni­da­des crez­can más que las ca­tó­li­cas: Pe­kín de­ja a los pro­tes­tan­tes «ha­cer más, por­que es­tán más ato­mi­za­dos –ex­pli­ca el je­sui­ta–. Lo que le da mie­do de los ca­tó­li­cos, ade­más de la su­pues­ta obe­dien­cia a un po­der ex­tran­je­ro, es que se con­ci­ben en red y tie­nen ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­zar­se a lo lar­go y an­cho del país. Y es­to, que no pue­de con­tro­lar, el Go­bierno lo per­ci­be co­mo una ame­na­za».

A pe­sar de es­to y del re­cha­zo a la pre­sen­cia de mi­sio­ne­ros ex­tran­je­ros –que al ser vis­tos co­mo re­pre­sen­tan­tes de un men­ta­li­dad aje­na tie­nen ve­da­do el ac­ce­so pastoral tra­di­cio­nal a los fie­les chi­nos–, ya se pue­de ha­cer mu­cho. Ra­mos de­tec­ta en la so­cie­dad chi­na una cier­ta nos­tal­gia por el pa­sa­do, que mi­ra tan­to a la re­li­gión tra­di­cio­nal co­mo a los gran­des mi­sio­ne­ros de la ta­lla de Ric­ci y Pan­to­ja. Ci­ta, por ejem­plo, ac­ti­vi­da­des co­mo un re­cien­te sim­po­sio en Pe­kín so­bre es­te úl­ti­mo, y las ofer­tas que ha re­ci­bi­do de dos im­por­tan­tes uni­ver­si­da­des pa­ra in­ves­ti­gar más so­bre él. Tam­bién «hay una sed muy gran­de por abrir­se, por ga­nar le­gi­ti­mi­dad in­ter­na­cio­nal y po­der re­ci­bir y com­par­tir en pie de igual­dad con otros. En mu­cha gen­te hay un de­seo de crear co­mu­ni­dad más allá de las fron­te­ras clá­si­cas», aun­que tam­bién mu­chos chi­nos «son aún tre­men­da­men­te tí­mi­dos e in­se­gu­ros an­te el ex­tran­je­ro».

Evan­ge­li­zar con naturalidad

Otro im­por­tan­te pun­to de en­cuen­tro cul­tu­ral que ha en­con­tra­do Ra­mos es el Ca­mino de San­tia­go. Em­pe­zó re­co­men­dán­do­se­lo a al­gu­nos co­no­ci­dos que iban a vi­si­tar Eu­ro­pa. No tar­dó en com­pro­bar la «pro­fun­da hue­lla» que de­ja en la gen­te, in­clui­das tres per­so­nas que «han en­tra­do en un pro­ce­so ge­nuino de con­ver­sión». Es­to le em­pu­jó a crear con un gru­po de ami­gos chi­nos el Cen­tro In­ter­cul­tu­ral pa­ra la Ex­pe­rien­cia del Ca­mino.

Es­ta vía cul­tu­ral for­ma par­te de la apues­ta del Pa­pa Fran­cis­co, que ve en ella «el me­jor ca­mino pa­ra la Igle­sia. Me ha ex­pre­sa­do per­so­nal­men­te su in­te­rés por que se dé im­pul­so a es­tos pro­yec­tos». A par­tir de ahí, pue­den sur­gir otras po­si­bi­li­da­des de mi­sión. «He ex­pe­ri­men­ta­do que se pue­den ha­cer co­sas que, an­tes de ve­nir, me de­cían que eran im­po­si­bles. Se tra­ta de que ha­ya un en­cuen­tro en la pla­ta­for­ma ade­cua­da. En­ton­ces, con mu­cha naturalidad (aun­que hay que ser dis­cre­tos) la gen­te pre­gun­ta, quie­re for­mar­se, tie­ne in­quie­tud por cre­cer es­pi­ri­tual­men­te y por des­cu­brir el sen­ti­do de la fe ca­tó­li­ca». Una la­bor –re­co­no­ce– en la que «es­ta­mos lla­ma­dos a te­ner pa­cien­cia his­tó­ri­ca. Es­ta­mos cons­tru­yen­do una se­rie de puen­tes y pla­ta­for­mas que qui­zá, si Dios quie­re y por su gra­cia, lle­guen al­gún día a dar mu­cho fru­to».

AFP/ Johan­nes Ei­se­le

Tu­ris­tas chi­nos an­tes la ca­te­dral del Sa­gra­do Co­ra­zón de Je­sús, en Guangz­hou

In­foSJ

Ig­na­cio Ra­mos con unos ami­gos chi­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.