«Hay que vol­ver a en­con­trar­se»

La iz­quier­da y la Igle­sia, que con­tri­bu­ye­ron a la Tran­si­ción, rin­den ho­me­na­je a Pa­blo VI

ABC - Alfa y Omega - - España - Ri­car­do Ben­ju­mea

La iz­quier­da y la Igle­sia, que con­tri­bu­ye­ron a una Tran­si­ción pa­cí­fi­ca en Es­pa­ña, se re­en­cuen­tran 40 años des­pués en la Fun­da­ción Pa­blo VI. A po­cos días del con­gre­so que, los días 3 y 4 de oc­tu­bre, con­me­mo­ra­rá las cua­tro dé­ca­das de la Es­pa­ña cons­ti­tu­cio­nal, la pre­sen­ta­ción del Cen­tro de Pen­sa­mien­to Pa­blo VI ofre­ció un ape­ri­ti­vo, al re­unir al car­de­nal Fer­nan­do Se­bas­tián (en aque­llos años uno de los más cer­ca­nos co­la­bo­ra­do­res del car­de­nal Ta­ran­cón), a la his­tó­ri­ca so­cia­lis­ta Francisca Sau­qui­llo y al his­to­ria­dor y teó­lo­go Juan Ma­ría La­boa.

Las dos par­tes hi­cie­ron au­to­crí­ti­ca: la has­ta ha­ce po­co pre­si­den­ta del Co­mi­sio­na­do de la Me­mo­ria His­tó­ri­ca del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid la­men­tó el des­co­no­ci­mien­to en­tre bue­na par­te de la iz­quier­da ac­tual a la con­tri­bu­ción de la Igle­sia a la lle­ga­da de la de­mo­cra­cia en Es­pa­ña, mien­tras el ar­zo­bis­po emé­ri­to de Pam­plo­na-Tu­de­la re­co­no­ció que, «ha­ce 20 años la Igle­sia es­pa­ño­la te­nía mas diá­lo­go con los no cre­yen­tes que aho­ra».

Pie­za cla­ve que hi­zo po­si­ble ese acer­ca­mien­to fue Pa­blo VI, el Pa­pa que pi­lo­tó el Con­ci­lio Va­ti­cano II e im­pul­só un nue­vo ti­po de pre­sen­cia de la Igle­sia en la so­cie­dad, li­bre de tu­te­las y va­sa­lla­jes po­lí­ti­cos y so­cia­les. Es lo que quie­re re­vin­di­car el nue­vo Cen­tro de Pen­sa­mien­to, que na­ce pa­ra «re­cu­pe­rar y ayu­dar a com­pren­der me­jor» al Pa­pa Mon­ti­ni, y a bus­car en su pen­sa­mien­to «cri­te­rios y orien­ta­cio­nes que sir­van al diá­lo­go en­tre la ac­ción po­lí­ti­ca y la fe re­li­gio­sa en la Es­pa­ña de nues­tros días», di­ce Ma­ría Te­re­sa Com­pte, se­cre­ta­ria ge­ne­ral aca­dé­mi­ca y di­rec­to­ra del Más­ter de Doc­tri­na So­cial de la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia de Sa­la­man­ca- Fun­da­ción Pa­blo VI, que coor­di­nó el 20 de septiembre la me­sa re­don­da Pa­blo VI: me­mo­ria y re­con­ci­lia­ción. Es­tos son al­gu­nos ex­trac­tos:

Fer­nan­do Se­bas­tián : Pa­blo VI fue el más re­for­ma­dor de los Pa­pas mo­der­nos y un ami­go in­com­pren­di­do de Es­pa­ña. En­ten­dió Es­pa­ña me­jor que mu­chos es­pa­ño­les; nos ayu­dó ex­tra­or­di­na­ria­men­te a abor­dar el tran­ce de la Tran­si­ción po­lí­ti­ca. Sin la apues­ta de la Igle­sia por la de­mo­cra­cia y la re­con­ci­lia­ción de to­dos es­pa­ño­les hu­bie­ra si­do di­fí­cil una Tran­si­ción pa­ci­fi­ca. Y sin el apo­yo de Pa­blo VI, la Igle­sia es­pa­ño­la no hu­bie­ra po­di­do ha­cer lo que hi­co en los años de la Tran­si­ción. Una vez Ta­ran­cón me di­jo: «Es­tos obis­pos [es­pa­ño­les] mi­ran de­ma­sia­do a Ro­ma». Yo le res­pon­dí: «¿Y us­ted dón­de mi­ra­ba, don Vi­cen­te?». [Pa­blo VI] fue su gran apo­yo e ins­pi­ra­dor en unos años que fue­ron muy im­por­tan­tes en la vi­da de la Igle­sia y de la so­cie­dad es­pa­ño­la.

Francisca Sau­qui­llo : A prin­ci­pios de los años 60 era yo una es­tu­dian­te de De­re­cho en una Es­pa­ña tris­te y ne­gra, don­de la Igle­sia ha­bía ju­ga­do un pa­pel en la gue­rra y des­pués de apo­yo a la dic­ta­du­ra. Yo ve­nía de un co­le­gio de re­li­gio­sas y de una fa­mi­lia, no mi­li­tan­te, pe­ro sí del ban­do que ha­bía ga­na­do la gue­rra, por lo que lle­gué a la uni­ver­si­dad pen­san­do que to­dos los ro­jos eran ma­lí­si­mos. En las con­gre­ga­cio­nes ma­ria­nas o en los mo­vi­mien­tos [es­tu­dian­ti­les y obre­ros de la Ac­ción Ca­tó­li­ca] co­mo la JEC, la JOC, la HOAC… em­pe­za­mos a ha­cer un cam­bio. Pa­blo VI tu­vo un pa­pel muy im­por­tan­te de im­pul­so a esos mo­vi­mien­tos. Así co­no­cí a Joaquín Ruiz Jiménez, que fue pro­fe­sor mío. Co­mo em­ba­ja­dor en Ro­ma, tu­vo mu­cho con­tac­to con lo que em­pe­za­ba a cam­biar en la Igle­sia. Él pro­ce­día de la dic­ta­du­ra, [pe­ro va­lo­ra­ba] el dia­lo­go con no cris­tia­nos y no cre­yen­tes. Gra­cias a eso vi­mos que los no cre­yen­tes no eran per­so­nas a las que ha­bía que com­ba­tir.

F. S.: Pa­ra dia­lo­gar ha­ce fal­ta te­ner con­fian­za en uno mis­mo, en tu pro­pia pro­pues­ta. El que no tie­ne con­fian­za en sí mis­mo no se atre­ve a ha­blar con el pró­ji­mo. Y ha­ce fal­ta te­ner con­fian­za en el otro, creer en la bue­na vo­lun­tad de tu in­ter­lo­cu­tor. Es­ta es la éti­ca del dia­lo­go, el va­lor del dia­lo­go co­mo ins­tru­men­to no so­lo evan­ge­li­za­dor, sino pa­ra la con­vi­ven­cia hu­ma­na. Quien pu­so en cir­cu­la­ción es­ta idea co­mo al­go fun­da­men­tal fue Pa­blo VI.

Son en­se­ñan­zas que ne­ce­si­ta­mos hoy: un cris­tia­nis­mo que se ha­ce hu­ma­nis­mo y un hu­ma­nis­mo que se ha­ce cris­tia­nis­mo si­gue sien­do un her­mo­so pro­gra­ma cul­tu­ral pa­ra la Igle­sia y pa­ra la so­cie­dad es­pa­ño­la. Pa­blo VI si­gue sien­do nues­tro maes­tro en el res­pe­to y la va­lo­ra­ción de la cul­tu­ra se­cu­lar; el Pa­pa que nos enseñó a acer­car­nos al mun­do con­tem­po­rá­neo con amor y res­pe­to, con com­pren­sión y re­co­no­ci­mien­to, va­lo­ran­do la vo­ca­ción se­cu­lar del hom­bre y ofre­cién­do­le el men­sa­je sal­va­dor de Je­sús. Una pos­tu­ra muy cer­ca­na al mi­nis­te­rio de la mi­se­ri­cor­dia que hoy tra­ta de pro­mo­ver el Pa­pa Fran­cis­co.

Juan Ma­ría La­boa: ¿Por qué Mon­ti­ni era tan mal vis­to en la Es­pa­ña de Fran­co? Él ha­bía na­ci­do en una fa­mi­lia del nor­te, en Bres­cia, pro­fun­da­men­te ca­tó­li­ca y de­mo­crá­ti­ca. Una fa­mi­lia que cree que la Igle­sia no tie­ne que es­tar po­li­ti­za­da. Mon­ti­ni es an­ti­fas­cis­ta des­de el prin­ci­pio. Y eso se le no­ta­ba. Era un per­so­na­je que no po­día ser acep­ta­do por el ré­gi­men y por gran par­te del epis­co­pa­do es­pa­ñol de ese mo­men­to. Aun­que era fi­lo de­mó­cra­ta-cris­tiano, no se me­te nun­ca en po­lí­ti­ca. ¿Por qué le ex­pul­san de Ro­ma? Por­que Ot­ta­via­ni y los car­de­na­les de la Cu­ria te­nían un con­tac­to con la par­te con­ser­va­do­ra de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na y veían que Mon­ti­ni, en el pues­to más im­por­tan­te de la Cu­ria [co­mo sus­ti­tu­to de re­la­cio­nes or­di­na­rias], no iba a ayu­dar en ese cam­ba­la­che, y le man­dan a Mi­lán con la idea de no nom­brar­le car­de­nal (Pío XII de he­cho no le nom­bra) y pa­ra que en Ro­ma go­bier­nen los que ha­bían go­ber­na­do siem­pre.

Cuan­do es ele­gi­do Pa­pa, co­no­ce per­fec­ta­men­te a los obis­pos es­pa-

Juan Ma­ría La­boa «¿Quie­nes re­cha­za­ban a Pa­blo VI? ¿Los que re­cha­ban el Con­ci­lio? Hoy su­ce­de lo mis­mo con el Pa­pa Fran­cis­co. El in­te­gris­mo es­pa­ñol es­tá, con una cons­tan­cia admirable, re­cha­zan­do el Con­ci­lio Va­ti­cano II»

Francisca Sau­qui­llo «Pa­blo VI hi­zo pa­ra Es­pa­ña mu­chí­si­mo más de lo que se pen­sa­mos y se co­no­ce. Sin em­bar­go, mu­cha gen­te te nie­ga que la Igle­sia tu­vie­ra un pa­pel im­por­tan­te en la Tran­si­ción. Hoy nos fal­ta diá­lo­go»

Fer­nan­do Se­bas­tián «Al­gu­nos di­ri­gen­tes de la iz­quier­da es­tán re­cha­zan­do la Igle­sia de los Re­yes Ca­tó­li­cos o la de Fran­co, que ya no exis­ten. ¿Có­mo se re­me­dia? Ha­blan­do: “Oye, ami­go, que no soy un bru­jo co­mo tú te fi­gu­ras ni quie­ro im­plan­tar la In­qui­si­ción”».

ño­les, los ha tra­ta­do uno a uno. [Du­ran­te el Con­ci­lio], fue­ron la mi­no­ría que es­cri­be al Pa­pa una y otra vez di­cién­do­le que se es­ta­ba equi­vo­can­do, pre­ten­dien­do con gran in­ge­nui­dad «de­fen­der al Pa­pa de sí mis­mo», has­ta que Mon­ti­ni por fin le di­ce al car­de­nal Qui­ro­ga: «Dí­ga­le a los obis­pos es­pa­ño­les que con­fíen en el Pa­pa, que la li­ber­tad de con­cien­cia sal­drá bien…».

Fca. S.: En septiembre de 1975, yo fui una de las de­fen­so­ras de los úl­ti­mos con­de­na­dos a muer­te por la dic­ta­du­ra. En el Co­le­gio de Abo­ga­dos se hi­zo un en­cuen­tro pa­ra in­ten­tar im­pe­dir la eje­cu­ción. Es­tá­ba­mos an­gus­tia­dos. Ruiz Jiménez lla­mó a Pa­blo VI, y Pa­blo VI lla­mó a Fran­co, pe­ro Fran­co no se qui­so po­ner. Eso lo vi­ví per­so­nal­men­te.

Pa­blo VI vio cla­ro que la Igle­sia de­bía apo­yar la de­mo­cra­cia y la Tran­si­ción. Hi­zo pa­ra Es­pa­ña mu­chí­si­mo más de lo que pen­sa­mos y se co­no­ce. Cuan­do [años más tar­de] les con­ta­ba es­to a unos com­pa­ñe­ros abo­ga­dos, me lo ne­ga­ban. Mu­cha gen­te te nie­ga que la Igle­sia ju­ga­ra un pa­pel en la Tran­si­ción. Hoy nos fal­ta ese mo­vi­mien­to de diá­lo­go.

J. M. L.: Es un te­ma pre­cio­so el de Pa­blo VI y la re­con­ci­lia­ción. En 1975 pro­cla­ma un Año pa­ra la Re­con­ci­lia­ción. Es cons­cien­te de que pri­me­ro tie­ne que re­con­ci­liar a su Igle­sia, di­vi­di­da y en­fren­ta­da, y fa­vo­re­ce esa mis­ma re­con­ci­lia­ción en Es­pa­ña. Es una ob­se­sión su­ya que com­par­te Ta­ran­cón. [Du­ran­te la gue­rra ci­vil] ha­bían ase­si­na­do a dos tíos car­na­les su­yos, sa­cer­do­tes, pe­ro él des­de jo­ven ha­bla de que Es­pa­ña tie­ne que re­con­ci­liar­se, de que no tie­ne sen­ti­do man­te­ner abier­ta la gue­rra ci­vil… En esos mo­men­tos, hay un lai­ca­do muy im­por­tan­te en la Igle­sia, una Ac­ción Ca­tó­li­ca to­da­vía muy fuer­te y ca­pi­lar­men­te ex­ten­di­da, con la idea muy cla­ra de que hay que tra­ba­jar por la pa­ci­fi­ca­ción y por una so­cie­dad me­jor.

¿Quié­nes re­cha­za­ban a Pa­blo VI? Los que re­cha­za­ron el Con­ci­lio. Hoy su­ce­de lo mi­mo con el Pa­pa Fran­cis­co. ¿Quié­nes re­cha­zan a Fran­cis­co? Los que re­cha­zan el Con­ci­lio. El in­te­gris­mo es­pa­ñol es­tá, con una cons­tan­cia admirable, re­cha­zan­do el Con­ci­lio. Es inú­til bus­car en las webs pi­ja­di­tas con­tra Fran­cis­co. La co­sa es mu­cho más se­ria y mu­cho más bá­si­ca: el Con­ci­lio Va­ti­cano II.

F. S.: ¿Y quié­nes son los que se opo­nían al Con­ci­lio? Los que quie­ren una Igle­sia po­li­ti­za­da y cau­ti­va. O in­ser­ta en un sec­tor de­ter­mi­na­do de la so­cie­dad, ge­ne­ral­men­te la de­re­cha, el an­ti­guo ré­gi­men, y tie­nen mie­do de una Igle­sia que sal­ga al cam­po ella so­li­ta, sin el am­pa­ro o tu­te­la de nin­gún po­der po­lí­ti­co, pro­cla­man­do el Evan­ge­lio en to­da su vi­gen­cia y con to­das sus re­per­cu­sio­nes y crea un hu­ma­nis­mo nue­vo. Pa­blo VI tie­ne idea muy cla­ra de cuál es el pa­pel de la Igle­sia en una so­cie­dad li­bre. Un ca­mino que ini­ció, creo yo, ge­ne­ro­sa­men­te y va­lien­te­men­te la Igle­sia en Es­pa­ña y que a lo me­jor aho­ra no lo es­ta­mos vi­vien­do tan ilu­sio­na­da­men­te co­mo en los años 80.

Fca. S.: 40 años des­pués, a mí me pa­re­ce que el Pa­pa Fran­cis­co es­ta le­van­tan­do cier­tas ilu­sio­nes. Du­ran­te una eta­pa he­mos vis­to a la Igle­sia con una ac­ti­tud de pre­po­ten­cia, no de dia­lo­go… Cla­ro que cuan­do lo que le in­tere­sa a la Igle­sia co­mo te­ma fun­da­men­tal son las in­ma­tri­cu­la­cio­nes, y no otros te­mas co­mo los in­mi­gran­tes… F. S.: Sí le in­tere­san esos te­mas, pe­ro eso no sa­le en la pren­sa.

Fca. S.: …Yo creo que hay que ha­cer un cam­bio. Ne­ce­si­ta­mos que ha­ya otra pre­sen­cia de la Igle­sia en la so­cie­dad. Si no, la Igle­sia no pue­de ge­ne­rar ilu­sión. A mí sí me ilu­sio­nó. Yo me me­tí en po­lí­ti­ca y em­pe­cé a ser abo­ga­da la­bo­ra­lis­ta a tra­vés de los mo­vi­mien­tos ca­tó­li­cos.

J. M. L.: Con­tra Fran­co vi­vía­mos me­jor. ¿Por­que quié­nes es­tán en la opo­si­ción ac­ti­va a Fran­co? No el PSOE, que no exis­te en ese mo­men­to. Es­tán el PCE (Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Es­pa­ña), la HOAC, la JOC… Hay una unión por la de­mo­cra­cia. No es que na­die fue­ra ab­so­lu­ta­men­te in­te­gris­ta ni re­vo­lu­cio­na­rio en la Igle­sia, pe­ro sí ha­bía un con­ser­va­du­ris­mo tran­qui­lo que quie­re una Igle­sia li­bre y dia­lo­gan­do con el es­ta­do.

Es lla­ma­ti­vo que no ha exis­ti­do prác­ti­ca­men­te un an­ti­cle­ri­ca­lis­mo so­cial en Es­pa­ña, pe­ro sí un an­ti­cle­ri­ca­lis­mo in­te­lec­tual que vi­ve con un anacro­nis­mo a ve­ces lla­ma­ti­vo, de las fuen­tes fran­ce­sas del XIX.

F. S.: Te­ne­mos que in­sis­tir en el mu­tuo acer­ca­mien­to y co­no­ci­mien­to. En mis años de se­cre­ta­rio [de la CEE] tu­ve bas­tan­te con­tac­to con la iz­quier­da ofi­cial. Sin ofen­der a na­die, pe­ro creo que co­noz­co mu­cho me­jor el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de la iz­quier­da que la iz­quier­da el mío. ¿Cuán­tos di­ri­gen­tes de la iz­quier­da po­lí­ti­ca de hoy han leí­do el Va­ti­cano II? No se han in­tere­sa­do. Es­tán re­cha­zan­do la Igle­sia de los Re­yes Ca­tó­li­cos o la de Fran­co, que ya no exis­ten. No quie­ro cul­par a na­die... ¿Eso có­mo se re­me­dia? Ha­blan­do: «Oye, ami­go, que yo no soy un bru­jo co­mo tú te fi­gu­ras. Sé ha­blar ci­vi­li­za­da­men­te con gen­te que pien­sa dis­tin­to de mí y no quie­ro vol­ver a im­plan­tar la In­qui­si­ción».

No hay una va­lo­ra­ción ni un co­no­ci­mien­to de la evo­lu­ción que ha he­cho en po­cos años la Igle­sia es­pa­ño­la. Qui­zá no­so­tros no lo he­mos sa­bi­do mos­trar. Y pa­ra ser sin­ce­ros, ha­ce 20 años la Igle­sia es­pa­ño­la te­nía mas diá­lo­go con los no cre­yen­tes que aho­ra. Hay que vol­ver a en­con­trar­se. Te­ne­mos que des­cu­brir la bue­na vo­lun­tad de los no cre­yen­tes que lu­chan por la paz y la dig­ni­dad de la per­so­na, y ellos tie­nen que des­cu­brir el gran te­so­ro hu­ma­nís­ti­co no de la igle­sia, sino de Je­sús. ¿Qué per­so­na hay que co­no­cien­do el men­sa­je de Je­sús no se en­can­di­le de Él? No ha­ble­mos tan­to de la Igle­sia, ha­ble­mos del men­sa­je de Je­sús co­mo pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad, por­que Je­sús no es de los cris­tia­nos, es de la hu­ma­ni­dad y pa­ra la hu­ma­ni­dad.

Fca. S.: Yo es­toy de acuer­do con ese dis­cur­so. Y no me gus­ta se­ña­lar, pe­ro du­ran­te mu­cho tiem­po la Igle­sia ha es­ta­do un po­co con los ri­cos, no ya con la iz­quier­da, sino en los si­tios de po­der.

F. S.: La Igle­sia es­pa­ño­la no ha es­ta­do con los ri­cos. Yo he si­do obis­po de Na­va­rra y me he pa­tea­do to­dos los pue­blos, don­de se han mar­cha­do el me­di­co, el maes­tro…: to­do el mun­do me­nos el cu­ra, que se ha que­da­do vi­si­tan­do a los vie­je­ci­tos. Fca. S.: Y es­tán Cá­ri­tas, los mi­sio­ne­ros... F. S.: Cá­ri­tas es tan Igle­sia co­mo el sa­gra­rio.

J. M. L.: Lo que fal­ta gra­ve­men­te en nues­tras Igle­sias es un lai­ca­do pre­pa­ra­do y com­pro­me­ti­do. Sin eso, en es­ta so­cie­dad nues­tra ac­tual, no hay po­si­bi­li­dad de una pre­sen­cia im­por­tan­te de la Igle­sia.

Fun­da­ción Pa­blo VI

Francisca Sau­qui­llo, el car­de­nal Fer­nan­do Se­bas­tián, y Juan Ma­ría La­boa, du­ran­te la me­sa re­don­da Pa­blo VI, me­mo­ria y re­con­ci­lia­ción, el 20 de septiembre en Ma­drid. obis­po de Ge­ta­fe y pre­si­den­te de la Fun­da­ción Pa­blo VI, Gi­nés Gar­cía Bel­trán

Mo­de­ra Ma­ría Te­re­sa Com­pte. Pre­si­de el

Jo­sé Ra­món La­dra

UPSA

Be­lén Díaz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.