Una Igle­sia más gi­ta­na pa­ra los gi­ta­nos

Pastoral gi­ta­na de la CEE ana­li­za en To­le­do La reali­dad re­li­gio­sa de la ju­ven­tud gi­ta­na. «Si la Igle­sia quie­re evan­ge­li­zar a los gi­ta­nos, tie­ne que ha­cer­se un po­co gi­ta­na», di­cen

ABC - Alfa y Omega - - España - Juan Luis Váz­quez Día­zMa­yor­do­mo

«La Igle­sia ca­tó­li­ca es mi Ma­dre, pe­ro que le po­de­mos ha­cer una crí­ti­ca cons­truc­ti­va y des­de den­tro, por­que ha si­do du­ran­te años muy cla­sis­ta y ha mi­ra­do al gi­tano des­pre­cia­ti­va­men­te. Los gi­ta­nos éra­mos lo más ba­jo de la so­cie­dad, de nues­tros pue­blos, y es­to tam­bién se ha tras­la­da­do a la Igle­sia», di­ce Sal­va­dor Va­cas, miem­bro del con­se­jo ase­sor del De­par­ta­men­to de Pastoral con los Gi­ta­nos de Cór­do­ba.

El re­sul­ta­do de es­ta si­tua­ción man­te­ni­da du­ran­te años es que, «la­men­ta­ble­men­te, ha ha­bi­do una gran san­gría de gi­ta­nos ha­cia los evan­gé­li­cos, y ya no que­dan ca­si gi­ta­nos ca­tó­li­cos».

Ade­más, si es­ta si­tua­ción se apli­ca a to­da la po­bla­ción gi­ta­na en ge­ne­ral, en el ca­so de los jó­ve­nes es to­da­vía más san­gran­te, «por­que el fe­nó­meno de la se­cu­la­ri­za­ción los in­flu­ye igual que al res­to de jó­ve­nes», con­fir­ma Fer­nan­do Jor­dán, de­le­ga­do de Pastoral Gi­ta­na de Ja­ca.

Tan­to Va­cas co­mo Jor­dán han par­ti­ci­pa­do el fin de se­ma­na en las Jor­na­das de Pastoral Gi­ta­na or­ga­ni­za­das por la CEE, so­bre La reali­dad re­li­gio­sa de la ju­ven­tud gi­ta­na a la luz del Sí­no­do de los obis­pos. El de­le­ga­do de Ja­ca des­ta­ca pa­ra es­ta pu­bli­ca­ción que «el cam­bio so­cio­po­lí­ti­co que vi­vi­mos en Es­pa­ña en los 70 y 80 del si­glo pa­sa­do hi­zo que la co­mu­ni­dad gi­ta­na de­ja­ra un po­co del gue­to en el que es­ta­ba pa­ra sa­lir a una so­cie­dad más abier­ta», pe­ro ese cam­bio «de­jó en mu­chos un des­pis­te de sus cos­tum­bres. Hay un gru­po im­por­tan­te de gi­ta­nos que se ha pro­mo­cio­na­do den­tro de la so­cie­dad, o que se es­tá pro­mo­cio­nan­do: es­tu­dian en es­cue­las y tie­nen tra­ba­jos co­mo to­do el mun­do, pe­ro es­tán co­mo en una tie­rra de na­die, por­que no han con­ser­va­do sus tra­di­cio­nes pe­ro por su ori­gen cul­tu­ral si­guen sien­do con­si­de­ra­dos co­mo gi­ta­nos». Apar­te es­ta­rían los gi­ta­nos que to­da­vía vi­ven en el cha­bo­lis­mo, y so­bre cu­yos jó­ve­nes me­ro­dea la ame­na­za «del mun­do de la dro­ga y de la de­lin­cuen­cia», por lo que «es­tán en un mar de na­die».

Des­de el pun­to de vis­ta re­li­gio­so, «con los jó­ve­nes gi­ta­nos pa­sa lo mis­mo que con el tes­to de jó­ve­nes», ex­pli­ca Jor­dán, ya que a ellos tam­bién les ha afec­ta­do «la cri­sis de la re­li­gio­si­dad po­pu­lar, y la Igle­sia no ha en­con­tra­do el ca­mino pa­ra in­co­po­rar­los a las pa­rro­quias».

En su opi­nión, el tra­ba­jo de la Igle­sia pa­sa por «crear gru­pos de ma­du­ra­ción de fe pa­ra gi­ta­nos den­tro de las pa­rro­quias, pe­ro evi­tar al mis­mo tiem­po la for­ma­ción de gue­tos, por­que se tra­ta de in­te­grar, no de ab­sor­ber, por­que la cul­tu­ra gi­ta­na no de­be des­apa­re­cer». ¿Y los jó­ve­nes? «A los jó­ve­nes hay que in­vi­tar­los a esos gru­pos y es­pe­rar que den el pa­so cuan­do quie­ran».

Pastoral Gi­ta­na de Cór­do­ba

Un mo­men­to del Gi­ca­lí en una igle­sia de Cór­do­ba

CEE

Sal­va­dor Va­cas du­ran­te las Jor­na­das de Pastoral Gi­ta­na, el sá­ba­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.