Pío XII, otro Pa­pa ca­mino a los al­ta­res

ABC - Alfa y Omega - - Portada - Pascual Ce­bo­lla­da Sil­ves­tre, SJ Pos­tu­la­dor ge­ne­ral de la Com­pa­ñía de Je­sús

El 9 de oc­tu­bre se cum­plen 60 años de la muer­te de Eu­ge­nio Pa­ce­lli, que «con­ti­núa sus­ci­tan­do en mu­cha gen­te que re­za por la bea­ti­fi­ca­ción de es­te gran Pa­pa», es­cri­be uno de los res­pon­sa­bles de su cau­sa de ca­no­ni­za­ción, el pos­tu­la­dor ge­ne­ral de la Com­pa­ñía de Je­sús.

Con­ti­núa la le­yen­da ne­gra en torno a Pío XII y los ju­díos. Se­ría de­ma­sia­do op­ti­mis­ta creer que to­do ha que­da­do cla­ri­fi­ca­do gra­cias a al­gu­nas re­cien­tes in­ves­ti­ga­cio­nes. La aper­tu­ra de los Ar­chi­vos Va­ti­ca­nos ayu­da­ría mu­cho. Des­gra­cia­da­men­te se tra­ta de un asun­to que atrae la aten­ción de tal for­ma que im­pi­de cons­ta­tar cuán­tas otras co­sas hi­zo es­te gran Pa­pa

El Pa­pa Pío XII mu­rió ha­ce 60 años, el 9 de oc­tu­bre de 1958, en Castelgandolfo, a po­cos ki­ló­me­tros de Ro­ma, don­de ha­bía na­ci­do en mar­zo de 1876. En 1965, su cau­sa de ca­no­ni­za­ción fue con­fia­da por Pablo VI a la Com­pa­ñía de Je­sús. En­tre es­tos dos Pa­pas ha­bía afi­ni­dad y amis­tad. Pablo VI ve­ne­ra­ba ca­si re­ve­ren­cial­men­te al Pa­pa Pa­ce­lli y am­bos man­tu­vie­ron una re­la­ción pa­ter­no­fi­lial.

Tam­bién sa­be­mos que Pío XII y el in­mi­nen­te san­to Pablo VI es­tu­vie­ron muy cer­ca­nos a los je­sui­tas, de­cla­rán­do­se am­bos ami­gos de la Com­pa­ñía. In­clu­so pa­re­ce que el jo­ven Eu­ge­nio Pa­ce­lli ha­bría con­si­de­ra­do se­ria­men­te en al­gún mo­men­to la po­si­bi­li­dad de ser je­sui­ta.

La Com­pa­ñía de Je­sús ha asu­mi­do es­te en­car­go de cui­dar de su cau­sa has­ta hoy. Pe­ro, ¿dón­de se en­cuen­tra en es­tos mo­men­tos su pro­ce­so?

Acu­da­mos, an­te to­do, al De­cre­tum su­per vir­tu­ti­bus de Be­ne­dic­to XVI del 19 de di­ciem­bre de 2009, con el cual se re­co­no­cie­ron ofi­cial­men­te las vir­tu­des he­roi­cas del Pa­pa Pa­ce­lli y se le pa­só a con­si­de­rar ve­ne­ra­ble. El lla­ma­do pas­tor an­gé­li­co, que en su ju­ven­tud lu­chó por ser pá­rro­co y –una vez obis­po– por con­du­cir una dió­ce­sis de ta­ma­ño me­dio, aca­bó sien­do di­plo­má­ti­co, ca­si for­za­do a ello, a la vis­ta de sus emi­nen­tes cua­li­da­des. Co­mo tal, prac­ti­có las vir­tu­des a las que se re­fie­re el de­cre­to, al­gu­nas de las cua­les son: pru­den­cia evan­gé­li­ca (pe­ro tam­bién va­len­tía y re­so­lu­ción en mu­chas cir­cuns­tan­cias, co­mo, por ejem­plo, en el ca­so de las pro­tes­tas con­tra las in­va­sio­nes de Hitler y de Mus­so­li­ni), con­fian­za y es­pe­ran­za en Dios, for­ta­le­za, sen­ti­do de la jus­ti­cia, o so­brie­dad de vi­da.

Pre­cur­sor del Va­ti­cano II

Cla­ro pre­cur­sor del Va­ti­cano II, Pa­ce­lli es el más ci­ta­do en los tex­tos del Con­ci­lio (más de 200 ve­ces). Du­ran­te su pa­pa­do fue au­tor de nu­me­ro­sos es­cri­tos teo­ló­gi­cos y doc­tri­na­les so­bre la Igle­sia, la li­tur­gia, las mi­sio­nes, el lai­ca­do, el sa­cer­do­cio, la vi­da re­li­gio­sa. Se sir­vió de su agu­da in­te­li­gen­cia pa­ra pro­mo­ver el diá­lo­go con las dis­tin­tas ra­mas de la cien­cia: de­re­cho, me­di­ci­na, cien­cias de la na­tu­ra­le­za, ar­te, cul­tu­ra… Re­cor­de­mos, por ejem­plo, sus im­por­tan­tes men­sa­jes ra­dio­fó­ni­cos y el uso opor­tuno que su­po ha­cer de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Pío XII no so­lo fue de­fen­sor de Ro­ma, sino que tra­ba­jó in­ten­sa­men­te por la paz mun­dial. Cua­tro re­le­van­tes con­cor­da­tos se de­bie­ron a su mano. Se sa­be con cer­te­za que, en si­tua­cio­nes po­lí­ti­cas su­ma­men­te di­fí­ci­les, fa­ci­li­tó la re­con­ci­lia­ción en­tre na­cio­nes, ac­tuan­do él mis­mo co­mo me­dia­dor. Pro­mo­vió la paz en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, así co­mo des­pués en la Gue­rra Fría, a pe­sar de lo que ha­ce creer una po­de­ro­sa cam­pa­ña di­fa­ma­to­ria con­tra su per­so­na cu­yas con­se­cuen­cias lle­gan has­ta hoy.

La le­yen­da ne­gra

Cuan­do se pien­sa en la bea­ti­fi­ca­ción del Pa­pa Pa­ce­lli, apa­re­ce siem­pre el te­ma de su com­por­ta­mien­to con los ju­díos du­ran­te la gue­rra. A des­ve­lar la ver­dad so­bre ello han con­tri­bui­do las ini­cia­ti­vas del Co­mi­ta­to Pa­pa Pa­ce­lli-As­so­cia­zio­ne Pio XII, las in­ves­ti­ga­cio­nes del pa­dre Peter Gum­pel, SJ, la an­to­lo­gía de Gary Krupp o las obras de Mi­chael He­se­mann y tan­tos otros au­to­res, que de­mues­tran có­mo Pío XII sal­vó de la muer­te a mi­lla­res de ju­díos. Aca­ba de pu­bli­car­se el es­tu­dio de Johan Ickx so­bre la ac­tua­ción di­plo­má­ti­ca del en­ton­ces Eu­ge­nio Pa­ce­lli ya en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, un pre­ce­den­te de lo an­te­rior. Tal co­mo el Pa­pa san Juan XXIII di­ce de él, desa­rro­lló «una ac­ti­vi­dad pas­to­ral que, en tiem­pos de gue­rra y de in­cer­ti­dum­bre, afec­tó a in­nu­me­ra­bles per­so­nas in­di­vi­dua­les y a ma­sas de gen­te». Acer­ca del asi­lo que ofre­ció en Ro­ma a cen­te­na­res de pró­fu­gos ju­díos die­ron tes­ti­mo­nio ha­ce ya tiem­po per­so­na­li­da­des co­mo Is­rael Zo­lli, Isaias Le­vi, Isaac Her­zog, Jo­seph Nat­han o Gol­da Meir. Sin em­bar­go, no sa­be­mos has­ta cuán­do con­ti­nua­rá es­ta fal­sa le­yen­da ne­gra, y se­ría de­ma­sia­do op­ti­mis­ta creer que to­do ha que­da­do cla­ri­fi­ca­do. La cues­tión de la aper­tu­ra de los Ar­chi­vos Va­ti­ca­nos re­sul­ta aquí cen­tral; si se abrie­ran has­ta 1948 –aho­ra lo es­tán has­ta 1939–, dis­pon­dría­mos de más in­for­ma­ción. Des­gra­cia­da­men­te, se tra­ta de un asun­to que atrae la aten­ción de tal for­ma que im­pi­de mi­rar y cons­ta­tar cuán­tas otras co­sas hi­zo.

Vol­va­mos a la si­tua­ción de su cau­sa. En los úl­ti­mos años ha ha­bi­do in­di­cios de pre­sun­tos mi­la­gros gra­cias a su in­ter­ce­sión, pe­ro has­ta hoy no po­de­mos con­tar se­ria­men­te con nin­guno de ellos. Al mis­mo tiem­po, en nues­tra pos­tu­la­ción so­mos tes­ti­gos de la de­vo­ción que con­ti­núa sus­ci­tan­do en mu­cha gen­te que re­za por la bea­ti­fi­ca­ción de es­te gran Pa­pa.

Sien­do cla­ro pre­cur­sor del

Va­ti­cano II, es el más ci­ta­do de los tex­tos del Con­ci­lio –más de 200 ve­ces–

ABC

CNS /Cor­te­sía de la Li­bre­ría Edi­tri­ce Va­ti­ca­na

Pío XII es­cri­bien­do a má­qui­na el men­sa­je de Na­vi­dad pa­ra ser di­fun­di­do por la ra­dio du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.