Los pre­fe­ri­dos

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - Ire­ne Gue­rre­ro*

Ca­si to­das las ma­ña­nas lle­ga a nues­tra por­te­ría nues­tro ami­go Fran­cis­co Javier. Vie­ne con su bo­te­lla y nos pi­de que se la lle­ne­mos de agua. A ve­ces nos trae pan; otras, re­fres­cos, ja­bón… Son co­sas que con fre­cuen­cia le re­ga­lan en las tien­das, por­que las pi­de pa­ra sus mon­jas. Co­mo ya le co­no­cen, pre­fie­ren dar­le al­go del es­ta­ble­ci­mien­to pa­ra que se va­ya con­for­me y así evi­tar en­trar en con­flic­to con él.

Fran­cis­co Javier tie­ne es­qui­zo­fre­nia pa­ra­noi­de. Él mis­mo se lo di­ce a cual­quie­ra, asu­mien­do su en­fer­me­dad en la me­di­da que pue­de. Es un po­bre hom­bre al que al­gu­nas per­so­nas le tie­nen mie­do por su as­pec­to des­gar­ba­do y su for­ma de ha­blar, un tan­to mis­te­rio­sa y so­lem­ne. Vie­ne a nues­tro con­ven­to con el pre­tex­to de traer­nos al­go o de pe­dir­nos agua, pe­ro lo que bus­ca es que le cu­re­mos un po­co su so­le­dad. Aquí se sien­te que­ri­do, so­mos sus ami­gas. Le gus­ta char­lar y com­pro­bar que le tra­ta­mos con ca­ri­ño. Lue­go se va con­ten­to, un po­co más con­for­ta­do por sa­ber que cuen­ta pa­ra al­guien.

Car­men, que vi­ve en el mis­mo cen­tro que Fran­cis­co Javier –aun­que tie­ne otro pro­ble­ma dis­tin­to y Mo­nas­te­rio de San Jo­sé. Car­me­li­tas Des­cal­zas de Toro (Za­mo­ra) no lle­va tan­to tiem­po–, apren­dió igual­men­te el ca­mino has­ta nues­tra igle­sia. Le en­can­ta ve­nir a Mi­sa y la ron­da de be­sos, acer­cán­do­se a ca­da una de las her­ma­nas. Nos di­ce que le han au­men­ta­do la me­di­ca­ción y que aho­ra es­tá co­gien­do pe­so, pe­ro que es­tá bien; que pron­to ven­drán los su­yos a vi­si­tar­la… Car­men se sien­te a gus­to con no­so­tras y nos cuen­ta sus pe­nas. Se va lue­go con­ten­ta, con­so­la­da, por­que sa­be que la que­re­mos.

Ellos y otros mu­chos son los pe­que­ños de los que ha­bla Je­sús en el Evan­ge­lio. Se nos ol­vi­da que son tam­bién nues­tros, de los que nos con­si­de­ra­mos nor­ma­les, los que cree­mos que ha­ce­mos co­sas im­por­tan­tes y va­mos con pri­sa a to­dos la­dos mien­tras aten­de­mos al mó­vil, sin mi­rar a na­die. Pe­ro te­ne­mos que cui­dar­los en­tre to­dos con nues­tra aco­gi­da en la mi­ra­da, en la son­ri­sa, en la pa­la­bra. Po­si­ble­men­te se­rá jus­to en el mo­men­to más inopor­tuno cuan­do ellos se cru­cen con no­so­tros a re­cla­mar nues­tra aten­ción; es ahí, en ese pre­ci­so ins­tan­te cuan­do Dios, a tra­vés de sus pre­fe­ri­dos, nos quie­re ha­blar al co­ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.