La fe cam­bia la his­to­ria

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - Jo­sé Luis Res­tán

No es la ex­pec­ta­ti­va de unas con­di­cio­nes so­cia­les y po­lí­ti­cas idea­les lo que per­mi­te que se ma­ni­fies­te la fe, al con­tra­rio, es la fe vi­vi­da con au­ten­ti­ci­dad la que pro­vo­ca un cam­bio en la his­to­ria. Es­te es el pun­to cla­ve de la car­ta del Pa­pa Fran­cis­co a los ca­tó­li­cos chi­nos y a la Igle­sia uni­ver­sal, el que per­mi­te en­ten­der un mo­vi­mien­to que ha pro­vo­ca­do sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos de per­ple­ji­dad y es­pe­ran­za.

Ha­cien­do me­mo­ria de la fi­de­li­dad de tan­tos ca­tó­li­cos chi­nos has­ta el mar­ti­rio, y es­cru­tan­do los sig­nos de una his­to­ria que es­tá en mo­vi­mien­to, la Igle­sia guia­da por Pe­dro ha con­si­de­ra­do lle­ga­do el mo­men­to de dar es­te pa­so. Pa­ra sa­nar las he­ri­das del cuer­po ecle­sial, lo cual no sig­ni­fi­ca equi­pa­rar a los már­ti­res con quie­nes por de­bi­li­dad se han adap­ta­do, sino ini­ciar un ca­mino iné­di­to de cu­ra­ción. Y pa­ra res­pon­der a la in­vi­ta­ción del Due­ño de la mies, que nos es­tá mos­tran­do el in­men­so cam­po de una na­ción en la que mu­chos es­pe­ran el anun­cio de Je­su­cris­to pa­ra en­con­trar res­pues­ta. Se en­tien­de el vér­ti­go que pue­de pro­vo­car to­do es­to pe­ro, si en­ten­de­mos de dón­de na­ce, ten­dre­mos me­jo­res ra­zo­nes pa­ra la con­fian­za a la que el Pa­pa nos in­vi­ta.

El acuer­do con­tem­pla por pri­me­ra vez ele­men­tos es­ta­bles de co­la­bo­ra­ción en­tre las au­to­ri­da­des chi­nas y la San­ta Se­de, lo cual es un ver­da­de­ro hi­to cu­yo al­can­ce no ter­mi­na­mos de com­pren­der. El Pa­pa sub­ra­ya que no se tra­ta de nom­brar fun­cio­na­rios pa­ra las cues­tio­nes re­li­gio­sas, sino pas­to­res se­gún el co­ra­zón de Je­sús. Es­to sig­ni­fi­ca que to­da la co­mu­ni­dad ca­tó­li­ca ha­brá de ser pro­ta­go­nis­ta, por­que el acuer­do es so­lo ins­tru­men­to, y re­sul­ta­ría es­té­ril si no va acom­pa­ña­do de una re­no­va­ción per­so­nal y ecle­sial.

Es im­por­tan­te lo que se­ña­la so­bre la con­di­ción de ciu­da­da­nos de los ca­tó­li­cos chi­nos. Es­tán lla­ma­dos a ser­vir a su país con es­fuer­zo y ho­nes­ti­dad, ofre­cien­do una apor­ta­ción al bien co­mún que na­ce de su fe en Cris­to. Y es­to pue­de exi­gir­les la di­fi­cul­tad de ex­pre­sar una pa­la­bra crí­ti­ca pa­ra edi­fi­car una so­cie­dad más jus­ta. A la Igle­sia, co­mo re­cor­da­ba Be­ne­dic­to XVI en su car­ta de 2007, no le com­pe­te cam­biar re­gí­me­nes po­lí­ti­cos. Pe­ro los ca­tó­li­cos sí es­tán lla­ma­dos a cons­truir la ciu­dad co­mún, sien­do cons­cien­tes, na­tu­ral­men­te, de los con­di­cio­nan­tes his­tó­ri­cos de ca­da si­tua­ción.

No hay en la car­ta de Fran­cis­co, co­mo no lo ha­bía en la de Be­ne­dic­to, som­bra al­gu­na de cálcu­lo po­lí­ti­co. Aho­ra se ini­cia un ca­mino en el que no fal­ta­rán obs­tácu­los y caí­das. So­lo la fe y la co­mu­nión per­mi­ti­rán re­co­rrer­lo y cam­biar la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.