Las chi­cas de las es­tre­llas

ABC - Alfa y Omega - - La Foto - Eva Fer­nán­dez @evaen­la­ra­dio

Las ves con sus há­bi­tos de épo­ca y con un de­lan­tal de lu­na­res y lo que me­nos te ima­gi­nas es que es­tén car­to­gra­fian­do es­tre­llas. Cuan­do mi­res al cie­lo, pien­sa que una pe­que­ña par­te del Uni­ver­so apa­re­ce en los ma­pas gra­cias al tra­ba­jo dia­rio de las mu­je­res que ve­mos en la fo­to. Du­ran­te on­ce años es­cu­dri­ña­ron con pre­ci­sión mi­li­mé­tri­ca las fo­to­gra­fías que rea­li­za­ban los te­les­co­pios va­ti­ca­nos pa­ra con­se­guir ela­bo­rar un Ca­tá­lo­go As­tro­grá­fi­co del fir­ma­men­to.

Sin que ca­si na­die su­pie­ra de su exis­ten­cia y aje­nas a la im­por­tan­cia de su tra­ba­jo, for­ma­ron par­te de uno de los más gran­des pro­yec­tos as­tro­nó­mi­cos del si­glo XX. Des­cu­brí su apa­sio­nan­te his­to­ria ha­ce unos días al vi­si­tar el Ob­ser­va­to­rio As­tro­nó­mi­co del Va­ti­cano, la Spe­co­la Va­ti­ca­na, uno de los más an­ti­guos del mun­do. So­bre las pa­re­des de una de las cu­pu­las gi­ra­to­rias que res­guar­dan los te­les­co­pios se en­cuen­tra es­ta fo­to de la épo­ca, el úni­co ras­tro que que­da de cua­tro mon­jas (aun­que en la fo­to so­lo apa­re­cen tres), que de­di­ca­ron una par­te de su vi­da al pro­gre­so cien­tí­fi­co en una de­mos­tra­ción prác­ti­ca de que la cien­cia y la fe no son mun­dos con­tra­pues­tos. Ellas son las res­pon­sa­bles de que hoy en día co­noz­ca­mos el bri­llo, nom­bre y po­si­ción de 481.215 es­tre­llas.

En el año 1887, as­tró­no­mos de to­do el mun­do acor­da­ron dis­tri­buir­se pe­que­ñas par­tes del cie­lo pa­ra con­se­guir car­to­gra­fiar el ma­pa celeste. Por in­di­ca­ción del Pa­pa León XIII, en la to­rre de los Vien­tos, a po­cos me­tros de la ba­sí­li­ca de San Pe­dro, se cons­tru­yó una cú­pu­la pa­ra al­ber­gar un po­ten­te te­les­co­pio. Que­da­ba la par­te más ar­dua de la ta­rea: cal­cu­lar las coor­de­na­das de ca­da una de las es­tre­llas fo­to­gra­fia­das. Cer­ca del ob­ser­va­to­rio vi­vían las mon­jas de María Bam­bi­na, que ac­ce­die­ron a pres­tar su ayu­da. Mien­tras dos de ellas ana­li­za­ban las fo­tos an­te un mi­cros­co­pio, otra to­ma­ba no­ta de los cálcu­los, me­día el bri­llo y ca­li­bra­ba la dis­tan­cia. Au­tén­ti­cas compu­tado­ras hu­ma­nas. El fru­to de su tra­ba­jo fue un ca­tá­lo­go de diez vo­lú­me­nes. Ta­len­to si­len­cio­so que que­dó en el ol­vi­do has­ta que re­cien­te­men­te un an­ciano je­sui­ta en­car­ga­do del ar­chi­vo re­des­cu­brió la mag­ni­tud de su tra­ba­jo. Po­cos sa­ben que des­de el si­glo XVI la San­ta Se­de es­tá apo­yan­do la in­ves­ti­ga­ción as­tro­nó­mi­ca y que in­clu­so 35 crá­te­res de la Lu­na y mu­chas de las es­tre­llas lle­van el nom­bre de los re­li­gio­sos que las des­cu­brie­ron, la ma­yo­ría je­sui­tas. To­da­vía hoy hay quien se em­pe­ña en sem­brar con­flic­to en­tre la fe y la com­pren­sión cien­tí­fi­ca del uni­ver­so. An­te la evi­den­cia de que la pro­pia cien­cia no pue­de ex­pli­car­lo to­do, el Pa­pa Fran­cis­co re­cor­da­ba es­te año a un gru­po de jó­ve­nes as­tro­fí­si­cos que la ta­rea del cien­tí­fi­co de avan­zar en el co­no­ci­mien­to del Uni­ver­so pue­de com­ple­men­tar­se con una mi­ra­da me­ta­fí­si­ca y de fe.

Las mon­jas de la fo­to, con­tan­do es­tre­llas, apun­ta­la­ron la in­ves­ti­ga­ción de to­dos los ex­per­tos que acu­den ca­da año a for­mar­se en­tre los te­les­co­pios de los Pa­pas. Pue­de que en los li­bros de his­to­ria nun­ca en­con­tre­mos sus nom­bres: Emi­lia Pon­zo­ni, Regina Co­lom­bo, Con­cet­ta Fi­nar­di y Lui­gia Pan­ce­ri, pe­ro una pe­que­ña par­te del pro­gre­so as­tro­nó­mi­co se lo de­be­mos a ellas. Un tra­ba­jo a la som­bra que, sin sa­ber­lo, mi­dió la luz del fir­ma­men­to. Cua­tro mu­je­res de ta­len­to, in­vi­si­bles, irre­pe­ti­bles y ne­ce­sa­rias. El tiem­po, por fin, les ha he­cho jus­ti­cia.

Spe­co­la Va­ti­ca­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.