La Igle­sia y la po­lí­ti­ca sa­len al en­cuen­tro

ABC - Alfa y Omega - - España - F. O.

En la úl­ti­ma se­ma­na, Mó­ni­ca Ol­tra ha­bló en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Va­len­cia so­bre fe­mi­nis­mo an­te el car­de­nal Ca­ñi­za­res; el car­de­nal Oso­ro com­par­tió atril con la mi­nis­tra de Edu­ca­ción, Isa­bel Ce­láa, en un ac­to de Fe y Ale­gría, y el car­de­nal Se­bas­tián dia­lo­gó con la ex vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno María Te­re­sa Fer­nán­dez de la Vega so­bre las re­la­cio­nes en­tre la Igle­sia y el Es­ta­do

Cuan­do se anun­ció la pre­sen­cia de Mó­ni­ca Ol­tra en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Va­len­cia pa­ra ha­blar so­bre fe­mi­nis­mo, al rec­tor, Jo­sé Manuel Pa­gán, le lle­ga­ron una se­rie de men­sa­jes que cues­tio­na­ban la pre­sen­cia de la vi­ce­pre­si­den­ta de la Ge­ne­ra­li­tat Va­len­cia­na por al­gu­nas de­ci­sio­nes que su Go­bierno ha­bía to­ma­do per­ju­di­can­do a los alum­nos de su uni­ver­si­dad. Pe­ro no dio mar­cha atrás, por­que «im­pe­dir la par­ti­ci­pa­ción de Ol­tra se­ría re­nun­ciar a nues­tro ca­rác­ter de uni­ver­si­dad y de ca­tó­li­ca». Más aún, de­fen­dió que por en­ci­ma de to­da di­vi­sión de­be pri­mar la cul­tu­ra del en­cuen­tro. El pro­pio Ma­gán con­tó es­to de­lan­te de Ol­tra du­ran­te el ac­to ce­le­bra­do el pa­sa­do jue­ves, al que se su­mó el car­de­nal An­to­nio Ca­ñi­za­res.

Las in­ter­ven­cio­nes del pur­pu­ra­do y de la vi­ce­pre­si­den­ta re­gio­nal pu­sie­ron de ma­ni­fies­to que son mu­chas las coin­ci­den­cias a la ho­ra de de­fen­der la dig­ni­dad de la mu­jer. Com­par­tie­ron la de­nun­cia con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro y con­tra cual­quier for­ma de ex­plo­ta­ción de la mu­jer, así co­mo la con­vic­ción de que son ne­ce­sa­rias ini­cia­ti­vas con­cre­tas, so­cia­les y le­gis­la­ti­vas, pa­ra que el res­pe­to a la dig­ni­dad de la mu­jer sea una reali­dad.

An­tes de su in­ter­ven­ción, Ol­tra, que per­te­ne­ce a Com­pro­mís, agra­de­ció la «ca­lu­ro­sa aco­gi­da» que le brin­da­ron en la uni­ver­si­dad «aho­ra y siem­pre». Lue­go apun­tó los be­ne­fi­cios que ge­ne­ra­ría a las em­pre­sas y a la so­cie­dad en ge­ne­ral un ma­yor li­de­raz­go fe­me­nino, que se to­pa con el fa­mo­so te­cho de cris­tal. «La pers­pec­ti­va fe­me­ni­na es más co­la­bo­ra­ti­va que com­pe­ti­ti­va, re­suel­ve de otro mo­do los con­flic­tos y, ade­más, ge­ne­ra más be­ne­fi­cios», di­jo. En el cam­po con­cre­to de la eco­no­mía, el li­de­raz­go fe­me­nino se­ría «el de las per­so­nas que cui­dan a las per­so­nas» y de­fen­dió, en es­te sen­ti­do, los ro­les re­pro­duc­ti­vos y de cui­da­do que han te­ni­do siem­pre las mu­je­res y en los que no se ha pues­to el fo­co: «No hay so­cie­dad hu­ma­na que pue­da so­bre­vi­vir sin la ac­ti­vi­dad re­pro­duc­ti­va y sin cui­dar­nos. Y eso no se cuan­ti­fi­ca en el PIB y de­be­ría ha­cer­se de al­gu­na ma­ne­ra. Te­ne­mos que po­ner en el cen­tro la vi­da y no los be­ne­fi­cios». Pa­ra ha­blar de to­do es­to, Mó­ni­ca Ol­tra re­cu­rrió a una mon­ja del si­glo XV, Isa­bel de Vi­lle­na, que na­rró en Vi­ta Ch­ris­ti la vi­da de Je­sús des­de la pers­pec­ti­va de las mu­je­res que vi­vie­ron con él.

Pre­via­men­te, el car­de­nal Ca­ñi­za­res ha­bía re­co­no­ci­do que el ac­to no era sino «un ho­me­na­je a la mu­jer» y tam­bién «una de­fen­sa de sus de­re­chos inalie­na­bles». El pur­pu­ra­do ci­tó los su­fri­mien­tos y ame­na­zas a las que se en­fren­tan las mu­je­res: los ma­los tra­tos, las agre­sio­nes se­xua­les, la tra­ta… e hi­zo un lla­ma­mien­to a tra­ba­jar en va­rias di­rec­cio­nes –a tra­vés de me­di­das le­ga­les, en la edu­ca­ción y a ni­vel an­tro­po­ló­gi­co– y con dis­tin­tos co­lec­ti­vos –ma­ter­ni­dad, se­pa­ra­das, di­vor­cia­das, viu­das, ma­dres sol­te­ras–. «Es ur­gen­te tra­ba­jar por la igual­dad efec­ti­va de to­dos», con­clu­yó.

Oso­ro y la mi­nis­tra Ce­láa

El en­cuen­tro no fue el úni­co que se pro­du­jo en la úl­ti­ma se­ma­na en­tre po­lí­ti­cos de di­ver­so signo y re­pre­sen­tan­tes de la Igle­sia ca­tó­li­ca. El car­de­nal ar­zo­bis­po de Ma­drid, Car­los Oso­ro, y la mi­nis­tra de Edu­ca­ción y For­ma­ción Pro­fe­sio­nal, Isa­bel Ce­láa, coin­die­ron en el ac­to ins­ti­tu­cio­nal que ce­rró el Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de Fe y Ale­gría ce­le­bra­do en Ma­drid. La pro­pia mi­nis­tra con­fe­só ser «ad­mi­ra­do­ra» del tra­ba­jo que rea­li­za la ins­ti­tu­ción vin­cu­la­da a la Com­pa­ñía de Je­sús y re­co­no­ció que es ne­ce­sa­rio el ta­len­to de to­dos pa­ra dar res­pues­ta al desafío de la edu­ca­ción, «que es eje de cam­bio». Por su par­te, el ar­zo­bis­po de Ma­drid lan­zó una pro­pues­ta pa­ra pro­mo­ver el desa­rro­llo in­te­gral de las per­so­nas en to­dos los rin­co­nes del mun­do, cu­yos in­gre­dien­tes son el desa­rro­llo, la de­mo­cra­cia, los de­re­chos hu­ma­nos, el desar­me y tam­bién Dios. «Qué fuer­za tie­nen las pa­la­bras de quien fue ar­tí­fi­ce de la paz, re­co­no­ci­do por to­das las cul­tu­ras y por per­so­nas que no creen lo mis­mo que no­so­tros. El ar­tí­fi­ce de la paz que mu­rió en la cruz aman­do a los de­más», aña­dió.

El en­cuen­tro en­tre la Igle­sia y la po­lí­ti­ca con­ti­núa es­ta se­ma­na con el con­gre­so La Igle­sia en la so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca, or­ga­ni­za­do por la Fun­da­ción Pablo VI en co­la­bo­ra­ción con la CEE. Es­te miércoles de­ba­tie­ron el car­de­nal ar­zo­bis­po emé­ri­to de Pam­plo­na, Fer­nan­do Se­bas­tián, y la ex vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno María Te­re­sa Fer­nán­dez de la Vega so­bre las re­la­cio­nes en­tre Igle­sia y Es­ta­do. Es­te jue­ves par­ti­ci­pa­rán la pre­si­den­ta del Con­gre­so de los Dipu­tados, Ana Pas­tor; la mi­nis­tra de Edu­ca­ción, Isa­bel Ce­láa; el pre­si­den­te del PP, Pablo Ca­sa­do, o el ex­mi­nis­tro y ex­lí­der del PSOE Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba.

UCV

La vi­ce­pre­si­den­ta de la Ge­ne­ra­li­tat Va­len­cia­na, Mó­ni­ca Ol­tra, y el car­de­nal ar­zo­bis­po de Va­len­cia, An­to­nio Ca­ñi­za­res

Fo­tos: En­tre­cul­tu­ras

El car­de­nal Oso­ro, du­ran­te su in­ter­ven­ción

La mi­nis­tra de Edu­ca­ción, Isa­bel Ce­láa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.