«El pre­cio por ma­tar a mi hi­ja es que vi­vas tu vi­da dig­na­men­te»

ABC - Alfa y Omega - - España - María Mar­tí­nez Ló­pez

Cuan­do un chi­co al que As­cen ha­bía ayu­da­do atro­pe­lló a la hi­ja de es­ta va­len­cia­na, ella cen­tró to­dos sus es­fuer­zos en con­se­guir ayu­da pa­ra el mu­cha­cho y pa­ra que en el ba­rrio se op­ta­ra por la pre­ven­ción y no por la ven­gan­za. Con­tó su his­to­ria en el con­gre­so Per­dón y re­con­ci­lia­ción des­de la no­vio­len­cia

Ese día de 1995, As­cen Mo­reno es­ta­ba en una reunión del co­lec­ti­vo de jó­ve­nes de La Co­ma. No era ex­tra­ño, pues en la dé­ca­da lar­ga que lle­va­ba en el ba­rrio de ac­ción pre­fe­ren­te del mis­mo nom­bre, en Pa­ter­na (Va­len­cia), ha­bía es­ta­do muy im­pli­ca­da en la lu­cha pa­ra me­jo­rar sus con­di­cio­nes de vi­da. La pri­me­ra ba­ta­lla ha­bía si­do le­ga­li­zar la si­tua­ción de las 7.000 per­so­nas que, co­mo ella, ha­bían ocu­pa­do un con­jun­to gran­de de vi­vien­das de pro­tec­ción ofi­cial que lle­va­ban años sin en­tre­gar­se. Lue­go vino el tra­ba­jo pa­ra in­te­grar a la mi­tad de ve­ci­nos de et­nia gi­ta­na, pa­ra que hu­bie­ra co­le­gio, ser­vi­cios so­cia­les y trans­por­te pú­bli­co en un ba­rrio ais­la­do y ro­dea­do de au­to­pis­tas, y pa­ra lu­char con­tra la epi­de­mia de las dro­gas y el si­da.

Un gru­po de chi­cos irrum­pió en la reunión gri­tan­do «“¡As­cen, As­cen! ¡Ju­lia, Ju­lia!” –re­la­ta la pri­me­ra a Al­fa y Omega–. Fui en­se­gui­da y vi a mi hi­ja de 13 años des­tro­za­da en el sue­lo», atro­pe­lla­da por un co­che. Mien­tras es­pe­ra­ban a la am­bu­lan­cia, un hom­bre tra­jo al res­pon­sa­ble del ac­ci­den­te. As­cen lo co­no­cía muy bien: era su ve­cino de aba­jo, un mu­cha­cho de 14 años. «Su ma­dre, una mu­jer muy ma­ja pe­ro víc­ti­ma de la adic­ción al al­cohol y mal­tra­ta­da por su ma­ri­do, ha­bía muer­to unos años an­tes. El pa­dre vi­vía de la cha­ta­rra, y los hi­jos que­da­ron aban­do­na­dos y en la más ab­so­lu­ta mi­se­ria, con la ca­sa lle­na de tras­tos y cu­ca­ra­chas. Uno de ellos, de 5 años, ve­nía a pe­dir­me un hue­vo y se lo freía él so­lo su­bién­do­se a una si­lla».

«He si­do yo, he si­do yo»

As­cen ha­bía pe­di­do a los ser­vi­cios so­cia­les que in­ter­vi­nie­ran, y du­ran­te dos años se hi­zo car­go de aten­der­los, ayu­da­da por una pres­ta­ción eco­nó­mi­ca que es­tos le con­ce­die­ron. «Les arre­gla­mos la ca­sa, y yo los le­van­ta­ba, los pre­pa­ra­ba pa­ra el co­le­gio y has­ta los lle­va­ba al psi­có­lo­go y a na­ta­ción». Con los ni­ños es­ta­bi­li­za­dos, As­cen tu­vo que de­jar de cui­dar de ellos pa­ra aten­der más a su fa­mi­lia. Se con­fió el cui­da­do de la ca­sa a una mu­jer con­tra­ta­da, pe­ro fal­tó se­gui­mien­to.

«El ma­yor se pu­so a es­ni­far pe­ga­men­to y un día, con otro ne­ne más jo­ven, ro­ba­ron un co­che y em­pe­za­ron a con­du­cir­lo por el ba­rrio. En una cur­va se les fue con­tra el gru­po de ni­ños en el que es­ta­ba mi hi­ja». Des­pués de lo ocu­rri­do, lo ha­bían en­con­tra­do a pun­to de sal­tar a la au­to­pis­ta pa­ra sui­ci­dar­se. «Me de­cía :“He si­do yo, he si­do yo”. La Po­li­cía in­ten­tó de­te­ner­lo, pe­ro yo me ne­gué. Se vino con­mi­go al hos­pi­tal, y es­tá­ba­mos jun­tos cuan­do nos di­je­ron que Ju­lia ha­bía muer­to», na­rra, emo­cio­na­da.

Ella no que­ría de­nun­ciar al mu­cha­cho, pe­ro la jus­ti­cia ac­tuó de ofi­cio. «Pe­di­mos que fue­ra a un cen­tro de me­no­res, pe­ro no co­mo cul­pa­ble de un de­li­to sino co­mo víc­ti­ma de to­da su si­tua­ción, y que re­ci­bie­ra tra­ta­mien­to». Lo con­si­guie­ron y, cuan­do se en­con­tró con fuer­zas, fue a ver­lo. «Le lle­vé unos li­bros, y le di­je que el pre­cio que te­nía que pa­gar por lo que ha­bía he­cho era vi­vir su vi­da con dig­ni­dad. Des­de en­ton­ces se ha me­ti­do en al­gu­nos líos, pe­ro va ti­ran­do. Es­tá ca­sa­do y tie­ne una hi­ja. Le due­le es­tar con­mi­go, pe­ro nos he­mos vis­to al­gu­na vez más y me ha ayu­da­do cuan­do lo he ne­ce­si­ta­do». Tam­bién sus her­ma­nos, mal que bien, han sa­li­do ade­lan­te.

El per­dón, cla­ve en la no­vio­len­cia

As­cen com­par­tió es­ta vi­ven­cia los días 22 y 23 de sep­tiem­bre en el con­gre­so so­bre Per­dón y re­con­ci­lia­ción des­de la no­vio­len­cia or­ga­ni­za­do por la pla­ta­for­ma No­vio­len­cia 2018. Moisés Mato, uno de los pro­mo­to­res, ex­pli­ca que el te­ma se pro­pu­so por­que «la no­vio­len­cia es más efi­caz cuan­do va acom­pa­ña­da del per­dón y la re­con­ci­lia­ción. Cuan­do so­lo hay mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos o ac­ti­vis­mo, los re­sul­ta­dos son más frá­gi­les, por­que en un con­flic­to no so­lo hay he­ri­das po­lí­ti­cas, sino tam­bién hu­ma­nas». Ya sea en el ge­no­ci­dio de Ruan­da, la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la o el con­flic­to de Co­lom­bia –al­gu­nos de los ca­sos que se abor­da­ron– o en his­to­rias per­so­na­les, «la jus­ti­cia hu­ma­na es li­mi­ta­da. Ha­ce fal­ta re­pa­ra­ción y al­go que tie­ne que ver con el mis­te­rio y la ne­ce­si­dad de las per­so­nas de pa­ci­fi­ca­ción in­te­rior».

As­cen tie­ne muy cla­ro que «la jus­ti­cia no de­be­ría ser ven­gan­za ni cas­ti­go, sino ha­cer que la per­so­na y la so­cie­dad que han si­do da­ña­das pue­dan res­ta­ble­cer­se, y que el vic­ti­ma­rio quie­ra re­sar­cir es­te da­ño y lo ha­ga». Tras la muer­te de Ju­lia, ella mis­ma tu­vo que ha­cer fuer­za pa­ra im­po­ner en el ba­rrio es­ta vi­sión que pi­de edu­ca­ción y pre­ven­ción, fren­te a otras per­so­nas que «te­nían mu­cha ra­bia acu­mu­la­da y em­pe­za­ron a cul­par a los jó­ve­nes y a que­rer or­ga­ni­zar pa­tru­llas ca­lle­je­ras». Cuan­do lo­gró que las aguas vol­vie­ran a su cau­ce, ella mis­ma se de­rrum­bó fí­si­ca y psí­qui­ca­men­te, y pa­só una tem­po­ra­da en un cen­tro psi­quiá­tri­co, se­mi­in­cons­cien­te.

Pe­ro sus des­ve­los die­ron fru­to. Lo que al fi­nal que­dó en La Co­ma tras la muer­te de Ju­lia es un cen­tro me­dioam­bien­tal que ya se es­ta­ba po­nien­do en mar­cha y que se bau­ti­zó con su nom­bre. En él, se uti­li­za la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca pa­ra pre­ve­nir la ex­clu­sión so­cial con ni­ños y jó­ve­nes.

Cen­tro Me­dioam­bien­tal Ju­lia

Una de las ac­ti­vi­da­des de agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca del cen­tro me­dioam­bien­tal Ju­lia, en La Co­ma (Va­len­cia)

Moisés Mato

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.