El fút­bol y la fe

ABC - Alfa y Omega - - Portada - Fran Ote­ro

Los ca­pe­lla­nes en los clu­bes de fút­bol son el úl­ti­mo re­duc­to que re­cuer­da la tras­cen­den­cia en un de­por­te ca­da vez más mer­can­ti­li­za­do. Quie­nes tra­tan con ellos los des­cri­ben co­mo per­so­nas sen­ci­llas, cer­ca­nas, dis­pues­tas a ser­vir a los de­más... Una pre­sen­cia ca­lla­da de Igle­sia que los fut­bo­lis­tas va­lo­ran y agra­de­cen. Así se ha po­di­do com­pro­bar en los ho­me­na­jes en re­cuer­do al ca­pe­llán del Atlé­ti­co de Ma­drid, el pa­dre Daniel, fa­lle­ci­do ha­ce ape­nas un mes.

El de­por­te rey ha te­ni­do tra­di­cio­nal­men­te un es­pa­cio pa­ra la tras­cen­den­cia que se vi­si­bi­li­za­ba en el ca­pe­llán del club, una fi­gu­ra que ha ido per­dien­do fuer­za y que aho­ra se en­cuen­tra en peligro de ex­tin­ción. Sin em­bar­go, los ca­pe­lla­nes sue­len ser per­so­nas muy que­ri­das y apre­ca­das en los ves­tua­rios. Era el ca­so del pa­dre Daniel Antolín, ca­pe­llán del Atlé­ti­co de Ma­drid, fa­lle­ci­do el pa­sa­do 21 de sep­tiem­bre

Ha­ce ape­nas un mes que el pa­dre Daniel Antolín par­tió de es­te mun­do, don­de, sin em­bar­go, que­dan sus obras y las gen­tes que to­có des­de su mi­nis­te­rio sa­cer­do­tal. Pe­ro del mis­mo mo­do que no se le pue­de en­ten­der sin su vo­ca­ción, tam­po­co sin el fút­bol; dos pa­sio­nes que con­ju­gó a la per­fec­ción en el Atlé­ti­co de Ma­drid, a cu­ya fa­mi­lia es­tu­vo vin­cu­la­do des­de los años 60 y en la que en­tró ofi­cial­men­te en 1974. Era el so­cio 1.215 y el ca­pe­llán del equi­po.

El pa­dre Daniel era uno de los po­cos sa­cer­do­tes que en la ac­tua­li­dad desa­rro­llan par­te de su la­bor pas­to­ral en el mun­do del fút­bol. Mu­chos han fa­lle­ci­do y no han si­do re­em­pla­za­dos, cir­cuns­tan­cia que pa­re­ce no se va a pro­du­cir en el club de sus amo­res. Fue emo­cio­nan­te el mi­nu­to de si­len­cio en el es­ta­dio Me­tro­po­li­tano, cu­yas pan­ta­llas gri­ta­ban un «gra­cias, pa­dre Daniel» y una pan­car­ta re­za­ba en un fon­do «Uni­dos por una mis­ma fe. Pa­dre Daniel D.E.P.». Días des­pués, al fu­ne­ral en su pa­rro­quia, San Ba­si­lio el Gran­de en Ma­drid, acu­die­ron el pre­si­den­te, En­ri­que Ce­re­zo; el en­tre­na­dor, Die­go Pa­blo Si­meo­ne; y los ca­pi­ta­nes –Go­dín, Juan­fran, Ko­ke– en nom­bre de to­da la plan­ti­lla; ade­más de per­so­na­li­da­des vin­cu­la­das al equi­po ro­ji­blan­co co­mo el exen­tre­na­dor Ra­do­mir Antic. Pre­si­di­do por el obis­po au­xi­liar de Ma­drid, Jo­sé Co­bo, y con­ce­le­bra­do, en­tre otros, por su her­mano sa­cer­do­te, Va­le­riano Antolín. So­bre el al­tar, la bu­fan­da del Atle­ti que siem­pre le acom­pa­ña­ba, y una ca­mi­se­ta ro­ji­blan­ca; y so­bre el am­bón, una ora­ción a la que se­gu­ro se unió el pa­dre Daniel des­de el cie­lo: «Por la gen­te del Me­tro­po­li­tano, que sa­be que si se cree y se tra­ba­ja, se pue­de. Pa­ra que nun­ca, nun­ca, de­je­mos de creer».

Daniel Antolín fue uno de los ca­pe­lla­nes que mar­ca­ron una épo­ca en el fút­bol es­pa­ñol, del mis­mo mo­do que lo hi­cie­ron Án­gel Sar­mien­to (Be­tis) y Ra­fael Ta­boa­da (De­por­ti­vo de La Co­ru­ña), am­bos ya fa­lle­ci­dos, o el pa­dre Jo­sé An­to­nio Gra­cia (Real Za­ra­go­za), que a sus 94 años si­gue al pie del ca­ñón, pre­pa­ran­do en la ta­rea al que se­rá su su­ce­sor. Los tres es­cri­bie­ron una de las pá­gi­nas más her­mo­sas de la ra­dio es­pa­ño­la con la ter­tu­lia que com­par­tían los sá­ba­dos en COPE en el ex­tin­to pro­gra­ma Al sur de la se­ma­na, que di­ri­gía Ra­fael Sánchez.

El pa­dre Gra­cia fue el se­gun­do ca­pe­llán de nues­tro fút­bol, co­mo él mis­mo re­cuer­da, des­pués del que ser­vía en el Ath­le­tic Club de Bil­bao, «que se lle­va­ba a los ju­ga­do­res de re­ti­ro es­pi­ri­tual a Be­go­ña». Aho­ra que el fút­bol ha cam­bia­do tan­to, con­ti­núa, su la­bor tam­bién lo ha he­cho y re­co­no­ce que «son una especie en ex­tin­ción», «una fi­gu­ra de­co­ra­ti­va». «Cuan­do em­pe­cé, el pre­si­den­te del Za­ra­go­za me di­jo que te­nían mé­di­cos, ma­sa­jis­tas, pe­ro no te­nían a na­die que cui­da­se del es­pí­ri­tu… Entonces, yo me con­cen­tra­ba con ellos y ha­cía una la­bor muy ca­lla­da. Era uno más; una fi­gu­ra in­dis­pen­sa­ble den­tro del or­ga­ni­gra­ma del club. Era una la­bor pas­to­ral en el sen­ti­do más pu­ro de la pa­la­bra», aña­de a es­te se­ma­na­rio.

El pa­dre Gra­cia guar­da de entonces mu­chos re­cuer­dos y anéc­do­tas, pe­ro so­bre to­do ami­gos. Con los ve­te­ra­nos se reúne a co­mer al me­nos una vez al mes. A mu­chos los ca­só él mis­mo y bau­ti­zó a sus hi­jos. Ch­ris­tian La­pe­tra, hi­jo del mí­ti­co fut­bo­lis­ta ma­ño Car­los La­pe­tra y hoy pre­si­den­te del club, es uno de los que re­ci­bió el Bau­tis­mo de sus ma­nos.

Otro de los his­tó­ri­cos de las ca­pe­lla­nías fut­bo­lís­ti­cas es el sa­cer­do­te Fer­nan­do Fue­yo. A sus 81 años es el abue­lo y el pá­ter del Spor­ting de Gi-

jón. Apa­re­ció en la pren­sa na­cio­nal ha­ce ca­si dos años des­pués de que el en­tre­na­dor de entonces le apar­ta­ra del ves­tua­rio an­tes de los par­ti­dos y su­pri­mie­ra así el pa­dre­nues­tro que la plan­ti­lla re­ci­ta an­tes de sal­tar al te­rreno de jue­go; él fue tam­bién el que pre­si­dió los fu­ne­ra­les de fi­gu­ras co­mo Ma­no­lo Pre­cia­do o Qui­ni en el es­ta­dio de El Mo­li­nón, en am­bas oca­sio­nes lleno has­ta la ban­de­ra.

«La ta­rea del ca­pe­llán es la de es­tar cer­ca del club, no so­lo de los ju­ga­do­res del pri­mer equi­po, sino tam­bién de los que tra­ba­jan en el club, de la di­rec­ti­va…», ex­pli­ca na­da más vol­ver de Ma­reo, co­mo se co­no­cen las ins­ta­la­cio­nes de en­tre­na­mien­to y ca­te­go­rías in­fe­rio­res del Spor­ting, don­de ha re­co­gi­do ma­te­rial de­por­ti­vo que en­via­rá a Bu­run­di, don­de fun­dó la mi­sión as­tu­ria­na y pa­só do­ce años de su vi­da.

En el desem­pe­ño de su la­bor pas­to­ral, Fue­yo ha en­ta­bla­do con­tac­to con fut­bo­lis­tas que lo han ga­na­do to­do, con quie­nes man­tie­ne re­la­ción. De he­cho, bau­ti­zó a las hi­jas de Luis En­ri­que, ac­tual se­lec­cio­na­dor es­pa­ñol; ca­só a Da­vid Vi­lla y bau­ti­zó a sus hi­jos, lo mis­mo que con el Pi­tu Abe­lar­do, en­tre­na­dor del Ala­vés. Hoy, el ves­tua­rio ha­bla sie­te len­guas y pro­fe­sa va­rias re­li­gio­nes, pe­ro to­dos se si­guen jun­tan­do pa­ra ha­cer una sen­ci­lla ora­ción: «No ima­gi­nas el res­pe­to que mues­tran to­dos cuan­do re­za­mos. Aun­que sean de otra re­li­gión o con­fe­sión, yo tam­bién en­ta­blo con­tac­to con ellos. Sin ha­cer pro­se­li­tis­mo, pe­ro que vean que nues­tra Igle­sia sir­ve pa­ra al­go por­que sir­ve a los de­más».

A 30 ki­ló­me­tros al sur de Gi­jón, en Ovie­do, vi­ve San­tia­go He­ras, com­pa­ñe­ro de pres­bi­te­rio de Fer­nan­do Fue­yo y ad­ver­sa­rio fut­bo­lís­ti­co. Él es el ca­pe­llán del Real Ovie­do des­de ha­ce 14 años, la­bor que com­pa­gi­na con las ca­pe­lla­nías en un co­le­gio y un hos­pi­tal y dos pa­rro­quias. «Man­ten­go re­la­ción con bas­tan­tes ju­ga­do­res, al­gu­nos de ellos cre­yen­tes. Hay muy buen am­bien­te con res­pec­to al ca­pe­llán… Me sor­pren­dió es­te año, cuan­do fui­mos a Co­va­don­ga a ha­cer una ofren­da a la Vir­gen, que al­gu­nos fut­bo­lis­tas co­mul­ga­ron..», ex­pli­ca.

El pa­dre San­tia­go es­tá en el cam­po los días que el equi­po jue­ga en ca­sa y tam­bién asis­te a otros even­tos de la vi­da de club. A ni­vel per­so­nal ofre­ce ase­so­ra­mien­to so­bre sa­cra­men­tos, di­rec­ción es­pi­ri­tual, los acom­pa­ña cuan­do se le­sio­nan o tie­nen un fa­mi­liar en­fer­mo… En de­fi­ni­ti­va, «una pas­to­ral de cer­ca­nía». «Los fut­bo­lis­tas agra­de­cen es­ta pre­sen­cia de la Igle­sia y pi­den. No­so­tros te­ne­mos imá­ge­nes de la San­ti­na en el ves­tua­rio y en los cam­pos de en­tre­na­mien­to; pues bien, es­te año pi­die­ron una ima­gen –con el man­to azul ove­ten­se– pa­ra el au­to­bús y ahí es­tá. Hay un sen­ti­mien­to re­li­gio­so, en al­gu­nos con más cla­ri­dad que en otros, pe­ro lo hay», aña­de.

Tan­to San­tia­go He­ras co­mo Fer­nan­do Fue­yo des­ta­can que es­ta la­bor pas­to­ral de­vie­ne en re­la­cio­nes de amis­tad que se pro­lon­gan en el tiem­po y que van más allá de que un ju­ga­dor cam­bie de equi­po y de ciu­dad. Las re­des so­cia­les y los nuevos ser­vi­cios de men­sa­je­ría ayu­dan mu­cho.

El fu­tu­ro

An­to­nio Car­pe­na tam­bién es ca­pe­llán. Del Real Mur­cia. Es la vi­va ima­gen del fu­tu­ro. Lle­va ape­nas cua­tro años, un no­va­to si le com­pa­ra­mos con los an­tes ci­ta­dos, aun­que al mun­do del fút­bol lle­va li­ga­do des­de muy pe­que­ño. Pri­me­ro en equi­pos de ba­se de Mur­cia –ju­gó con fut­bo­lis­tas hoy en la éli­te– y, tras una im­por­tan­te le­sión, co­mo ár­bi­tro, don­de al­can­zó la 2ªB y no sa­bre­mos si ma­yo­res co­tas si no lo de­ja­ra pa­ra en­trar en el se­mi­na­rio. «Co­mo soy hin­cha del Real Mur­cia se en­te­ra­ron de que me ha­bía or­de­na­do sa­cer­do­te y la jun­ta di­rec­ti­va del club me pro­pu­so al obis­po pa­ra que fue­se nom­bra­do y así fue», ex­pli­ca en con­ver­sa­ción con Alfa y Ome­ga.

An­to­nio acom­pa­ña a los di­fe­ren­tes equi­pos del club, des­de el pri­me­ro has­ta las ba­ses y tam­bién al de ba­lon­ces­to, con los que ofren­da flo­res ca­da año a la Vir­gen de la Fuen­san­ta, cu­ya ima­gen tam­bién es­tá pre­sen­te en su es­ta­dio, la Nue­va Con­do­mi­na, en una ca­pi­lla. Los días de par­ti­do, si no le coin­ci­de con otras la­bo­res pas­to­ra­les, es­tá con el equi­po des­de una ho­ra an­tes des­de el co­mien­zo del cho­que. Se ha­ce fo­tos, ha­bla con unos y otros, re­za y les da la ben­di­ción. Su mi­sión es es­tar al ser­vi­cio de los fut­bo­lis­tas y de­más em­plea­dos que lo ne­ce­si­ten y tam­bién ha­cer pre­sen­te a la Igle­sia en el mun­do del fút­bol: «Es una gran oca­sión pa­ra ha­cer ver que los cris­tia­nos es­ta­mos en el mun­do aun­que no sea­mos del mun­do. Pa­ra que vean que so­mos gen­te nor­mal, de a pie, que ha­ce­mos lo mis­mo que ellos, que nos gus­ta el fút­bol y que no es­ta­mos en­ce­rra­dos en las sa­cris­tías…». A ve­ces sor­pren­de –y lo ha­ce con sa­tis­fac­ción– a fut­bo­lis­tas arro­di­lla­dos en la ca­pi­lla. Pe­ro su pre­sen­cia sa­le lo fí­si­co y tam­bién lle­ga a lo vir­tual a tra­vés de las re­des so­cia­les, don­de man­tie­ne una gran ac­ti­vi­dad. O in­clu­so de­ja su zo­na de con­fort pa­ra en­ta­blar con­tac­to con seguidores del Car­ta­ge­na, eterno ri­val del Mur­cia, sus fe­li­gre­ses. Por­que An­to­nio pas­to­rea una pa­rro­quia en Car­ta­ge­na, en cu­yos te­rre­nos ha­bi­ta, ade­más, el es­ta­dio de fút­bol lo­cal, Car­ta­go­no­va.

Atlé­ti­co de Ma­drid

Ho­me­na­je al pa­dre Daniel Antolín en el Es­ta­dio Me­tro­po­li­tano

An­to­nio Car­pe­na

An­to­nio Car­pe­na, ca­pe­llán del Real Mur­cia, en el tú­nel de ves­tua­rios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.