Tri­bu­to a Isa­bel la Ca­tó­li­ca

ABC - Alfa y Omega - - Portada - C. S. A.

Mien­tras des­de EE. UU. se cues­tio­na la evan­ge­li­za­ción que lle­vó a ca­bo en Ca­li­for­nia Ju­ní­pe­ro Se­rra, el vi­ce­pre­si­den­te de la Pontificia Co­mi­sión pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, el uru­gua­yo Guz­mán Ca­rri­quiry, reivin­di­ca la la­bor de los mi­sio­ne­ros en el Nue­vo Mun­do, im­pul­sa­da y fa­vo­re­ci­da por Isa­bel de Cas­ti­lla, a quien la Co­mi­sión de Bea­ti­fi­ca­ción de Isa­bel La Ca­tó­li­ca de­di­ca en los pró­xi­mos días un sim­po­sio in­ter­na­cio­nal en Va­lla­do­lid.

«Fue la fe de Isa­bel la Ca­tó­li­ca la raíz de la fe­cun­di­dad de la Igle­sia en Amé­ri­ca», ase­gu­ra Guz­mán Ca­rri­quiry, vi­ce­pre­si­den­te de la Pontificia Co­mi­sión pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na. La memoria de los san­tos que lle­ga­ron al Nue­vo Mun­do «ha­ce tri­zas la cos­tra de dis­qui­si­cio­nes ideo­ló­gi­cas en­tre leyendas ne­gras en las que pue­de en­con­trar­se atra­pa­do el even­to cris­tiano»

Una «constelación de san­tos» re­co­rrió el Nue­vo Mun­do des­de la mi­tad del si­glo XVI has­ta el si­glo XVII, «dan­do tes­ti­mo­nio con sus vi­das de la fe­cun­di­dad de la pri­me­ra evan­ge­li­za­ción». Son pa­la­bras del uru­gua­yo Guz­mán Ca­rri­quiry, vi­ce­pre­si­den­te de la Pontificia Co­mi­sión pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na. Pe­ro si la obra de es­tos mi­sio­ne­ros en­con­tró el te­rreno abo­na­do –aña­de– fue gra­cias a Isa­bel la Ca­tó­li­ca.

Ca­rri­quiry par­ti­ci­pa­rá en un sim­po­sio in­ter­na­cio­nal so­bre la rei­na cas­te­lla­na en Va­lla­do­lid del 15 al 19 de oc­tu­bre, jun­to a di­ver­sos obis­pos y ex­per­tos de uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las y ame­ri­ca­nas. Tam­bién es­ta­rá pre­sen­te Ja­vier Car­ne­re­ro, pos­tu­la­dor de la cau­sa de Isa­bel, reac­ti­va­da en 2018 a ini­cia­ti­va de los ar­zo­bis­pos de Va­lla­do­lid y To­le­do, Ri­car­do Bláz­quez y Brau­lio Ro­drí­guez Pla­za.

«Los ím­pe­tus de re­for­ma» ecle­sial que im­preg­na­ron la pe­nín­su­la ibé­ri­ca en el XVI, «desata­dos, ali­men­ta­dos y sos­te­ni­dos des­de que asu­mie­ron el trono Isa­bel y Fer­nan­do», pro­pi­cia­ron el cal­do de cul­ti­vo pa­ra aquel des­plie­gue «de ener­gías mi­sio­ne­ras tan ge­ne­ro­sas, au­da­ces y creativas en la ges­ta ame­ri­ca­na», sos­tie­ne Ca­rri­quiry. Re­for­mas que pa­sa­ron, por ejem­plo, por «la crea­ción de co­le­gios ma­yo­res pa­ra el cle­ro», lo que su­pu­so «una ele­va­ción del ni­vel es­pi­ri­tual, mo­ral y pas­to­ral en los re­li­gio­sos». Es­tán li­ga­das tam­bién a es­te ar­dor mi­sio­ne­ro la crea­ción de las uni­ver­si­da­des de Al­ca­lá y Sa­la­man­ca, en las que «se de­ba­tie­ron las cues­tio­nes del Nue­vo Mun­do des­de una re­no­va­da in­te­li­gen­cia cris­tia­na».

Los horrores a la muer­te de Isa­bel

Lo que con­so­li­da es­tas co­rrien­tes de re­for­ma fue «el re­to de la mi­sión en las nue­vas tie­rras» afir­ma Ca­rri­quiry. Con una con­di­ción. «Ape­nas me­dio año des­pués de que Co­lón pi­sa­ra por pri­me­ra vez tie­rra ame­ri­ca­na, Fer­nan­do e Isa­bel le co­mu­ni­can que de­be ha­cer to­do lo po­si­ble por con­ver­tir a los in­dí­ge­nas», pe­ro «pre­ci­san­do que es­tos de­ben ser “bien y amo­ro­sa­men­te tra­ta­dos, sin cau­sar­les mo­les­tia, de mo­do que se ten­ga con ellos mu­cho tra­to y fa­mi­liari­dad”». La es­cla­vi­tud y ma­tan­za de in­dios de las que Co­lón se ha­ce des­pués res­pon­sa­ble «es­tán en­tre los mo­ti­vos de la rup­tu­ra de la rei­na Isa­bel con el na­ve­gan­te». Y en 1499, la rei­na «ha­ce sa­ber que to­dos los es­cla­vos de las In­dias de­ben ser de­vuel­tos «ba­jo pe­na de muer­te». Por eso, Bar­to­lo­mé de Las Ca­sas es­cri­bía: «Los ma­yo­res horrores co­men­za­ron des­de que se su­po que la rei­na aca­ba­ba de mo­rir».

«La con­quis­ta de los im­pe­rios in­dí­ge­nas, co­mo to­da con­quis­ta, fue he­cha tam­bién de vio­len­cia, opre­sión y ex­plo­ta­ción de los con­quis­ta­dos». Aun­que es­to, ase­gu­ra el vi­ce­pre­si­den­te de la Pontificia Co­mi­sión pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, «pro­vo­ca­ra gran­des lu­chas por la jus­ti­cia, ani­ma­das por el Evan­ge­lio, en la de­fen­sa de los in­dios por par­te de le­gio­nes de mi­sio­ne­ros».

Los san­tos, memoria vi­va

La memoria de es­tos hom­bres «ha­ce tri­zas la cos­tra de dis­qui­si­cio­nes ideo­ló­gi­cas en­tre leyendas ne­gras en las que pue­de en­con­trar­se atra­pa­do y dis­mi­nui­do el even­to cris­tiano». Un ejem­plo lo en­con­tra­mos en Luis Bel­trán, pri­mer san­to –va­len­ciano– que pi­só tie­rra ame­ri­ca­na. Aun­que dé­bil de sa­lud, «trans­cu­rre sie­te años atra­ve­san­do ríos y mon­tes, dur­mien­do en sel­vas in­fes­ta­das por osos, ti­gres y ser­pien­tes». El mi­sio­ne­ro no co­no­ce descanso: «pre­di­ca, bau­ti­za, lu­cha con­tra su­pers­ti­cio­nes e ido­la­trías, de­fien­de a los in­dí­ge­nas» has­ta el pun­to de po­ner en peligro su vi­da, ya que en dos oca­sio­nes in­ten­ta­ron en­ve­ne­nar­lo. Pe­ro «vi­vió pro­te­gien­do a sus in­dios con­tra la avi­dez y la cruel­dad» de los en­co­men­de­ros.

Otra gran fi­gu­ra que ilus­tra el ar­dor mi­sio­ne­ro fue san­to To­ri­bio de Mo­gro­ve­jo. Re­cién lle­ga­do a Pe­rú «con­vo­có el III Con­ci­lio pro­vin­cial de Li­ma, con la par­ti­ci­pa­ción de los obis­pos de to­da Amé­ri­ca del Sur». Es­te con­ci­lio «se ocu­pó so­bre to­do de la pro­mo­ción hu­ma­na y cris­tia­na de los in­dí­ge­nas y de la re­for­ma del cle­ro». De he­cho, el Ca­te­cis­mo de Li­ma fue ela­bo­ra­do con ba­se en las preo­cu­pa­cio­nes e in­di­ca­cio­nes, re­dac­ta­do en cas­te­llano, que­chua y ay­ma­rá, fue el pri­mer li­bro im­pre­so en Amé­ri­ca del Sur en 1584.

Mu­chos de los 25 años de gobierno de san­to To­ri­bio trans­cu­rrie­ron en vi­si­tas pas­to­ra­les. De la ter­ce­ra, co­men­za­da en 1605, no re­gre­só con vi­da. Vi­si­tó, a ca­ba­llo, cen­te­na­res de al­deas, «mos­tran­do se­ve­ri­dad fren­te a los abusos de clé­ri­gos, co­lo­nos, en­co­men­de­ros y co­rre­gi­do­res, de­nun­cian­do la ex­plo­ta­ción en el tra­ba­jo en las mi­nas y las ha­cien­das... y con­vi­vien­do con los in­dios –“nues­tros hi­jos más que­ri­dos”–. Fa­lle­ció en­tre ellos en una igle­sia de una po­bre al­dea an­di­na».

Vas­co de Qui­ro­ga fue pro­ta­go­nis­ta en la crea­ción de los pueblos hos­pi­ta­les, «ex­pe­rien­cias que ter­mi­na­ron con los sa­cri­fi­cios hu­ma­nos, en­se­ña­ron a los in­dí­ge­nas a tra­ba­jar uni­dos en ac­ti­vi­da­des agrí­co­las y ar­te­sa­na­les, y los ayu­da­ron a crecer hu­ma­na y cris­tia­na­men­te». Es­tos pueblos y las pro­lí­fi­cas re­duc­cio­nes je­sui­tas cons­ta­tan el cre­ci­mien­to mi­sio­ne­ro en el con­ti­nen­te des­cu­bier­to.

Men­ción es­pe­cial me­re­ce pa­ra Ca­rri­quiry «el je­sui­ta Pe­dro Cla­ver, a quien le co­rres­pon­dió la ta­rea de abrir ca­mi­nos de so­li­da­ri­dad y evan­ge­li­za­ción en­tre los es­cla­vos ne­gros des­em­bar­ca­dos en Car­ta­ge­na, pro­ce­den­tes de las cos­tas afri­ca­nas y amon­to­na­dos en los bo­de­go­nes del puer­to an­tes de ser en­via­dos a las plan­ta­cio­nes tro­pi­ca­les o al ser­vi­cio de los se­ño­res». Du­ran­te 34 años ven­ció «el he­dor in­so­por­ta­ble, la náu­sea y el des­fa­lle­ci­mien­to en esos an­tros de su­fri­mien­to. Ape­nas atra­ca­ba el bar­co, ya es­ta­ba, allí cu­ran­do he­ri­das, dan­do de co­mer, la­van­do in­mun­di­cias...», re­cuer­da el uru­gua­yo. «En Car­ta­ge­na de In­dias hay una es­ta­tua del san­to que con el ai­re del mar se ha en­ne­gre­ci­do y al mi­rar­la los ne­gros pien­san que Cla­ver de­bía ha­ber si­do ne­gro, co­mo ellos. Si no, ¿có­mo hu­bie­ra po­di­do amar­los tan­to?».

An­to­nio del Rin­cón

Ma­ríaPa­zo­sCa­rre­te­ro

Mo­nu­men­to a la rei­na Isa­bel la Ca­tó­li­ca y Cris­to­bal Co­lón, en Gra­na­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.