Ar­mas de vio­la­ción ma­si­va

ABC - Alfa y Omega - - Opinión -

Ella, su­per­vi­vien­te. Él, mé­di­co. El Co­mi­té no­rue­go otor­gó el vier­nes el Nobel de la Paz a la ira­quí Na­dia Mu­rad y al con­go­le­ño De­nis Muk­we­ge y por su lu­cha con­tra la vio­len­cia se­xual co­mo ar­ma de gue­rra, com­pa­ra­ble con las quí­mi­cas y nu­clea­res. Los crí­me­nes que de­nun­cian em­pie­zan en la vio­la­ción, pe­ro van más allá: agre­sio­nes en gru­po, en pú­bli­co, o con tor­tu­ras pa­ra da­ñar el apa­ra­to re­pro­duc­tor. Se bus­ca «des­truir nues­tra con­di­ción hu­ma­na co­mún», y con ella to­do el te­ji­do so­cial del enemi­go. El cuer­po fe­me­nino co­mo cam­po de ba­ta­lla. Lo de­nun­cia­ba Muk­we­ge en 2014 a Alfa y Ome­ga. Es lo que vi­vió Na­dia, ya­zi­dí, a ma­nos de Daesh. Des­de entonces –va­lo­ra el Co­mi­té Nobel–, «tu­vo el ex­tra­or­di­na­rio co­ra­je de con­tar su pro­pio su­fri­mien­to» pa­ra ayu­dar a otros.

AFP/ Mark Wil­son EFE/Pa­trick See­ger

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.