El Pa­pa de la li­ber­tad

t Hay to­do un pro­gra­ma de de­pu­ra­ción evangélica que man­tie­ne su vi­gen­cia y en­cuen­tra un cla­ro referente en san Pa­blo VI

ABC - Alfa y Omega - - Editoriales -

La ca­no­ni­za­ción de un Pa­pa es siem­pre un acon­te­ci­mien­to de pri­mer or­den en la Igle­sia, pe­ro la de Pa­blo VI po­ne de pa­so el fo­co en el ma­gis­te­rio del Pon­tí­fi­ce que pi­lo­tó el Con­ci­lio Vaticano II. Más allá del re­co­no­ci­mien­to agra­de­ci­do a la la­bor de Mon­ti­ni, hay pa­ra­le­lis­mos y re­per­cu­sio­nes evi­den­tes pa­ra el mo­men­to pre­sen­te. Fran­cis­co ha pi­sa­do el ace­le­ra­dor pa­ra la apli­ca­ción y desa­rro­llo de las re­for­mas y lí­neas pas­to­ra­les con­ci­lia­res, en una ins­ti­tu­ción, la Igle­sia, que mi­de el tiem­po en dé­ca­das y ge­ne­ra­cio­nes, cuan­do no en si­glos. Al­go na­da sor­pren­den­te, por otra par­te: a golpe de de­re­cho ca­nó­ni­co no es po­si­ble cam­biar las men­ta­li­da­des. La si­no­da­li­dad o la co­rres­pon­sa­bi­li­dad de los lai­cos (y en es­pe­cial, de la mu­jer) son ob­je­ti­vos que re­quie­ren gran­des do­sis de pe­da­go­gía y pa­cien­cia has­ta pe­ne­trar en el in­te­rior de las co­mu­ni­da­des, no sin en­con­trar a ve­ces fé­rreas re­sis­ten­cias. Otras re­for­mas con­ci­lia­res, co­mo las re­fe­ri­das al diá­lo­go con el mun­do y con las de­más re­li­gio­nes, han re­gis­tra­do avan­ces más no­ta­bles o al me­nos más vi­si­bles, con­fi­gu­ran­do un nue­vo ti­po de pre­sen­cia más li­bre y sin ata­du­ras, y por tan­to «más au­tén­ti­ca» en el anun­cio del Evan­ge­lio, co­mo la des­cri­bió el car­de­nal Fer­nan­do Se­bas­tián en el con­gre­so que reivin­di­có la pa­sa­da se­ma­na en Ma­drid el pa­pel de la Igle­sia es­pa­ño­la en la Tran­si­ción y du­ran­te los 40 años si­guien­tes de de­mo­cra­cia.

Ese pa­pel hu­bie­ra si­do im­po­si­ble sin Pa­blo VI, un Pa­pa que «amó pro­fun­da­men­te a Es­pa­ña» y «la com­pren­dió me­jor que mu­chos es­pa­ño­les», lo que le cos­tó sin em­bar­go «gran­des in­com­pren­sio­nes», en pa­la­bras del ar­zo­bis­po emé­ri­to de Pam­plo­na. Mon­ti­ni en­ten­dió que era esen­cial pa­ra la Igle­sia es­pa­ño­la rom­per con los tu­te­la­jes po­lí­ti­cos y con la men­ta­li­dad que con­si­de­ra la fe co­mo un pro­duc­to he­re­da­do, con­sis­ten­te en una se­rie de nor­mas que con­for­man una co­mu­ni­dad ce­rra­da y ho­mo­gé­nea. No cues­ta ver en ello la de­nun­cia que sue­le ha­cer Fran­cis­co de la «au­to­rre­fe­ren­cia­li­dad», o la cé­le­bre afir­ma­ción de Be­ne­dic­to XVI, se­gún la cual la fe no es tan­to cues­tión de ideas co­mo del «en­cuen­tro con una Per­so­na que da un nue­vo ho­ri­zon­te a la vi­da». To­do un pro­gra­ma de de­pu­ra­ción evangélica que man­tie­ne ple­na­men­te su vi­gen­cia y en­cuen­tra un cla­ro referente en, ya muy pron­to, san Pa­blo VI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.