La nue­va san­ta es­pa­ño­la de la que es de­vo­to el Pa­pa Fran­cis­co

La ma­dri­le­ña Na­za­ria Ig­na­cia March Me­sa (1889-1943) con­sa­gró su vi­da a la mi­sión en Bolivia. En Bue­nos Ai­res, re­ca­ló en las vi­llas mi­se­ria

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - Ri­car­do Ben­ju­mea

—Por fa­vor, ¿me pa­san la man­te­qui­lla? —¡Vic­to­ria, es­tás ha­blan­do! —Sí, cla­ro. —Es que tú no ha­bla­bas… —Ah, ¿no?

Así, sin más, cuen­ta la re­li­gio­sa Ma­ría Vic­to­ria Azuara que re­cu­pe­ró el ha­bla, de la mis­ma for­ma, re­pen­ti­na e in­do­lo­ra, co­mo la ha­bía per­di­do dos se­ma­nas an­tes a con­se­cuen­cia de un severo de­rra­me ce­re­bral que le hi­zo ol­vi­dar­se has­ta de có­mo se lla­ma­ba. A sus 82 años, bas­tan­te te­nía ya con ha­ber so­bre­vi­vi­do, di­jo el doc­tor Ro­dol­fo Qui­ro­ga Arrá­zo­la, ad­vir­tien­do no obs­tan­te de que ja­más re­cu­pe­ra­ría el ha­bla. Pe­ro la pro­vin­cial en Co­cha­bam­ba (Bolivia) de las Mi­sio­ne­ras Cru­za­das de la Igle­sia dis­cre­pa­ba de su diag­nós­ti­co de afa­sia irre­ver­si­ble:

—Eso no pue­de ser, doc­tor, es­ta her­ma­na no pue­de de­jar de ha­blar, y ade­más nos tie­ne que ha­cer el mi­la­gro pa­ra que nues­tra ma­dre sea ca­no­ni­za­da.

Hoy Ma­ría Vic­to­ria tie­ne 91 años y si­gue sien­do «igual de par­lan­chi­na que siem­pre», bro­mea en con­ver­sa­ción con es­te se­ma­na­rio. Su lu­ci­dez y buen es­ta­do de sa­lud es otra más de las gra­cias que atri­bu­ye a la ma­dre Na­za­ria Ig­na­cia. A su fun­da­do­ra le une un víncu­lo muy es­pe­cial, des­de que en 1986 su con­gre­ga­ción le en­co­men­dó re­dac­tar la po­si­tio de la cau­sa, el do­cu­men­to des­ti­na­do a de­fen­der la fa­ma de san­ti­dad y vir­tu­des he­roi­cas de Na­za­ria Ig­na­cia, alla­nan­do el ca­mino pa­ra que Juan Pa­blo II la bea­ti­fi­ca­ra en 1992. Im­po­si­ble entonces pa­ra ella ima­gi­nar el pa­pel pro­ta­go­nis­ta que la pro­vi­den­cia le re­ser­va­ría en la cul­mi­na­ción de la ca­no­ni­za­ción, en la que se re­quie­re do­cu­men­tar un nue­vo mi­la­gro. A ra­tos, con­fie­sa, se sien­te «con­fun­di­da y abru­ma­da» por ha­ber si­do ob­je­to de un mi­la­gro: «¿Por qué me ha cu­ra­do a mí Dios?». Aun­que en su mo­men­to, afir­ma, «to­do pa­só sin dar­me yo cuen­ta».

De he­cho, Ma­ría Vic­to­ria Azuara se ne­gó ini­cial­men­te a ha­cer­se unas re­so­nan­cias en un hos­pi­tal pri­va­do nor­te­ame­ri­cano, el me­jor y más ca­ro de la ciu­dad de Co­cha­bam­ba. Obe­de­ció y aque­lla fue la pri­me­ra de múl­ti­ples prue­bas mé­di­cas que acre­di­ta­ron su «cu­ra­ción inex­pli­ca­ble».

«No pue­de ser, no pue­de ser», re­pe­tía el neu­ro­ci­ru­jano. «Con es­tas pla­cas, us­ted no pue­de ha­blar… ¡Es­to es co­sa de Dios!».

«Sí, de Dios… Y de mi ma­dre fun­da­do­ra», le res­pon­dió ella.

Fran­cis­co, de­vo­to de Na­za­ria

Tam­bién pa­ra el Pa­pa la ca­no­ni­za­ción el do­min­go de la ma­dre Na­za­ria se­rá un mo­men­to es­pe­cial en lo per­so­nal. An­tes de par­tir ha­cia Ro­ma, Da­nie­la Pérez, la su­pe­rio­ra ge­ne­ral de las Mi­sio­ne­ras Cru­za­das de la Igle­sia, ha­bló el lu­nes en Ma­drid, du­ran­te un en­cuen­tro con va­rios me­dios de co­mu­ni­ca­ción, de la ad­mi­ra­ción del ac­tual Pon­tí­fi­ce por la san­ta ma­dri­le­ña, que lle­vó su obra a las vi­llas mi­se­ria

del gran Bue­nos Ai­res. «Por aquí ta­co­neó una san­ta», di­jo en una oca­sión el ar­zo­bis­po Ber­go­glio.

De to­do ello Da­nie­la Pérez no ha­bía te­ni­do no­ti­cias has­ta muy re­cien­te­men­te, si bien el víncu­lo de Fran­cis­co con la con­gre­ga­ción no era nin­gún se­cre­to. En el do­cu­men­tal que aca­ba de es­tre­nar so­bre el Pa­pa, el ci­neas­ta Wim Wen­ders so­lo da voz a una per­so­na al mar­gen del Obis­po de Ro­ma, y es una mi­sio­ne­ra cru­za­da de la Igle­sia, Ma­ría Eu­fe­mia Goi­coe­chea.

«Al es­cu­char al Pa­pa Fran­cis­co nos pa­re­ce a ve­ces es­tar oyen­do a Na­za­ria Ig­na­cia; ella de­cía ya co­sas que aho­ra le oí­mos de­cir a él», ase­gu­ra la ge­ne­ral.

En unos tiem­pos so­cial y po­lí­ti­ca­men­te con­vul­sos en Bolivia, Da­nie­la Pérez pre­sen­ta a una in­ca­sa­ble evan­ge­li­za­do­ra a la que na­da se le po­nía por de­lan­te. En 1934 fun­dó el pri­mer sin­di­ca­to fe­me­nino del país («la pro­mo­ción de la mu­jer era pa­ra ella fun­da­men­tal»), li­de­ró mo­vi­li­za­cio­nes obre­ras en el de­par­ta­men­to mi­ne­ro de Oru­ro y pu­so en mar­cha la llamada

olla del po­bre, con la que a dia­rio po­día lle­gar a dar de co­mer a unos 700 tra­ba­ja­do­res des­em­plea­dos.

«To­do lo que ha­cía era pa­ra evan­ge­li­zar, pa­ra lle­var a las per­so­nas el men­sa­je de que Dios las ama, de que co­mo hi­jos su­yas to­dos te­ne­mos de­re­cho a ser fe­li­ces ya en es­ta vi­da», di­ce Ma­ría Vic­to­ria Azuara.

Con un nú­me­ro muy re­du­ci­do de sa­cer­do­tes, la Bolivia de aque­llos años ofre­cía un te­rreno abo­na­do pa­ra las sec­tas, a lo que Na­za­ria Ig­na­cia res­pon­dió mo­vi­li­zan­do a to­da la Igle­sia y echan­do mano siem­pre de crea­ti­vi­dad, con­fian­do siem­pre en que la pro­vi­den­cia ya pro­vee­ría de los me­dios ma­te­ria­les. Es­cue­las, dis­pen­sa­rios, co­me­do­res so­cia­les… «Nues­tra fun­da­do­ra nos di­jo que la con­gre­ga­ción no se po­día ce­ñir a una ac­ti­vi­dad con­cre­ta, sino que de­bía­mos res­pon­der a las ne­ce­si­da­des en la Igle­sia y en la so­cie­dad», des­ta­ca Da­nie­la Pérez.

Con ape­nas 400 re­li­gio­sas, hoy las Mi­sio­ne­ras Cru­za­das de la Igle­sia son par­te de un «gran ejér­ci­to» –co­mo so­ñó Na­za­ria Ig­na­cia– pre­sen­te en 21 paí­ses de cua­tro con­ti­nen­tes, con sus ra­mas de jó­ve­nes y se­gla­res, la ONG Ba­jar a la ca­lle sin fron­te­ras y un gru­po de sa­cer­do­tes vin­cu­la­dos a la es­pi­ri­tua­li­dad y ca­ris­ma de la pró­xi­ma san­ta, que a los tres vo­tos de po­bre­za, obediencia y cas­ti­dad, aña­dió los de amor y obediencia al Pa­pa (y a los obis­pos), más el tra­ba­jo has­ta la ex­te­nua­ción por la unión y la ex­ten­sión del Reino de Cris­to.

«Siem­pre se con­si­de­ró es­pa­ño­la»

Na­za­ria na­ció el 10 de enero de 1889 en Ma­drid. «A pe­sar de que que se la pre­sen­te co­mo la pri­me­ra san­ta de Bolivia», país que «ella que­ría mu­chí­si­mo» y del que aca­bó adop­tan­do la na­cio­na­li­dad, «siem­pre se con­si­de­ró es­pa­ño­la, cuen­ta Ma­ría Vic­to­ria Azuara.

Des­de ni­ña tu­vo muy cla­ra su vo­ca­ción re­li­gio­sa. Al tras­la­dar­se con su fa­mi­lia a Se­vi­lla, qui­so in­gre­sar en 1905 en las Her­ma­nas de la Cruz, pe­ro sor Án­ge­la le di­jo que Dios te­nía des­ti­na­da pa­ra ella «una mi­sión más al­ta».

Un año des­pués su pa­dre emi­gra a Mé­xi­co, don­de in­me­dia­ta­men­te se enamo­ra del ca­ris­ma de las Her­ma­ni­tas de los An­cia­nos Des­am­pa­ra­dos y, tras ven­cer las re­sis­ten­cias fa­mi­lia­res, pro­fe­sa en la con­gre­ga­ción. En 1916, es des­ti­na­da con otras nue­ve her­ma­ni­tas a Oru­ro, pe­ro ella sien­te que es­tá llamada a fun­dar una nue­va or­den. Ani­ma­da por los obis­pos, de­ci­de dar el pa­so en 1925. La con­di­ción era que, a los seis me­ses, de­bía te­ner diez compañeras, lo que sir­vió de aval de que su obra era de Dios.

«Su vi­da a par­tir de en­to­nes no es­tu­vo exen­ta de gran­des di­fi­cul­ta­des», cuen­ta su ac­tual su­ce­so­ra al fren­te de la con­gre­ga­ción. Cer­ca es­tu­vo de ser lin­cha­da en Bolivia y fu­si­la­da du­ran­te la gue­rra ci­vil en Es­pa­ña, de­mos­tran­do siem­pre una fuer­za que «le ve­nía de esa in­ten­sa co­mu­ni­ca­ción que te­nía con el Se­ñor», aña­de.

Mu­rió en Bue­nos Ai­res el 6 de ju­lio de 1943. En paz, a pe­sar de una larga ago­nía... Su­ce­dió al pa­re­cer que el nun­cio, pa­ra ani­mar­la, le ha­bía di­cho que de­bía cu­rar­se y, por tan­to, no le da­ba su per­mi­so pa­ra mo­rir. Ella cum­plió a ra­ja­ta­bla, has­ta que sus her­ma­nas ca­ye­ron en la cuen­ta y avi­sa­ron al re­pre­sen­tan­te del Pa­pa, que de in­me­dia­to re­vo­có su or­den, dán­do­le a la re­li­gio­sa su úl­ti­ma ben­di­ción. Fa­lle­ció al ins­tan­te. Sus res­tos per­ma­ne­cie­ron en Ar­gen­ti­na has­ta su tras­la­do a Oru­ro en 1972.

Ig­na­cio Gil

La re­li­gio­sa Ma­ría Vic­to­ria Azuara, jun­to a un cua­dro de Na­za­ria Ig­na­cia March Me­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.