«El Se­ñor me ha di­cho que hay que vo­tar a es­te hom­bre»

El apo­yo de las igle­sias pen­te­cos­ta­les con­ser­va­do­ras y fun­da­men­ta­lis­tas ha si­do cla­ve, pe­ro no bas­ta pa­ra ex­pli­car la gran vic­to­ria del po­pu­lis­ta Jair Bol­so­na­ro en la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes de Bra­sil

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - Ma­ría Mar­tí­nez Ló­pez

La olea­da po­pu­lis­ta ha lle­ga­do a Bra­sil con fuer­za. El ex­mi­li­tar Jair Bol­so­na­ro se que­dó el do­min­go a so­lo cua­tro pun­tos de su­pe­rar el 50 % de los vo­tos que lo ha­brían con­ver­ti­do au­to­má­ti­ca­men­te en pre­si­den­te. El re­sul­ta­do fi­nal se de­ci­di­rá en la se­gun­da vuel­ta, el 28 de es­te mes. Anu­la­do Luis Iná­cio Lu­la da Sil­va, del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, por su con­de­na por co­rrup­ción, Bol­so­na­ro se ha­bía con­ver­ti­do en favorito en los úl­ti­mos me­ses. Eso sí, siem­pre acom­pa­ña­do por las po­lé­mi­cas: su exal­ta­ción de la dic­ta­du­ra de en­tre 1964 y 1985, sus co­men­ta­rios des­pec­ti­vos so­bre mu­je­res y ho­mo­se­xua­les o su pro­me­sa de aca­bar con las reservas te­rri­to­ria­les de los in­dí­ge­nas.

Se ha abier­to un de­ba­te so­bre el pe­so que han te­ni­do en es­te re­sul­ta­do las igle­sias evan­gé­li­cas. Una de las que más se ha mo­vi­li­za­do por el can­di­da­to, la Igle­sia Uni­ver­sal del Reino de Dios, no es sin em­bar­go «una igle­sia pen­te­cos­tal en el sen­ti­do tra­di­cio­nal, sino una unión sin­cre­tis­ta de ele­men­tos pen­te­cos­ta­les, ca­tó­li­cos y afro­bra­si­le­ños, mez­cla­dos con mar­ke­ting –ex­pli­ca a Alfa y Ome­ga Mi­guel Pas­to­rino, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Uru­guay y miem­bro fun­da­dor de la Red Ibe­roa­me­ri­ca­na de Es­tu­dio de las Sec­tas–. Mu­cho de lo que ha­cen es una pan­ta­lla» pa­ra el en­ri­que­ci­mien­to de sus lí­de­res. Es­ta en­ti­dad «siem­pre ha bus­ca­do alian­zas po­lí­ti­cas es­tra­té­gi­cas, pe­ro no por cues­tio­nes ideo­ló­gi­cas, sino pa­ra fa­vo­re­cer sus in­te­re­ses. Van de la de­re­cha a la iz­quier­da sin pro­ble­ma».

Bol­so­na­ro tam­bién ha re­ci­bi­do el apo­yo de mu­chas igle­sias pen­te­cos­ta­les pro­pia­men­te di­chas, de cor­te con­ser­va­dor –no así de las pro­tes­tan­tes, más li­be­ra­les–. Los gru­pos pen­te­cos­ta­les «son los que más es­tán cre­cien­do en Amé­ri­ca La­ti­na, y apo­yan a cual­quier can­di­da­to» que com­par­ta su agen­da pro­vi­da y en con­tra del ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual, pa­san­do por al­to los ras­gos au­to­ri­ta­rios o an­ti­so­cia­les de can­di­da­tos co­mo Bol­so­na­ro. Per­ci­ben esos as­pec­tos co­mo un mal me­nor, o in­clu­so los aplau­den. Es­to úl­ti­mo ocu­rre en las co­mu­ni­da­des fun­da­men­ta­lis­tas que se ad­hie­ren al evan­ge­lio de la pros­pe­ri­dad, se­gún el cual «la po­bre­za es con­se­cuen­cia de los pro­pios pe­ca­dos», y por ello dig­na de des­pre­cio y no de ayu­da.

To­das es­tas igle­sias tie­nen gran ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción po­lí­ti­ca, de la que los can­di­da­tos se apro­ve­chan. «No se­pa­ran el ám­bi­to tem­po­ral del re­li­gio­so. Los pas­to­res di­cen, por­que ellos mis­mos lo creen, que “el Se­ñor me ha mos­tra­do que te­ne­mos que vo­tar a es­te hom­bre”, y los fie­les van en ma­sa». Es­ta ac­ti­tud con­tras­ta con la de los obis­pos y sa­cer­do­tes ca­tó­li­cos, pa­ra los que «la li­ber­tad de con­cien­cia es su­ma­men­te im­por­tan­te –con­ti­núa Pas­to­rino–. Por eso dan cri­te­rios pa­ra dis­cer­nir el pro­gra­ma más cer­cano al Evan­ge­lio, pe­ro no mar­can el vo­to». Y tie­nen en cuen­ta un aba­ni­co más am­plio de cues­tio­nes a con­si­de­rar.

Co­rrup­ción y po­bre­za

En abril, la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal hi­zo pú­bli­co un men­sa­je an­te las elec­cio­nes en el que pe­dían que se bus­ca­ra a can­di­da­tos que de­fen­die­ran de for­ma in­te­gral la vi­da, pe­ro que no se eli­gie­ra a los que po­nen el lu­cro por en­ci­ma del bien co­mún, «ni a los que pro­po­nen o de­fien­den re­for­mas que aten­tan con­tra la vi­da y la dig­ni­dad de los po­bres». Es in­du­da­ble, sin em­bar­go, que Bol­so­na­ro ha con­ta­do tam­bién con el apo­yo de bas­tan­tes ca­tó­li­cos y de otros sec­to­res de la so­cie­dad. Ni con el apo­yo de to­dos los evan­gé­li­cos –cer­ca de un cuar­to de la po­bla­ción– ha­bría po­di­do al­can­zar el 46 % de los vo­tos. Pas­to­rino in­vi­ta, por ello, a no sim­pli­fi­car y a ana­li­zar en pro­fun­di­dad los dis­tin­tos fac­to­res de es­te pro­ce­so.

El men­sa­je de los obis­pos men­cio­na­ba al­gu­nas de es­tas cla­ves. En pri­mer lu­gar, la cri­sis ins­ti­tu­cio­nal cau­sa­da por la co­rrup­ción ram­pan­te, que ha he­cho crecer «en la po­bla­ción un pe­li­gro­so des­cré­di­to de la po­lí­ti­ca». Los bra­si­le­ños no pue­den sino com­pa­rar es­te en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to con la si­tua­ción del país. Des­pués de una épo­ca de gran cre­ci­mien­to, se es­tá vol­vien­do a ex­ten­der la po­bre­za, agu­di­za­da por unas de­sigual­da­des que nun­ca lle­ga­ron a erra­di­car­se. El pa­ro cre­ce, mien­tras –de­nun­cia­ban los obis­pos– fal­tan po­lí­ti­cas pú­bli­cas con­sis­ten­tes y se han per­di­do «de­re­chos y con­quis­tas so­cia­les». To­do ello ha con­tri­bui­do a un au­men­to de la vio­len­cia: en 2016, se su­peró por pri­me­ra vez en la his­to­ria la ta­sa de 30 ase­si­na­tos por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes, se­gún el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Eco­nó­mi­ca Apli­ca­da.

Pas­to­rino aña­de que «el re­la­ti­vis­mo ex­tre­mo que se pro­po­ne» des­de al­gu­nos gru­pos ha po­di­do des­en­ca­de­nar que «un gru­po gran­de de per­so­nas pen­du­le si­len­cio­sa­men­te, sin que las en­cues­tas lo re­fle­jen del to­do, ha­cia el otro ex­tre­mo. Es la otra ca­ra de la mo­ne­da». Po­ne co­mo ejem­plo el re­cha­zo de gran par­te de la po­bla­ción a la li­be­ra­li­za­ción del abor­to y la le­ga­li­za­ción del ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual en los úl­ti­mos años. «Se reac­cio­na con­tra eso, y las pos­tu­ras ter­mi­nan re­tro­ali­men­tán­do­se. Hay una ra­di­ca­li­za­ción muy gran­de en uno y otro la­do, y es­to asus­ta a mu­chos». A ello se su­ma, en Bra­sil y en otros paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos y va­rios de Eu­ro­pa que han vi­vi­do pro­ce­sos si­mi­la­res, «una cri­sis cul­tu­ral muy gran­de, con un pen­sa­mien­to más sim­plis­ta y me­nos crí­ti­co, mo­no­lí­ti­co y agre­si­vo».

AFP/Evaristo Sa

Par­ti­da­rios de Jair Bol­so­na­ro, de­lan­te de un anun­cio del can­di­da­to con el le­ma «Dios por en­ci­ma de to­dos»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.