Vi­ta con­tem­pla­ti­va

ABC - Alfa y Omega - - Cultura - Pa­blo Ve­las­co Quin­ta­na Editor de CEU Edi­cio­nes ElDe­ba­te­deHoy.es

La re­vi­ta­li­za­ción de la vi­ta con­tem­pla­ti­va. Aún re­sue­nan esas pa­la­bras que se pue­den leer en la in­tro­duc­ción de El aro­ma del tiem­po. Un en­sa­yo fi­lo­só­fi­co so­bre el ar­te de de­mo­rar­se, de Byung-Chul Han. Pa­ra es­te au­tor, la sen­sa­ción de vér­ti­go, la ex­pe­rien­cia de ace­le­ra­ción que te­ne­mos hoy en día, vie­ne en reali­dad de la per­cep­ción de que el tem­po da tum­bos sin rum­bo al­guno. El víncu­lo de es­ta cri­sis es­tá cla­ra­men­te ubi­ca­do en el em­pe­ño de de­fi­nir al hom­bre ab­so­lu­ti­zan­do una de sus di­men­sio­nes, ca­si siem­pre, el tra­ba­jo. Por eso las pa­la­bras del au­tor co­reano sue­nan nue­vas, aun­que ya las ha­ya­mos es­cu­cha­do an­tes: «La cri­sis tem­po­ral so­lo se su­pe­rará en el mo­men­to en que la vi­ta ac­ti­va, en ple­na cri­sis, aco­ja de nue­vo la vi­ta

con­tem­pla­ti­va en su seno». Los mu­seos son un buen cam­po de prue­bas de esa ca­pa­ci­dad de con­tem­pla­ción. Re­cuer­do esa di­vi­sión que ha­cía un pro­fe­sor pa­ra cla­si­fi­car a los vi­si­tan­tes de un mu­seo. Así es­ta­ban los pe­ces, sur­can­do to­do el re­co­rri­do, pe­ro que, co­mo aque­lla ado­ra­ble Dory de la pe­lí­cu­la Ne­mo, ol­vi­dan a los po­cos se­gun­dos lo vis­to. Exis­ten tam­bién los sal­ta­mon­tes, que no ob­ser­van nin­gún ti­po de iti­ne­ra­rio, y van sal­tan­do de cua­dro en cua­dro, sin im­por­tar eta­pas ni re­la­cio­nes, so­lo mo­vi­dos por un im­pul­so sú­bi­to. Si­mi­lar es­tra­te­gia pa­re­cen te­ner aque­llos que son co­mo ma­ri­po­sas, pe­ro la di­fe­ren­cia con aque­llos es­tá en que en oca­sio­nes se po­sa­rán lar­gos pe­rio­dos de tiem­po en al­gu­na de sus es­ta­cio­nes.

Si tu­vie­ra que con­cre­tar en un mu­seo, no du­da­ría en que­dar­me con el Mu­seo del Pra­do. «La me­jor pi­na­co­te­ca del mun­do», nos han re­pe­ti­do has­ta la sa­cie­dad, pe­ro esa afir­ma­ción siem­pre caía co­mo una lo­sa, y los ma­dri­le­ños so­mos muy da­dos a de­cir eso de que «bueno, co­mo es­tá aquí, ya ire­mos un día». Y así pa­san los años.

En es­tas acu­de en nues­tra ayu­da Cua­derno del Pra­do. Di­bu­jos, no­tas y apuntes de una ilus­tra­do­ra en el mu­seo, de Xi­me­na Maier (Ni­do de ra­to­nes). Una ge­nial edi­ción de un año de vi­si­tas al mu­seo. Nos en­con­tra­mos con una co­lec­ción de di­bu­jos a tin­ta y agua­das, con sec­cio­nes y ca­pí­tu­los ge­nia­les: los lis­ta­dos ilus­tra­dos de una co­lec­ción de ca­be­zas cor­ta­das, pá­ja­ros, o ma­nos; «Cua­dros a los que ten­go ma­nía»; «Cua­dros que si no fue­ra por­que es­tán en el Pra­do… pen­sa­ría una que va­ya te­la»; o «Los más gua­pos del mu­seo». Oja­lá al­guien me pre­gun­ta­ra: ¿con qué fa­mo­so irías a vi­si­tar el Pra­do? pa­ra po­der res­pon­der: Xi­me­na Maier, que me in­vi­tó a con­tem­plar de for­ma sor­pren­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.